LA JO­YA DE LAS BI­BLIO­TE­CAS

Tiempo - - ESPAÑA -

La bi­blio­te­ca Arús, hoy pú­bli­ca con un pa­tro­na­to que pre­si­de el al­cal­de de Bar­ce­lo­na, na­ció en 1895 gra­cias a los 24.000 vo­lú­me­nes que de­jó su crea­dor, el escritor, poeta y fi­lán­tro­po Rossend Arús i Ar­de­riu, un hom­bre que de­di­có su vi­da a im­pul­sar el li­bre­pen­sa­mien­to, las ideas de­mo­crá­ti­cas y el pro­gre­so ma­te­rial y mo­ral de la so­cie­dad. Se hi­zo ma­són a los 21 años y cin­co antes de su muer­te, en 1891, fue ele­gi­do gran maes­tro de la ma­so­ne­ría ca­ta­la­na. La bi­blio­te­ca, que con­tie­ne hoy 76.000 vo­lú­me­nes en un edi­fi­cio mo­der­nis­ta de gran be­lle­za (es­tá en el pa­seo de Sant Joan de Bar­ce­lo­na), na­ció pa­ra ofre­cer al “pue­blo tra­ba­ja­dor” obras so­bre to­das las cien­cias so­cia­les. Po­see una va­lio­sí­si­ma co­lec­ción de fon­dos so­bre ma­so­ne­ría y tam­bién so­bre anar­quis­mo. Los fran­quis­tas la ce­rra­ron de 1939 a 1967. Hoy es un re­fe­ren­te obli­ga­do pa­ra el es­tu­dio de las cien­cias so­cia­les y del si­glo XX es­pa­ñol. ce Jo­sep Bru­net, ge­ren­te de la bi­blio­te­ca Arús, al­gu­nas ca­jas fue­ron ata­ca­das por la hu­me­dad y por los hon­gos y, antes de que el pú­bli­co y los in­ves­ti­ga­do­res pue­dan ac­ce­der al ar­chi­vo, ha­brá que em­pren­der un pro­ce­so de lim­pie­za y res­tau­ra­ción de mu­chos do­cu­men­tos.

La pregunta sa­le so­la. Si En­ri­que Tierno Gal­ván no era ma­són, ¿por qué su fa­mi­lia ha de­ci­di­do do­nar su le­ga­do per­so­nal a la ma­so­ne­ría? “Los ma­so­nes han te­ni­do siem­pre una tra­di­ción ilus­tra­da –res­pon­de En­ri­que Tierno Pé­rez-re­la­ño–, muy en la lí­nea de los pen­sa­mien­tos de mi pa­dre. Que, efec­ti­va­men­te, no era ma­són, pe­ro ja­más he vis­to ni una so­la con­tra­dic­ción en­tre lo que él hi­zo o di­jo y los prin­ci­pios fun­da­men­ta­les de la ma­so­ne­ría”.

Ma­són sin man­dil.

El gran maes­tro de la GSLE, Jor­di Fa­rre­rons, aña­de: “Pa­ra no­so­tros es un gran ho­nor re­ci­bir y guar­dar todos esos do­cu­men­tos, de eso no ca­be du­da, por la im­por­tan­cia de la ta­rea mo­ral y po­lí­ti­ca que desa­rro­lló el vie­jo profesor. Fue una per­so­na de gran sen­ti­do éti­co cu­yos prin­ci­pios se ba­sa­ban en el hu­ma­nis­mo. Su tra­yec­to­ria per­so­nal y pú­bli­ca se fun­da­men­tó en el res­pe­to, en la to­le­ran­cia, en la de­fen­sa de la li­ber­tad, la igual­dad y la fra­ter­ni­dad, que son los prin­ci­pios bá­si­cos so­bre los que tra­ba­ja­mos los ma­so­nes. Nun­ca se ini­ció, pe­ro el vie­jo profesor fue al­go muy pa­re­ci­do a lo que no­so­tros lla­ma­mos ‘un ma­són sin man­dil’, es de­cir, una per­so­na que ac­túa co­mo un buen ma­són sin ha­ber pi­sa­do nun­ca una lo­gia”.

Pe­ro el hi­jo del cé­le­bre al­cal­de no so­lo bus­ca­ba, pa­ra ce­der el va­lio­so ar­chi­vo, unos prin­ci­pios mo­ra­les y éti­cos. Bus­ca­ba tam­bién una bi­blio­te­ca. Y ese lu­gar de­bía re­unir unas con­di­cio­nes in­dis­pen­sa­bles: “Que­ría que fue­se una ins­ti­tu­ción pú­bli­ca, es­to en pri­mer lu­gar, que se com­pro­me­tie­se a cui­dar de es­te pa­tri­mo­nio fa­mi­liar, que tu­vie­se abier­tas sus puer­tas a to­do el mun­do, pa­ra que la gen­te pue­da ver y es­tu­diar el le­ga­do de mi pa­dre. De­bía ofre­cer una bue­na tra­di­ción bi­blio­te­ca­ria y tra­ba­jar en la con­ser­va­ción, re­cu­pe­ra­ción y di­gi­ta­li­za­ción de los do­cu­men­tos. Lue­go no que­ría que los me­tie­sen en un ar­ma­rio y los ol­vi­da­sen: mi idea era que per­ma­ne­cie­sen vi­vos y a la vis­ta. Bus­ca­ba tam­bién una ins­ti­tu­ción lo más es­ta­ble po­si­ble, que no su­frie­se vai­ve­nes, que no de­pen­die­se hoy de un ayun­ta­mien­to y ma­ña­na de una co­mu­ni­dad, c0mo pa­sa tan­tas ve­ces. Me pu­se a in­da­gar bi­blio­te­cas (fui a al­gu­nas co­mo lec­tor anó­ni­mo) y la más apro­pia­da me pa­re­ció, sin du­da, la Arús. Hay otras muy bue­nas, lo mis­mo en Ma­drid co­mo en Bar­ce­lo­na, pe­ro no tan­to. In­clu­so por es­té­ti­ca: es un edi­fi­cio pre­cio­so, no­ve­cen­tis­ta, que tie­ne bien a la vis­ta una re­pro­duc­ción de la es­ta­tua de la li­ber­tad: a mi pa­dre le ha­bría en­can­ta­do. Es

42

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.