Pa­pier á rou­ler

Tiempo - - OPINIÓN -

prie­tos y sin fric­ción. Fran­cia y España. Y así mar­chan, et la main dans la main, en el fin del te­rro­ris­mo que ha aso­la­do un te­rri­to­rio y usa­do al otro co­mo re­fu­gio, in­clu­so prác­ti­ca­men­te im­pu­ne, du­ran­te años. Ni una ho­ji­ta de pa­pel de fu­mar les va a ca­ber en­tre cos­ta­dos. Sar­ko, di­xit.

No es pu­ra re­tó­ri­ca. Es­tar dis­pues­tos a com­par­tir tan de cer­ca, in­clu­so unas ca­la­das, abre po­si­bi­li­da­des pa­ra el fu­tu­ro.

Allons en­fants, que en el he­xá­gono hay ac­tual­men­te cer­ca de 200 pre­sos de la ban­da te­rro­ris­ta. Eso en las cár­ce­les, y en la Re­pú­bli­ca una tra­di­ción de uso del de­re­cho de gra­cia que no se pa­re­ce en na­da a la es­pa­ño­la. Has­ta tie­nen su San In­dul­to del 14 de ju­lio. En 2006 Chi­rac de­jó en li­ber­tad a 3.500 re­clu­sos. Es cier­to que el ac­tual pre­si­den­te, ami­go de la mano du­ra, no ha si­do tan pro­mis­cuo, pe­ro ha se­gui­do fir­mán­do­los sin pri­sa pe­ro sin pau­sa. In­dul­tos com­ple­tos o con­mu­ta­cio­nes por pe­nas meno-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.