PEN­SIO­NES, LI­BE­RA­LI­ZA­CIO­NES Y LU­CHA CON­TRA LA CO­RRUP­CIÓN

Tiempo - - MUNDO -

Des­de su in­ves­ti­du­ra, el pa­sa­do 18 de no­viem­bre, el Eje­cu­ti­vo ita­liano en­ca­be­za­do por Ma­rio Mon­ti ha adop­ta­do di­ver­sas me­di­das. En di­ciem­bre, el Go­bierno de Mon­ti apro­bó por de­cre­to-ley el ter­cer ajus­te pre­su­pues­ta­rio lle­va­do a ca­bo en Ita­lia en el año 2011. Los dos an­te­rio­res ha­bían si­do adop­ta­dos por el an­te­rior Eje­cu­ti­vo, pre­si­di­do por Sil­vio Ber­lus­co­ni.

El nue­vo ajus­te as­cen­dió a unos 24.000 mi­llo­nes de eu­ros y su­pu­so otras me­di­das de fuer­te aus­te­ri­dad, en­tre ellas la po­lé­mi­ca re­for­ma de las pen­sio­nes. Con­cre­ta­men­te, el de­cre­to Sal­va Ita­lia de di­ciem­bre pre­vé la ele­va­ción del ti­po or­di­na­rio del IVA en el país del 21% al 23% a par­tir del pró­xi­mo oc­tu­bre (a me­nos que una re­for­ma de las exen­cio­nes fis­ca­les pre­vis­ta por Mon­ti ge­ne­re una re­cau­da­ción equi­va­len­te). Ade­más, el de­cre­to in­cre­men­tó el nú­me­ro de con­tri­bu­yen­tes y ac­ti­vos que es­tán su­je­tos a los im­pues­tos in­mo­bi­lia­rios y fi­nan­cie­ros. Por otro la­do, el ajus­te ele­vó tam­bién la edad de ju­bi­la­ción y los re­qui­si­tos de co­ti­za­ción pa­ra las pen­sio­nes, de las que con­ge­ló los im­por­tes du­ran­te dos años por en­ci­ma de un um­bral de 1.400 eu­ros. Pa­ra lu­char con­tra la eva­sión fis­cal, el de­cre­to de di­ciem­bre asi­mis­mo prohi­bió en Ita­lia los pa­gos en efec­ti­vo de im­por­tes su­pe­rio­res a 1.000 eu­ros (ex­cep­to los efec­tua­dos por ex­tran­je­ros), y obli­gó a los ban­cos a co­mu­ni­car a la Agen­cia Tri­bu­ta­ria to­da trans­fe­ren­cia que se lle­ve a ca­bo en las cuen­tas co­rrien­tes.

El pa­sa­do enero, el Go­bierno de Mon­ti apro­bó otro de­cre­to-ley que pre­vé una ma­yor li­be­ra­li­za­ción de al­gu­nas pro­fe­sio­nes o ac­ti­vi­da­des co­mer­cia­les. Es­tas con­tro­ver­ti­das me­di­das se apli­can, en­tre otros, a abo­ga­dos, ta­xis­tas, far­ma­céu­ti­cos, co­mer­cian- tes, ge­ren­tes de ga­so­li­ne­ras, ban­cos y com­pa­ñías de se­gu­ros. Es­te de­cre­to tam­bién fa­vo­re­ce las pri­va­ti­za­cio­nes de los ser­vi­cios pú­bli­cos lo­ca­les y obli­ga a la com­pa­ñía ener­gé­ti­ca pú­bli­ca ENI a ven­der su red de dis­tri­bu­ción na­cio­nal del gas a otros ac­cio­nis­tas que no sean ope­ra­do­res en ese sec­tor.

El ob­je­ti­vo de es­tas li­be­ra­li­za­cio­nes es con­tri­buir al cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co en Ita­lia. Sin em­bar­go, el de­cre­to que las po­ne en mar­cha to­da­vía no ha si­do con­va­li­da­do por el Par­la­men­to, y va­rias ca­te­go­rías pro­fe­sio­na­les afec­ta­das se han ma­ni­fes­ta­do en con­tra de ellas de ma­ne­ra enér­gi­ca. Re­cien­te­men­te, el Eje­cu­ti­vo ita­liano tam­bién ha adop­ta­do me­di­das pa­ra en­du­re­cer aún más la lu­cha con­tra el frau­de fis­cal y la co­rrup­ción. Por úl­ti­mo, el Go­bierno de Ma­rio Mon­ti se com­pro­me­tió a adop­tar a fi­na­les de mar­zo la re­for­ma la­bo­ral so­li­ci­ta­da por la UE. De es­ta ma­ne­ra, el Go­bierno se plan­tea lu­char con­tra el des­em­pleo y, so­bre to­do, con­tra el pa­ro juvenil, cu­ya ta­sa en Ita­lia se dis­pa­ró al 31% a fi­na­les de 2011. “Cam­bia­ré a los ita­lia­nos”, ase­gu­ró el pro­pio Mon­ti al de­fen­der sus pro­fun­das re­for­mas.

Con­tra­pe­so. Ma­rio Mon­ti (iz­da.) con Ni­co­las Sar­kozy y An­ge­la Mer­kel en la

cum­bre eu­ro­pea del 30 de enero.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.