EL LU­JO, IN­MU­NE

Tiempo - - ECONOMÍA -

más po­si­bi­li­da­des de sal­var el ejer­ci­cio. Anged es­pe­ra que cun­da el ejem­plo de Ma­drid, don­de la pre­si­den­ta Es­pe­ran­za Agui­rre li­be­ra­li­za­rá to­tal­men­te los ho­ra­rios y días de aper­tu­ra to­do el año, en las de­más co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas.

Las gran­des su­per­fi­cies tie­nen en ca­ja 2.500 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra in­ver­tir y crear 10.000 em­pleos di­rec­tos y 30.000 o 40.000 in­di­rec­tos, si se fle­xi­bi­li­zan las ac­tua­les res­tric­cio­nes a la aper­tu­ra de gran­des su­per­fi­cies en las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas. Cataluña, por ejem­plo, im­pi­de la aper­tu­ra de nue­vos es­ta­ble­ci­mien­tos de gran tamaño y res­trin­ge los de me­dia­na su­per­fi­cie, en de­fen­sa de las py­mes de co­mer­cio.

La pri­me­ra in­dus­tria na­cio­nal.

El tu­ris­mo es un ma­cro­sec­tor de con­su­mo, su­po­ne el 10% del PIB y se ha con­ver­ti­do en la pri­me­ra in­dus­tria na­cio­nal. Los em­pre­sa­rios es­tán preo­cu­pa­dos tan­to por man­te­ner el ni­vel de ven­tas y re­ser­vas co­mo por no re­ci­bir nue­vos im­pac­tos fis­ca­les en for­ma de subidas de im­pues­tos. Re­pe­tir el año 2011 es di­fí­cil, pe­ro se­ría una ma­lí­si­ma no­ti­cia su­bir el IVA. “Eso se­ría un error, más pre­sión fis­cal en una co­yun­tu­ra en re­ce­sión”, di­ce Jo­sé Luis Zo­re­da, vicepresidente eje­cu­ti­vo de la pa­tro­nal Ex­cel­tur. Es­ta pa­tro­nal es­ti­ma un cre­ci­mien­to del PIB tu­rís­ti­co en es­te año de tan so­lo un 0,2%. “No se re­pe­ti­rán los efec­tos be­né­fi­cos de 2011 de­ri­va­dos de la cri­sis del nor­te de Áfri­ca, que nos pres­tó va­rios mi­llo­nes de tu­ris­tas, ni la re­va­lua­ción de la li­bra, y Eu­ro­pa, pri­mer emi­sor de tu­ris­tas, no cre­ce­rá gran co­sa”, se­ña­lan. En los mis­mos tér­mi­nos se ma­ni­fies­tan las pa­tro­na­les sec­to­ria­les de ho­te­les, hos­te­le­ría, ocio y via­jes, con­sul­ta­das por Tiem­po.

En cuan­to a la au­to­mo­ción, el sec­tor es­pe­ra es­te año ven­der me­nos de 800.000 uni­da­des, pe­ro con­fía en ob­te­ner un plan de ayu­das fis­ca­les a la com­pra de co­ches, que sal­va­ría el ejer­ci­cio: si el Go­bierno aprue­ba un plan Re­no­ve las ven­tas se acer­ca­rían al­go a los 1,3 o 1,4 mi­llo­nes de vehícu­los, que es el mer­ca­do po­ten­cial.

Los fa­bri­can­tes de otros bie­nes de con­su­mo du­ra­de­ro, co­mo electrodomésticos, equi­pa­mien­to de ho­gar o mue­bles, no es­pe­ran re­cu­pe­rar las ven­tas mien­tras no se reac­ti­ven los sec­to­res de la vi­vien­da y la cons­truc­ción, que aún de­ben di­ge­rir du­ran­te años los ex­ce­sos co­me­ti­dos en la bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria.

