Nue­vos ri­cos

A fal­ta de un ba­re­mo ob­je­ti­vo, los com­pra­do­res de ar­te iden­ti­fi­can ca­li­dad con va­lor mer­can­til.

Tiempo - - VISIONES -

con to­da pro­ba­bi­li­dad, us­ted ni sa­be quién es Zhang Da­qian. Pe­ro es ho­ra de que lo ha­ga si le in­tere­sa el ar­te, o si le so­bra un di­ne­ro pa­ra in­ver­tir, di­ga­mos, unos diez mi­llo­nes de eu­ros. Por­que es­te pin­tor chino, fa­lle­ci­do en 1983 y des­co­no­ci­do pa­ra el gran pú­bli­co oc­ci­den­tal, aca­ba de des­tro­nar na­da me­nos que a Pa­blo Pi­cas­so, que lle­va­ba 14 años li­de­ran­do la lis­ta de los ar­tis­tas más ca­ros del mun­do. En 2011, Pi­cas­so no ha lle­ga­do ni al ter­cer pues­to del ran­quin. Sus ven­tas, de he­cho, han des­cen­di­do. En cam­bio, los 1.371 lo­tes ven­di­dos por Zhang Da­qian han al­can­za­do un to­tal de 554,53 mi­llo­nes de dó­la­res, se­gún el ran­quin Art­pri­ce, que con­ta­bi­li­za las subas­tas a ni­vel mun­dial.

Po­de­mos atri­buir el éxi­to de Zhang a su pin­tu­ra tra­di­cio­nal china sal­pi­ca­da de in­fluen­cias oc­ci­den­ta­les. O a las at­mós­fe­ras na­tu­ra­lis­tas di­fu­mi­na­das que le han gran­jea­do com­pa­ra­cio­nes con Jack­son Po­llock. Sin du­da, su es­ti­lo com­bi­na su­ge­ren­te­men­te la ar­mo­nía orien­tal con un per­tur­ba­dor ha­lo ex­pre­sio­nis­ta. Pe­ro pa­ra ex­pli­car el subidón exis­te una ra­zón más pro­sai­ca: la es­pe­cu­la­ción fi­nan­cie­ra.

Zhang no es el úni­co chino que ha su­pe­ra­do al pin­tor ma­la­gue­ño. En el mis­mo pe­rio­do, Qi Bas­hi ha ven­di­do 1.350 lo­tes por 384 mi­llo­nes de eu­ros. Y seis ar­tis­tas de ese país se han co­lo­ca­do en­tre los diez pri­me­ros del mun­do, des­ban­can­do ya no a un icono, sino a to­do el ar­te oc­ci­den­tal. No es que el mun­do ha­ya des­cu­bier­to sú­bi­ta­men­te el exó­ti­co y de­li­ca­do ar­te chino. Es que los chi­nos han em­pe­za­do a com­prar.

El país de Mao pro­du­ce más mi­llo­na­rios por mi­nu­to que cual­quier otro, y su Go­bierno, con lo que le so­bra des­pués de com­prar la deu­da de EEUU y Eu­ro­pa, com­pra ar­te. Eso in­fla los pre­cios de las pie­zas chi­nas y, en con­se­cuen­cia, equi­li­bra en su fa­vor la ba­lan­za del gus­to. El efec­to de es­te pro­ce­so se mul­ti­pli­ca so­lo. En un mer­ca­do co­mo el del ar­te, don­de los cri­te­rios de va­lor son tan vo­lá­ti­les, ocu­rre lo con­tra- rio que en otros: su­bir los pre­cios au­men­ta la de­man­da, por­que a fal­ta de un ba­re­mo ob­je­ti­vo, los com­pra­do­res iden­ti­fi­can ca­li­dad con va­lor mer­can­til. Y en la si­tua­ción ac­tual de in­cer­ti­dum­bre de los va­lo­res bur­sá­ti­les, el ar­te fun­cio­na co­mo va­lor re­fu­gio. A di­fe­ren­cia de una em­pre­sa, un cua­dro no pue­de que­brar.

El ar­tis­ta in­glés Da­mien Hirst ya lo ha­bía des­cu­bier­to: en vez de ex­po­ner sa­ca­ba sus pie­zas di­rec­ta­men­te a subas­ta y co­lo­ca­ba re­pre­sen­tan­tes de sí mis­mo pu­jan­do ci­fras as­tro­nó­mi­cas por las pri­me­ras pie­zas. Así subía los pre­cios de las si­guien­tes. La es­tra­te­gia le va­lió el odio de la crí­ti­ca y al­gu­na de­man­da ci­vil. Pe­ro ade­más de re­sul­tar ren­ta­ble, pu­so de ma­ni­fies­to que el ar­te es sub­je­ti­vo, y no hay na­da tan ape­ti­to­so pa­ra un es­pe­cu­la­dor co­mo un pro­duc­to sin va­lor ob­je­ti­vo. De mo­do si­mi­lar, la so­la no­ti­cia de los re­sul­ta­dos co­mer­cia­les de Zhang Da­qian bas­ta­rá pa­ra su­bir su pre­cio y atraer mar­chan­tes oc­ci­den­ta­les ha­cia su tra­ba­jo.

De mo­men­to, en el podio Art­pri­ce de los más ven­de­do­res so­lo se man­tie­ne -y con la me­da­lla de bron­ceun oc­ci­den­tal: Andy War­hol. No es ca­sua­li­dad que sea pre­ci­sa­men­te quien com­pa­ró el ar­te con las la­tas de so­pa. Quien fa­bri­ca­ba obras en se­rie, pa­ra el gran pú­bli­co, lle­nas de re­fe­ren­cias pop. Y, por cier­to, quien en­tre sus re­tra­tos de co­lo­rin­ches in­clu­yó uno de Mao.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.