Cataluña o la so­li­da­ri­dad per­di­da

Pu­jol hi­jo su­ce­de a Pu­jol pa­dre a lo­mos de la in­so­li­da­ri­dad dis­fra­za­da de “ex­po­lio fis­cal”.

Tiempo - - ESPAÑA -

Los prin­ci­pa­les pro­mo­to­res de la te­sis na­cio­na­lis­ta que di­bu­ja una Cataluña víc­ti­ma des­de siem­pre de un “in­su­fri­ble ex­po­lio fis­cal”, es­tán a pun­to de al­can­zar uno de sus más im­por­tan­tes ob­je­ti­vos tác­ti­cos: ex­pul­sar com­ple­ta­men­te del po­der a la vie­ja guar­dia de Con­ver­gèn­cia De­mo­crà­ti­ca de Ca­ta­lun­ya (CDC). Del con­gre­so que CDC ce­le­bra­rá en los pró­xi­mos días sal­drá una di­rec­ción ní­ti­da­men­te so­be­ra­nis­ta, al fren­te de la cual se va a si­tuar Oriol Pu­jol, hi­jo del ex­pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat y pun­ta del ice­berg del sec­tor in­de­pen­den­tis­ta de es­ta for­ma­ción ca­ta­la­na de cen­tro-de­re­cha. Don­de no triun­fó el in­de­pen­den­tis­mo cul­tu­ral e ideo­ló­gi­co lo ha he­cho el eco­nó­mi­co, tal y co­mo se re­co­no­ce, sin re­ca­to al­guno y con cier­to al­bo­ro­zo, in­clu­so des­de po­si­cio­nes su­pues­ta­men­te de iz­quier­das: “El pro­ce­so ha­cia el in­de­pen­den­tis­mo no ha ve­ni­do de la mano de los sím­bo­los, sino del bol­si­llo”. Lo di­ce Pi­lar Raho­la, ex­di­ri­gen­te de Es­que­rra Re­pu­bli­ca­na. Y no le fal­ta ra­zón. Mu­chas de las 2.367 en­mien­das que las ba­ses convergentes han pre­sen­ta­do a las po­nen­cias ofi­cia­les del con­gre­so de Con­ver­gèn­cia pi­den un Es­ta­do ca­ta­lán. ¿Con qué ar­gu­men­tos? Ga­na por go­lea­da el mal­tra­to fis­cal al que el Es­ta­do cen­tra­lis­ta so­me­te a Cataluña.

¡Ya es­tá bien de que nues­tros im­pues­tos fi­nan­cien los ERE frau­du­len­tos de An­da­lu­cía! A hue­vo; a Pu­jol ju­nior y sus ca­ma­ra­das del Pin­yol se lo han pues­to a hue­vo. Se ale­ja el ries­go de apa­re­cer an­te la opi­nión pú­bli­ca co­mo una Li­ga Nor­te bis. El so­be­ra­nis­mo ca­ta­lán siem­pre ha cui­da­do la es­té­ti­ca, y la ima­gen de in­so­li­da­ri­dad sin ma­ti­ces de Um­ber­to Bossi y sus se­gui­do­res pa­da­nos era un pre­cio que nun­ca se ha es­ta­do dis­pues­to a pa­gar. Ade­más, hay que re­co­no­cer que la de­ri­va so­be­ra­nis­ta ca­ta­la­na no se ha cons­trui­do, co­mo la pa­da­na, so­bre ar­gu­men­tos ex­clu­si­va­men­te eco­nó­mi­cos, aun­que ha­yan si­do es­tos los que, ma­ne­ja­dos efi­caz­men­te en tiem­pos de zo­zo­bra fi­nan­cie­ra, han con­ci­ta­do el ma­yor nú­me­ro de sim­pa­tías al­re­de­dor del ima­gi­na­rio in­de­pen­den­tis­ta. Pe­ro la reali­dad es la que es, y no co­mo quie­re que sea el que la cuenta. Un aná­li­sis me­dia­na­men­te ri­gu­ro­so de los efec­tos eco­nó­mi­cos de la apor­ta­ción de Cataluña y el res­to de au­to­no­mías ri­cas a la re­cu­pe­ra­ción de las más po­bres, lo que de­bie­ra pro­vo­car, en lu­gar de des­ape­go, es un le­gí­ti­mo sen­ti­mien­to de or­gu­llo. Se ha con­se­gui­do mu­cho a un pre­cio mí­ni­mo. En los años 80 del pa­sa­do si­glo la ren­ta de Cataluña era un 20% su­pe­rior a la me­dia es­pa­ño­la. Hoy no es­tá le­jos de aquel por­cen­ta­je. En­tre 1995 y 2006, Cataluña in­cre­men­tó su ren­ta un 47,9%, si­tuán­do­se có­mo­da­men­te por en­ci­ma de la me­dia de la Unión Eu­ro­pea. Los da­tos de 2010 co­lo­ca­ban el po­der ad­qui­si­ti­vo ca­ta­lán un 20% más al­to que la me­dia de la Eu­ro­pa de los 27. An­da­lu­cía, Ex­tre­ma­du­ra o Cas­ti­lla-la Man­cha han me­jo­ra­do, pe­ro si­guen muy por de­ba­jo.

Arri­ve­der­ci España.

La cri­sis eco­nó­mi­ca no so­lo em­po­bre­ce a fa­mi­lias y na­cio­nes; tam­bién pro­vo­ca el arrin­co­na­mien­to de la sen­sa­tez y la de­for­ma­ción de la verdad. Una par­te de lo que es­tá pa­san­do se ex­pli­ca por la for­ma de ha­cer po­lí­ti­ca de una iz­quier­da ca­ta­la­na au­to­des­truc­ti­va y con­ta­mi­nan­te, es­pe­cia­li­za­da en crear pro­ble­mas don­de no los ha­bía; y por la osa­día tor­pe del tán­dem Za­pa­te­ro-ma­ra­gall. Pe­ro na­die con el sen­ti­do común en buen es­ta­do de re­vis­ta pue­de de­fen­der que los pro­ble­mas es­truc­tu­ra­les de Cataluña, si vie­nen co­mo se di­ce de atrás, na­da tie­nen que ver con los 23 años que fue go­ber­na­da por CIU; o que se so­lu­cio­nan en un pis­pás con un arri­ve­der­ci España.

El ac­tual pac­to fis­cal es­tá en vi­gor has­ta fi­na­les de 2013. Apa­ren­te­men­te es­ta­mos an­te un ca­lle­jón de di­fí­cil sa­li­da. Pe­ro hay tiem­po, y tam­bién quien ve en es­te pe­li­gro­so cru­ce de ca­mi­nos ge­ne­ra­cio­nal una opor­tu­ni­dad pa­ra co­rre­gir, de una vez y pa­ra siem­pre, el mal­di­to ca­fé pa­ra todos de la Tran­si­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.