El re­gre­so de Pu­tin, ba­jo sos­pe­cha

Las con­tun­den­tes ci­fras ofi­cia­les que sus­ten­tan la vic­to­ria elec­to­ral del nue­vo pre­si­den­te ru­so no con­ven­cen a na­die fue­ra de los círcu­los del po­der do­mi­nan­te y me­nos­ca­ban aún más su le­gi­ti­mi­dad.

Tiempo - - MUNDO -

Lo más lla­ma­ti­vo que si­guió a la vic­to­ria elec­to­ral fue­ron las lá­gri­mas de Vla­di­mir Pu­tin al pre­sen­tar­se an­te los su­yos. Le pro­gra­ma­ron la ce­le­bra­ción del éxi­to en una plaza an­te 100.000 se­gui­do­res, ni sa­lo­nes de ho­te­les, ni pa­la­cios de con­ven­cio­nes, ni se­de del par­ti­do: ¡una gran plaza, cer­ca del Krem­lin! Y al ofre­cer­se a los aplau­sos, sus ojos se lle­na­ron de lá­gri­mas. No era po­si­ble, una ima­gen des­acos­tum­bra­da, ver a Pu­tin llo­ran­do. Él, el ma­cho Al­fa, el hom­bre de ace­ro frío y cal­cu­la­dor co­mo un ro­bot re­sul­ta que tam­bién llo­ra­ba. No era po­si­ble. Y pron­to los ad­mi­nis­tra­do­res de su ima­gen ofre­cie­ron el mo­ti­vo pa­ra im­pe­dir que lle­ga­ra la de­cep­ción, ya que los hom­bres-ma­cho no llo­ran. Las lá­gri­mas se de­bían a que el in­ten­so vien­to rei­nan­te le ha­bía me­ti­do are­ni­lla en los ojos.

To­mó la pa­la­bra, lo ha­bi­tual en es­tos ca­sos son los dis­cur­sos sua­ves, de mano ten­di­da a los de­rro­ta­dos, de ofre­cer­se co­mo pre­si­den­te de todos. Pu­tin hi­zo exac­ta­men­te lo con­tra­rio, uti­li­zó pa­la­bras du­ras con tono du­ro pa­ra los ri­va­les y con­tra los ma­ni­fes­tan­tes que, en gran nú­me­ro, ocu­pa­ron las ca­lles en las úl­ti­mas se­ma­nas. Real­men­te la vie­nen ocu­pan­do des­de las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas de di­ciem­bre, acu­san­do a Pu­tin de frau­de, una acu­sa­ción que se va re­no­van­do a me­di­da que pa­san los días. Des­cri­bió a los opo­nen­tes co­mo gen­tes de­seo­sas de des­truir el Es­ta­do ru­so, en vez de bus­car su gran­de­za. “No les en­tre­ga­re­mos el po­der –aña­dió-, ne­ce­si­ta­mos es­ta vic­to­ria pa­ra que Ru­sia sea mo­der­na, fuer­te e in­de­pen­dien­te”. La es­tra­te­gia de Pu­tin es re­cu­pe­rar pa­ra el país la con­di­ción de su­per­po­ten­cia. Aun­que sa­be que el mun­do ya no vol­ve­rá a tener dos úni­cos epi­cen­tros de po­der, en Was­hing­ton y Mos­cú, tra­ta­rá de re­ci­tar el pa­pel de pro­ta­go­nis­ta jun­to a Es­ta­dos Uni­dos, China, In­dia y otros paí­ses emer­gen­tes co­mo Bra­sil. Y pa­ra real­zar su pa­pel bus­ca­rá en­cuen­tros y con­fron­ta­cio­nes fren­te a Ba­rack Oba­ma y la Unión Eu­ro­pea .

Sin em­bar­go, en el in­te­rior del país en­con­tra­rá di­fi­cul­ta­des pa­ra ejer­cer su vo­ca­ción de so­lis­ta ab­so­lu­to. Las sos­pe­chas de frau­de han cre­ci­do, y las con­tun­den­tes ci­fras de su vic­to­ria se mi­ran con des­con­fian­za. De los 109 mi­llo­nes de elec­to­res lla­ma­dos a las ur­nas acu­dió a vo­tar el 65% y Pu­tin ob­tu­vo el apo­yo del 64% de los vo­tan­tes, se­gún los da­tos ofi­cia­les. El co­mu­nis­ta Gen­na­di Ziu­ga­nov lo­gró el 17%, se­gui­do por el mul­ti­mi­llo­na­rio li­be­ral Mi­jail Pro­ja­rov, con el 7%, y otros co­mo el xe­nó­fo­bo y ul­tra­na­cio­na­lis­ta Vla­di­mir Zhi­ri­nos­ki, con una ci­fra análo­ga. Sin em­bar­go, es­tas ci­fras ofi­cia­les con­ven­cen po­co fue­ra de los círcu­los del po­der do­mi­nan­te, y gen­tes co­mo Ziu­ga­nov sos­tie­nen que las elec­cio­nes no fue­ron lim­pias, ni jus­tas, ni trans­pa­ren­tes, co­mo afir­man los apo­de­ra­dos del par­ti­do Ru­sia Uni­da de Pu­tin. Los ob­ser­va­do­res de la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Se­gu­ri­dad y la Coope­ra­ción en Eu­ro­pa (OSCE) no du­dan en afir­mar que “el pro­ce­so elec­to­ral ha si­do cla­ra­men­te dis­tor­sio­na­do a fa­vor de Pu­tin, ha si­do una com­pe­ti­ción cla­ra­men­te de­sigual y el Go­bierno ha abu­sa­do de sus re­cur­sos”. La ins­ti­tu­ción Go­los, que reali­zó son­deos y aná­li­sis a tra­vés de una red de co­la­bo­ra­do­res, afir­ma que los da­tos han si­do in­fla­dos en un 14% a fa­vor del pre­si­den­te elec­to. La pren­sa de la opo­si­ción tam­bién es muy du­ra a la ho­ra de va­lo­rar los re­sul­ta­dos e in­clu­so los me­dios ca­li­fi­ca­dos de in­de­pen­dien­tes man­tie­nen se­rias du­das so­bre to­do el pro­ce­so elec­to­ral. No­vaia Ga­ze­ta, el pe­rió­di­co en el que tra­ba­ja­ba la ase­si­na­da An­na Po­li­kovs­kaia, co­lo­có es­te titular en su por­ta­da: “El jue­go ha ter­mi­na­do. Se pue­den fal­si­fi­car las elec­cio­nes, pe­ro no se pue­de en­ga­ñar al pue­blo.”

A san­gre y fue­go.

A la vis­ta de es­te pa­no­ra­ma ca­be sos­pe­char que el po­der no ha lo­gra­do au­men­tar su le­gi­ti­mi­dad, más bien lo con­tra­rio. Sin em­bar­go, con­vie­ne de­cir que Vla­di­mir Pu­tin tie­ne am­plios apo­yos en la so­cie­dad, ya que en tiem­pos tan mo­ve­di­zos pro­por­cio­na se­gu­ri­dad. Se ex­pli­ca por las cir­cuns­tan­cias en que lle­gó al po­der. Su­ce­dió al caó­ti­co Bo­ris Yel­tsin, un ti­po de ca­rác­ter ines­ta­ble y ve­nal que no su­po có­mo ges­tio­nar el pos­co­mu­nis­mo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.