B DE BAU­TI­ZO

La mar­ca edi­to­rial del Gru­po Ze­ta, Edi­cio­nes B, pa­sa a lla­mar­se B. Un cam­bio de ima­gen que in­clu­ye el re­gre­so de Bru­gue­ra y una pio­ne­ra y exi­to­sa es­tra­te­gia de ven­tas en el te­rreno di­gi­tal.

Tiempo - - CULTURA - POR PE­DRO GARCÍA

Nue­vos tiem­pos, nue­vo ros­tro. Orien­ta­do ha­cia un mer­ca­do en ple­na de­can­ta­ción di­gi­tal, apo­ya­do en una sa­lud de hie­rro for­ja­da en dé­ca­das de éxi­to edi­to­rial y unos úl­ti­mos me­ses ful­gu­ran­tes en el ám­bi­to di­gi­tal, el Gru­po Ze­ta re­fun­da su al­ma edi­to­rial. Nue­va or­ga­ni­za­ción, nue­vas in­cor­po­ra­cio­nes y nue­vos nom­bres. Una ima­gen re­no­va­da pa­ra afron­tar un pre­sen­te en cam­bio que exi­ge re­pen­sar las es­tra­te­gias. Una cla­ve: el fu­tu­ro ha lle­ga­do. El cam­bio lle­va la fir­ma de Er­nest Folch, nom­bra­do ha­ce aho­ra un año di­rec­tor edi­to­rial de Edi­cio­nes B, el bu­que in­sig­nia que aglu­ti­na el res­to de se­llos del Gru­po Ze­ta: en ape­nas 12 me­ses, Folch ha pues­to pa­tas arri­ba una de las ca­sas edi­to­ria­les es­pa­ño­las más po­ten­tes y lon­ge­vas, y la ha con­ver­ti­do en un mo­sai­co don­de to­do se ha di­se­ña­do ba­jo el in­flu­jo de In­ter­net, el gran abre­va­de­ro edi­to­rial de los pró­xi­mos años. Las co­sas que­dan así: Edi­cio­nes B pier­de su pre­fi­jo en pos de un mi­ni­ma­lis­ta B -nom­bre con el que ya se co­no­cía al se­llo en el mun­di­llo edi­to­rial-, Ver­ga­ra pa­sa a ser una mar­ca pen­sa­da ex­clu­si­va­men­te pa­ra la mu­jer, B de Block aglu­ti­na to­da la pro­duc­ción in­fan­til y juvenil, B de Bol­si­llo na­ce co­mo se­ña de iden­ti­dad del for­ma­to más pe­que­ño y ma­ne­ja­ble -ca­so de los li­bri­nos-, el mí­ti­co Bru­gue­ra re­na­ce de sus ce­ni­zas y B de Books, el re­cién na­ci­do de la fa­mi­lia, li­de­ra el mer­ca­do di­gi­tal con ape­nas tres me­ses de vi­da.

“La reor­de­na­ción de los se­llos de B es con­se­cuen­cia de un re­plan­tea­mien­to de la es­tra­te­gia edi­to­rial de la ca­sa, que a par­tir de aho­ra va a mo­der­ni­zar­se pa­ra li­de­rar el nue­vo mer­ca­do di­gi­tal -ex­pli­ca Er­nest Folch-, va a es­pe­cia­li­zar­se pa­ra lle­gar a nue­vos pú­bli­cos y va a tener la ca­pa­ci­dad de crear nue­vos con­te­ni­dos que res­pon­dan a la de­man­da de los lec­to­res”.

Sim­ple­men­te, B.

Cri­sis es si­nó­ni­mo de opor­tu­ni­da­des y, so­bre to­do, de cam­bio. Un te­rreno fér­til pa­ra cul­ti­var el fu­tu­ro. Un fu­tu­ro don­de la obra se di­fu­mi­na en una red de for­ma­tos, so­por­tes y ca­na­les. “Edi­cio­nes B se trans­for­ma en B por­que se sim­pli­fi­ca el men­sa­je y se vi­sua­li­za que so­mos edi­to­res, in­de­pen­dien­te­men­te del ca­nal”, ex­pli­ca Folch. La mar­ca se con­cen­tra con la in­ten­ción de ser más re­co­no­ci­ble: los edi­to­res tra­di­cio­na­les co­mo pro­duc­to­res de con­te­ni­dos y au­to­res.

“Creo que ha si­do un año muy in­ten­so y sa­tis­fac­to­rio -ma­ti­za Folch-. He­mos cul­mi­na­do la reor­de­na­ción edi­to­rial, el cam­bio de ima­gen y nues­tra ple­na in­te­gra­ción di­gi­tal”. El di­rec­tor edi­to­rial de B ha­ce ba­lan­ce: “He­mos te­ni­do éxi­tos es-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.