Los Tierno, de pa­dre a hi­jo

Tiempo - - ESPAÑA -

Lo que con­tie­ne.

Pe­ro el abun­dan­te ar­chi­vo pri­va­do es to­da­vía un des­co­no­ci­do, al me­nos en par­te. Es­tá for­ma­do, en pri­mer lu­gar, por do­cu­men­tos en va­rios so­por­tes: des­de pa­pel has­ta fo­to­gra­fías, ca­se­tes (más de 80 cin­tas) y ví­deos, al­gu­nos en for­ma­tos prehis­tó­ri­cos co­mo el be­ta­max. Con­tie­ne nu­me­ro­sos do­cu­men­tos per­so­na­les, en­tre los que des­ta­can las agen­das que lle­va­ba el profesor, los pa­sa­por­tes fa­mi­lia­res que se usa­ban en la épo­ca del fran­quis­mo (y que, pa­ra los A la iz­quier­da, En­ri­que Tierno Pé­rez-re­la­ño, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción pa­ra la Re­fle­xión y el De­ba­te En­ri­que Tierno Gal­ván, jun­to al re­tra­to de su pa­dre (muy jo­ven), En­ri­que Tierno Gal­ván, que hay en la ga­le­ría no­ble del Ate­neo de Ma­drid. Aba­jo, dos do­cu­men­tos muy cu­rio­sos: uno, el pa­sa­por­te del vie­jo profesor en los años del fran­quis­mo. El otro, el cer­ti­fi­ca­do de ma­trí­cu­la de un jo­ven­cí­si­mo Tierno Gal­ván en la asig­na­tu­ra de His­to­ria Ge­ne­ral de la Li­te­ra­tu­ra, en 1934, y en el Ins­ti­tu­to Cer­van­tes

de Ma­drid, con su no­ta: so­bre­sa­lien­te. ca del profesor, 9.000 pá­gi­nas en sie­te to­mos, se pre­sen­tó en enero de 2011 y con­tie­ne lo que su hi­jo lla­ma “el cor­pus pú­bli­co del pen­sa­dor aca­dé­mi­co más im­por­tan­te de la iz­quier­da es­pa­ño­la del si­glo XX. Por­que hay gen­te por ahí que se pien­sa que lo úni­co que es­cri­bió mi pa­dre fue­ron los ban­dos mu­ni­ci­pa­les”. ro­jos, du­ra­ban na­da más que un año). Hay cien­tos de car­tas que Tierno Gal­ván en­vió o re­ci­bió, a lo lar­go de to­da su vi­da, de nu­me­ro­sí­si­mas per­so­nas, mu­chas de ellas in­te­lec­tua­les es­pa­ño­les exi­lia­dos en Mé­xi­co y otros paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na. Apa­re­cen, en car­tas o do­cu­men­tos de to­do ti­po, los nom­bres de Fran­cis­co Ale­mán, En­ri­que Gó­mez, San­tia­go Na­dal, Jorge Guillén, Vi­cen­te Llo­rens, Willy Brandt, Joa­quín Ruiz-giménez, San­tia­go Ca­rri­llo y mu­chos más.

Hay nu­me­ro­sa do­cu­men­ta­ción del Par­ti­do So­cia­lis­ta Po­pu­lar (PSP), la for- ma­ción po­lí­ti­ca que Tierno Gal­ván fun­dó en 1968 y di­ri­gió has­ta su in­te­gra­ción en el PSOE, diez años des­pués, y a la que per­te­ne­cie­ron po­lí­ti­cos co­mo Jo­sé Bono o Raúl Mo­ro­do. Hay no­tas de gas­tos de cam­pa­ñas elec­to­ra­les, pa­pe­les so­bre sus años co­mo al­cal­de de Ma­drid, ma­nus­cri­tos de dis­cur­sos. Tam­bién con­tie­ne es­te ar­chi­vo pri­va­do con­fe­ren­cias que el profesor nun­ca pu­bli­có, en­tre las que se ha­llan al­gu­nas so­bre so­cio­lo­gía del ci­ne, el Si­glo de Oro es­pa­ñol y es­tu­dios li­te­ra­rios. Di­ce su hi­jo: “Es­tá la con­fe­ren­cia que mi pa­dre dio en Dusseldorf en 1952. Allí se reunía la Es­cue­la de Frankfurt y es­ta­ba Or­te­ga y Gas­set. Pues en el ar­chi­vo es­tá la con­fe­ren­cia que dio allí mi pa­dre jun­to con la de Or­te­ga”.

Tam­bién hay obras de crea­ción li­te­ra­ria. Por­que el jo­ven­cí­si­mo catedrático de De­re­cho Po­lí­ti­co (ga­nó la cá­te­dra a los 30 años), ju­ris­ta, so­ció­lo­go, en­sa­yis­ta, tra­duc­tor de Witt­gens­tein y Bur­ke, eru­di­to y po­lí­ti­co, tam­bién sa­có tiem­po pa­ra es­cri­bir cuentos y poe­mas que ja­más pu­bli­có. Su hi­jo ase­gu­ra que exis­ten al me­nos dos do­ce­nas de re­la­tos bre­ves y va­rios poe­mas; en­tre ellos –son­ríe– uno de­di­ca­do na­da me­nos que al lo­ga­rit­mo. Tam­bién hay cu­rio­sos do­cu­men­tos de ju­ven­tud, co­mo li­bre­tas de ba­chi­lle­ra­to en las que el mu­cha­chi­to En­ri­que sa­ca­ba unas no­tas tre­men­das. Y, se­gún su hi­jo, es bas­tan­te pro­ba­ble que apa­rez­can allí tam­bién los ori­gi­na­les de al­gu­nos de los fa­mo­sos ban­dos cer­van­ti­nos que es­cri­bió cuan­do ya era al­cal­de de Ma­drid (lo fue des­de ma­yo de 1979 has­ta su muer­te, el 19 de enero de 1986) y que tan cé­le­bres se hi­cie­ron.

¿Por qué a la ma­so­ne­ría?

Pe­ro el ar­chi­vo pri­va­do del vie­jo profesor aún no es­tá com­ple­to. Di­ce Tierno Pé­rez-re­la­ño: “Mi pa­dre de­jó una ca­ja con mu­chos pa­pe­les en la Uni­ver­si­dad de Prin­ce­ton, don­de dio cla­se a me­dia­dos de los años 60. En esa ca­ja es­tán las me­mo­rias de un muy al­to mi­li­tar es­pa­ñol, que se las dio a mi pa­dre con la pe­ti­ción de que no se pu­bli­ca­sen has­ta mu­chos años des­pués de su muer­te. Cuan­do pa­sen los 50 años que se sue­le tar­dar en es­tos ca­sos esa ca­ja se agre­ga­rá al le­ga­do que aho­ra lle­ga a la bi­blio­te­ca pú­bli­ca Arús. Aun­que es po­co pro­ba­ble que yo lo vea, por­que so­lo ha pa­sa­do un cuar­to de si­glo”.

Pro­ble­mas: el es­ta­do de con­ser­va­ción de al­gu­nos do­cu­men­tos y fo­to­gra­fías. El hi­jo del profesor lo ex­pli­ca: “To­das esas ca­jas es­ta­ban en ca­sa de mi ma­dre. Cuan­do es­ta mu­rió, me las lle­vé. Pe­ro yo man­tu­ve siem­pre con mi pa­dre una re­la­ción emo­cio­nal. Nun­ca tu­ve al­ma pa­ra po­ner­me a in­ves­ti­gar de­ta­lla­da­men­te qué ha­bía ahí”. El ca­so es que, co­mo di-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.