Odi­lon, el mis­te­rio­so

Los te­so­ros de un ar­tis­ta tan im­pres­cin­di­ble co­mo in­cla­si­fi­ca­ble.

Tiempo - - CULTURA - L.A.

todos los ar­tis­tas son hi­jos de su tiem­po, aun­que al­gu­nos pa­rez­can vi­vir en un mun­do pro­pio go­ber­na­do so­lo por ellos. Pa­só con Slu­ter, con Frans Hals, con Go­ya. Tam­bién con Odi­lon Re­don, un hom­bre que, en pleno im­pe­rio del na­tu­ra­lis­mo del XIX, se em­pe­ñó en pin­tar sus sue­ños. Con­vi­vió con los im­pre­sio­nis­tas: no les in­tere­só ni le in­tere­sa­ron mu­cho a él. Lo mis­mo pa­só con los pre­rra­fae­lis­tas y, en me­nor me­di­da, con los sim­bo­lis­tas, en­tre los que se le sue­le cla­si­fi­car por­que en al­gún si­tio hay que po­ner a es­te hom­bre. Pe­ro sin él no se en­tien­de el ar­te del si­glo XX. La ex­po­si­ción an­to­ló­gi­ca de Map­fre (170 obras, in­clui­dos los me­jo­res te­so­ros del Mu­sée d’or­say) es sen­ci­lla­men­te im­pres­cin­di­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.