Adic­to a la in­ter­pre­ta­ción

Es la cuar­ta pe­lí­cu­la que Mi­chael Fass­ben­der es­tre­na en España en me­nos de un año. En­car­na a un que su­fre una adic­ción al se­xo, un pa­pel que le va­lió la Co­pa Vol­pi en Ve­ne­cia y le ha de­ja­do a las puer­tas del Oscar.

Tiempo - - CULTURA - POR AN­TO­NIO DÍAZ

El anun­cio de los no­mi­na­dos a los Oscar vie­ne fre­cuen­te­men­te acom­pa­ña­do de po­lé­mi­ca. Es­te año, son tres los ac­to­res que han su­fri­do el desai­re de la Aca­de­mia: Leo­nar­do Di Ca­prio, al­go que ya ca­si es una tra­di­ción; Ryan Gos­ling, que ha pro­ta­go­ni­za­do dos de los tí­tu­los del año - Dri­ve y Los idus de mar­zo-, y la in­ci­pien­te es­tre­lla Mi­chael Fass­ben­der. Res­pec­to a es­te úl­ti­mo, se ha cons­trui­do to­da una teo­ría re­la­cio­na­da con una par­te de su ana­to­mía. La pren­sa es­pe­cia­li­za­da pa­re­ce coin­ci­dir en que su abrup­ta caí­da de la ca­rre­ra ha­cia el Oscar -ha­bía si­do no­mi­na­do pre­via­men­te a los Glo­bos de Oro- se de­be a su pa­pel en Sha­me, en la que in­ter­pre­ta a un neo­yor­quino de cla­se al­ta adic­to al se­xo y don­de su des­nu­do fron­tal ha da­do mu­cho que ha­blar. El ac­tor se so­me­te a una ex­tre­ma ex­po­si­ción psí­qui­ca y fí­si­ca -mues­tra sus ge­ni­ta­les en pan­ta­lla- que le va­lió la Co­pa Vol­pi, el premio más pre­cia­do pa­ra un in­tér­pre­te en el fes­ti­val de Ve­ne­cia, y la pe­lí­cu­la ha si­do aplau­di­da por la crí­ti­ca en di­ver­sos cer­tá­me­nes. “Sha­me [ver­güen­za], nun­ca me­jor di­cho”, ti­tu­la­ba la pres­ti­gio­sa En­ter­tain­ment Weekly en re­la­ción a su omi­sión en los Oscar. “¿Ha si­do su pe­ne el cul­pa­ble?”, se pre­gun­ta­ba Mo­vie­fo­ne, un co­no­ci­do por­tal de no­ti­cias, de ma­ne­ra más con­cre­ta.

Fass­ben­der, na­ci­do en Ale­ma­nia en 1977 y cria­do en Ir­lan­da, ha si­do la gran re­ve­la­ción del año. En los úl­ti­mos do­ce me­ses ha es­tre­na­do cua­tro pe­lí­cu­las, y to­das sus ac­tua­cio­nes han si­do ma­yo­ri­ta­ria­men­te bien re­ci­bi­das. En 2011, el ac­tor ha en­car­na­do a Mag­ne­to en XMen: pri­me­ra ge­ne­ra­ción, una pro­fun­da re­vi­sión de los mutantes de la edi­to­rial Mar­vel; ha pues­to ros­tro y voz a Carl Gus­tav Jung, uno de los pa­dres del psi­coa­ná­li­sis, en Un mé­to­do pe­li­gro­so, de Da­vid Cro­nen­berg; y ha ves­ti­do la piel del la­dino Ro­ches­ter en la re­mo­za­da adap­ta­ción del clá­si­co Ja­ne Ey­re. Su tra­ba­jo po­dría ha­ber si­do con­si­de­ra­do, in­clu­so, pa­ra una no­mi­na­ción al me­jor ac­tor se­cun­da­rio, por eso la dis­cu­sión en los men­ti­de­ros ofi­cia­les de Holly­wood es­tá tan en­cen­di­da.

So­cio­lo­gía de la ver­güen­za.

