To­más Gó­mez, el in­com­bus­ti­ble

El líder del Par­ti­do So­cia­lis­ta de Ma­drid ha re­no­va­do su man­da­to por un 59% de los vo­tos. Es la ter­ce­ra vez que tie­ne que sa­car múscu­lo en el PSM. ¿Ha­brá una cuar­ta?

Tiempo - - ESPAÑA - SILVIA GA­MO

pro­ba­ble­men­te cuan­do To­más Gó­mez era al­cal­de de Par­la no se ima­gi­na­ba que un día el pre­si­den­te del Go­bierno le lla­ma­ría pa­ra po­ner­le al fren­te de los so­cia­lis­tas ma­dri­le­ños. Mi­li­tan­te del PSOE des­de 1988, antes de las Ju­ven­tu­des So­cia­lis­tas, Gó­mez ha­bía desa­rro­lla­do su tra­yec­to­ria en la po­lí­ti­ca mu­ni­ci­pal. Y es­ta­ba ra­zo­na­ble­men­te sa­tis­fe­cho. Ha­bía con­se­gui­do por dos ve­ces con­se­cu­ti­vas, en 2003 y en 2007, ser el al­cal­de más vo­ta­do de España en los mu­ni­ci­pios de más de 50.000 ha­bi­tan­tes. Un ré­cord que mar­có su des­tino. El en­ton­ces pre­si­den­te del Go­bierno Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro, al que ha­bía co­no­ci­do en un ac­to, le se­guía la pis­ta y tras su se­gun­da go­lea­da elec­to­ral, de­ci­dió as­cen­der a Gó­mez. Se lo di­jo así: “Al­cal­de, es­to ya no pue­de ser ca­sua­li­dad”. Gó­mez de­jó en­ton­ces de di­ri­gir la ciu­dad de su in­fan­cia pa­ra to­mar las rien­das de un dís­co­lo Par­ti­do So­cia­lis­ta de Ma­drid (PSM), aba­ti­do por el es­cán­da­lo del ta­ma­ya­zo. An­te sí, un du­ro re­to: re­com­po­ner el PSM y lle­var­lo de nue­vo a la pre­si­den­cia de la co­mu­ni­dad au­tó­no­ma, en ma­nos de los po­pu­la­res des­de ha­ce años.

Se lo cre­yó.

La pri­me­ra prue­ba de fue­go fue dispu­tar el li­de­raz­go del PSM en ju­lio de 2007 a Jo­sé Ce­pe­da y a Manuel García-hie­rro, (en sep­tiem­bre de 2008 tam­bién hu­bo con­gre­so pe­ro no hu­bo ri­val). Una ba­ta­lla que ga­nó. Pa­re­cía una pre­mo­ni­ción de lo que ven­dría des­pués. Pe­ro la mi­sión im­po­si­ble que Za­pa­te­ro en­co­men­dó a Gó­mez so­lo aca­ba­ba de co­men­zar. El pa­dre de la Cons­ti­tu­ción Gre­go­rio Pe­ces-bar­ba ha si­do uno de sus de­fen­so­res. Cuenta que Gó­mez se lo cre­yó, des­de el prin­ci­pio. Y se tra­ba­jó un par­ti­do di­fí­cil que tra­ta­ba, y aún hoy lo ha­ce, de bus­car una voz pro­pia fren­te a la cer­ca­nía del co­ra­zón del PSOE, la se­de de la ca­lle Fe­rraz de Ma­drid, y de un Go­bierno de la na­ción tam­bién con se­de en la ca­pi­tal. Con­ta­ba con el res­pal­do de Za­pa­te­ro, del en­ton­ces se­cre­ta­rio de Or­ga­ni­za­ción del par­ti­do, Jo­sé Blan­co, y de la ma­yo­ría de los al­cal­des del par­ti­do en la ca­pi­tal. Sin em­bar­go, no con­ven­cía a todos. En­tre otros, a los que pen­sa­ban que Gó­mez no te­nía la en­ti­dad su­fi­cien­te (no era co­no­ci­do, no te­nía car­gos ni en el ayun­ta­mien­to ni en la co­mu­ni­dad) co­mo pa­ra de­rro­tar a una da­ma de hie­rro co­mo Es­pe­ran­za Agui­rre.