Mien­tras es­to ocu­rre, las mar­cas blan­cas y las tar­je­tas de cré­di­to son los protagonistas del con­su­mo en es­te mo­men­to. El pre­cio y los des­cuen­tos con­ti­nuos se han ins­ta­la­do de for­ma per­ma­nen­te en el co­mer­cio, y el re­cur­so a las tar­je­tas

La caí­da ge­ne­ral del con­su­mo de los ho­ga­res con­tras­ta con el au­ge de sec­to­res co­mo el lu­jo, que si­gue in­mu­ne a las cri­sis. Jo­sé Luis Pi­ñuel, catedrático de So­cio­lo­gía de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid, tie­ne una ex­pli­ca­ción. “Las cri­sis –di­ce– traen más po­bres y más ri­cos, inexo­ra­ble­men­te. Y se gas­ta más en jue­gos de azar y en pro­duc­tos y ser­vi­cios de lu­jo”. “El con­su­mo en ge­ne­ral no cre­ce­rá en 2012, pe­ro ha­brá ni­chos que sí lo ha­rán, co­mo el del lu­jo, cier­tos ni­ve­les de ocio, via­jes, la res­tau­ra­ción de al­to stan­ding, la com­pra de vehícu­los de al­ta ga­ma, et­cé­te­ra”, aña­de el catedrático de Economía de la Em­pre­sa Juan An­to­nio Ma­ro­to. “La cri­sis –se­ña­la– dis­pa­ra la dua­li­za­ción de los con­su­mi­do­res: los po­bres se­rán más po­bres y los ri­cos con­su­mi­rán más y a me­jor pre­cio. Hay sec­to­res de lu­jo que el año pa­sa­do fac­tu­ra­ron has­ta un 20% o un 30% más”. In­clu­so las gran­des su­per­fi­cies es­tán apos­tan­do por la ven­ta agre­si­va, a la que re­cu­rrían antes dos o tres ve­ces al año, en las lla­ma­das “tem­po­ra­das de ven­ta pun­ta”. El di­rec­tor de már­que­tin de una ca­de­na de gran dis­tri­bu­ción se­ña­la a Tiem­po cuá­les son las nue­vas ar­mas: “Em­plea­mos el do­ble de he­rra­mien­tas de már­que­tin pa­ra man­te­ner las ven­tas, con pu­bli­ci­dad en el mó­vil, des­cuen­tos agre­si­vos en días con­cre­tos, pro­duc­tos de stock li­mi­ta­do, la ven­ta con un des­cuen­to equi­va­len­te al IVA, la com­bi­na­ción de ven­ta de pro­duc­tos con re­ga­los aso­cia­dos, la acu­mu­la­ción de pun­tos más ge­ne­ro­sa por las com­pras con tar­je­ta de fi­de­li­za­ción, el dos por uno y dos por tres... To­do pa­ra au­men­tar la ve­lo­ci­dad de sa­li­da de pro­duc­tos del al­ma­cén y ro­tar­los más de­pri­sa, ya que el mar­gen es muy pe­que­ño”.

El im­pe­rio del con­su­mo por pre­cio se ha ins­ta­la­do en España pa­ra años. “La ca­pa­ci­dad de des­mar­car­se del mer­ca­do por ca­li­dad que­da pa­ra sec­to­res muy mi­no­ri­ta­rios, el gran pú­bli­co so­lo com­pra­rá por pre­cio, co­mo en to­das las cri­sis”, di­ce es­te di­rec­ti­vo. de fi­de­li­za­ción con des­cuen­to in­clui­do son lo que man­tie­nen el po­co pul­so del con­su­mo en España. El 40% de los es­pa­ño­les com­pra mar­cas blan­cas des­de que es­ta­lló la cri­sis, y el re­cur­so a las tar­je­tas de cré­di­to ha au­men­ta­do un 30% el año pa­sa­do, se­gún VI­SA y Mas­te­rcard.

Ven­ta agre­si­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.