En sep­tiem­bre asis­tió al Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Ci­ne de San Se­bas­tián subido a su pro­pia mo­to. Ha­bía pa­sa­do ca­si un año en­te­ro ro­dan­do di­ver­sos tí­tu­los y se per­mi­tió to­mar­se unas va­ca­cio­nes en com­pa­ñía de su pa­dre, con quien via­jó des­de Lon­dres, su lu­gar de re­si­den­cia, a Ve­ne­cia, don­de con­cu­rría Sha­me. De la ciu­dad ita­lia­na par­tió al fes­ti­val de Sa­ra­je­vo, y a con­ti­nua­ción si­guió re­co­rrien­do las au­to­pis­tas de Eu­ro­pa has­ta que re­ca­bó en la ca­pi­tal gui­puz­coa­na. Allí ex­pli­có a Tiem­po que no le preo­cu­pa­ba que la pe­lí­cu­la re­ci­bie­ra en Es­ta­dos Uni­dos la ca­li­fi­ca­ción de No re­co­men­da­da a me­no­res de 17 años, lo que su­pon­dría un obs­tácu­lo pa­ra su pro­yec­ción en los ci­nes de ese país, pe­ro no du­da­ba en ca­li­fi­car el asun­to de “ri­dícu­lo”. “Es cu­rio­so que ha­ya pe­lí­cu­las que ob­ten­gan una ca­li­fi­ca­ción más ama­ble cuan­do mues­tran una ca­be­za cor­ta­da o cuer­pos acri­bi­lla­dos por mi­les de ba­las. En EEUU la vio­len­cia es más acep­ta­ble en pan­ta­lla que un pe­ne”, se­ña­la­ba a es­ta re­vis­ta.

En su opi­nión, Sha­me va más allá del se­xo: “Tra­ta de en­ten­der el mun­do en el que vi­vi­mos y có­mo nos re­la­cio­na­mos con el se­xo. Es una pe­lí­cu­la re­le­van­te e in­te­li­gen­te y es una idio­tez ne­gar el ac­ce­so a las pan­ta­llas, por­que se­ría ne­gar la reali­dad, lo que es­tá pa­san­do a nues­tro al­re­de­dor. No creo que tra­te so­bre el va­cío, sino so­bre la con­fu­sión y la an­sie­dad que ge­ne­ra es­ta so­cie­dad. Nos han di­cho que de­be­mos com­por­tar­nos de una ma­ne­ra de­ter­mi­na­da to­do el tiem­po, que te­ne­mos que con­du­cir ese co­che, lle­var esas ro­pas, ver a es­ta cla­se de gen­te, ir a unos si­tios de­ter­mi­na­dos, com­prar aque­llo, co­mer es­to otro, y te­ne­mos que es­tar dis­po­ni­bles to­do el tiem­po en el te­lé­fono, en el co­rreo elec­tró­ni­co, en Facebook, en Twit­ter. Hay un cons­tan­te con­tac­to, pe­ro no es un con­tac­to pro­fun­do o ín­ti­mo. La gen­te tra­ta de­ses­pe­ra­da­men­te de li­diar con eso, es un am­bien­te de­ma­sia­do in­ten­so”, ar­gu­men­ta.

Sha­me es la se­gun­da pe­lí­cu­la que rue­da a las ór­de­nes de Ste­ve Mcqueen, un ci­neas­ta lon­di­nen­se pro­ve­nien­te del mun­do del videoarte. Su pri­mer tra­ba­jo en común fue Hun­ger (2008), que re­crea­ba el ti­ra y aflo­ja pe­ni­ten­cia­rio en­tre las au­to­ri­da­des bri­tá­ni­cas y los pre­si­dia­rios del IRA a prin­ci­pios de los años ochen­ta. Fass­ben­der en­car­na­ba a Bobby Sands, mi­li­tan­te de la or­ga­ni­za­ción re­pu­bli­ca­na que fa­lle­ció en el trans­cur­so de una huel­ga de ham­bre. Pa­ra in­ter­pre­tar a ese per­so­na­je per­dió 14 kilos, lle­gan­do a pe­sar 59 al fi­nal del ro­da­je. El sa­cri­fi­cio le dio un nom­bre en la in­dus­tria, pe­ro tam­bién su es­plén­di­da in­ter­pre­ta­ción, que su­bli­ma­ba en un com­ple­jo diá­lo­go en plano fi­jo de más de quin­ce mi­nu­tos de du­ra­ción.

Mcqueen, una de las ma­yo­res pro­me­sas del ci­ne bri­tá­ni­co, cuenta con él pa­ra su ter­ce­ra pe­lí­cu­la, Twel­ve years a sla­ve. Y el ac­tor so­lo tie­ne bue­nas pa­la­bras pa­ra des­cri­bir su afi­ni­dad con el ci­neas­ta. “No pue­do de­fi­nir­le en po­cas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.