Ade­más, el equi­po del que se ro­deó aca­bó por desatar los re­ce­los de los más crí­ti­cos. Las fa­mi­lias del so­cia­lis­mo ma­dri­le­ño, con gran arrai­go den­tro del par­ti­do, no se sin­tie­ron re­pre­sen­ta­das por el nue­vo líder que ve­nía dis­pues­to a pa­ci­fi­car, pe­ro tam­bién a to­mar las de­ci­sio­nes ne­ce­sa­rias. Las en­cues­tas tam­po­co le acom­pa­ña­ban. Los da­tos que ma­ne­ja­ba el PSOE de­cían que Tri­ni­dad Ji­mé­nez, la mi­nis­tra de Sa­ni­dad, po­dría arre­ba­tar­le la ma­yo­ría ab­so­lu­ta a Agui­rre. Pe­ro a es­tas al­tu­ras, en 2010, Gó­mez lle­va­ba dos años tra­ba­jan­do du­ro al fren­te del par­ti­do y que­ría ser el can­di­da­to. El mis­mo pre­si­den­te que en­ton­ces le pi­dió que se hi­cie­ra car­go del PSM, le pe­día aho­ra que se hi­cie­ra a un la­do. Y él le di­jo no. Una re­be­lión, un desaca­to, una in­su­bor­di­na­ción que le gran­jeó mu­chos enemi­gos, al­gu­nos ya eter­nos, y tam­bién só­li­das alian­zas. Co­mo le es­pe­tó Al­fre­do Pé­rez Ru­bal­ca­ba: “Su gran ac­ti­vo es ha­ber di­cho no a Za­pa­te­ro”. Un ac­ti­vo que pa­re­ce que le ha fun­cio­na­do muy bien.

Por se­gun­da vez, Gó­mez ga­nó en oc­tu­bre de 2010 la ba­ta­lla de las pri­ma­rias del PSM con­tra Ji­mé­nez y Fe­rraz pa­ra ser can­di­da­to a la Co­mu­ni­dad de Ma­drid por 545 vo­tos de di­fe­ren­cia. Y por ter­ce­ra vez lo ha vuel­to a ha­cer. Ha­ce unos días se im­po­nía a la so­cia­lis­ta Pi­lar Sán­chez Ace­ra, con­si­de­ra­da la can­di­da­ta de Fe­rraz, aun­que ella lo ha ne­ga­do y el apa­ra­to fe­de­ral no se ha in­mis­cui­do en el pro­ce­so. Ob­tu­vo el 59% de los vo­tos, fren­te al 41% de su ri­val. El exe­dil de Par­la ha con­se­gui­do una vez más se­guir al fren­te de los so­cia­lis­tas ma­dri­le­ños. Su ob­je­ti­vo: “In­fluir de ma­ne­ra de­ter­mi­nan­te en el pro­yec­to fe­de­ral del par­ti­do”. Los me­tros que se­pa­ran la se­de del PSM en Ca­llao de la de Fe­rraz pue­den ser un ca­mino lleno de obs­tácu­los, pe­ro él es­tá dis­pues­to a su­pe­rar­los. En la me­ta es­tá un vie­jo enemi­go, Ru­bal­ca­ba, al que, in­di­rec­ta­men­te, se en­fren­tó en las pri­ma­rias con Tri­ni­dad Ji­mé­nez y di­rec­ta­men­te en el XXXVIII Con­gre­so Fe­de­ral del PSOE, don­de apo­yó sin ta­pu­jos a Car­me Cha­cón.

Sus de­trac­to­res le acu­san de ren­co­ro­so y le re­pro­chan que so­lo ha­ya in­te­gra­do a 3 de los 50 miem­bros de la can­di­da­tu­ra de Sán­chez Ace­ra en la nue­va di­rec­ción del PSM. Tam­bién di­cen que su ob­je­ti­vo se­rá de­rro­tar a Ru­bal­ca­ba o al me­nos des­gas­tar­le, antes de 2015. Pa­ra ello, di­cen, con­tro­la el apa­ra­to del PSM. Así en­tien­den ade­más las de­cla­ra­cio­nes que ha rea­li­za­do tras fi­na­li­zar el con­gre­so. Sus de­fen­so­res creen que ha si­do cohe­ren­te y que en el par­ti­do ha­brá uni­dad. Si ha­brá cuar­ta vez, de­pen­de­rá de lo que su­ce­da en el PSOE y el PSM de aquí a las au­to­nó­mi­cas de 2015.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.