GUA­PAS CON KILOS

Cuan­do los cá­no­nes de be­lle­za im­pe­ran­tes pa­san por la del­ga­dez, ellas triun­fan con sus cur­vas, de las que, ade­más, se sien­ten or­gu­llo­sas.

Tiempo - - SOCIEDAD - CE­LIA LO­REN­TE

Lle­ga la pri­ma­ve­ra y con ella la ob­se­sión por re­ba­jar pe­so pa­ra lu­cir ti­po antes de que nos pi­lle el to­ro del ve­rano. Pa­sar ham­bre se ha con­ver­ti­do en tra­di­ción por es­tas fe­chas y la gran ma­yo­ría se apun­ta a se­guir re­gí­me­nes de to­do ti­po pa­ra man­te­ner el michelín a raya. Aun­que hay al­gu­nas va­lien­tes que se re­sis­ten a pa­sar por el aro.

Es el ca­so de Ade­le, la can­tan­te in­gle­sa de pop, blues y jazz, ga­na­do­ra de ocho pre­mios Grammy. Su pri­mer ál­bum, 19, al­can­zó a ven­der apro­xi­ma­da­men­te cua­tro mi­llo­nes de co­pias en to­do el mun­do, y el se­gun­do, ti­tu­la­do 21, ha si­do el más ven­di­do de 2011 con 17 mi­llo­nes. La can­ti­dad de Grammys y otros pre­mios de la mú­si­ca que acu­mu­la su­pera a los de otras ar­tis­tas co­mo Ch­ris­ti­na Agui­le­ra, Lady Ga­ga, Tay­lor Swift, Rihan­na o Katy Perry. Es una triun­fa­do­ra, pe­ro pa­re­ce que al­guien le ha bus­ca­do una pe­ga. Re­sul­ta que Ade­le no es... del­ga­da. Lo di­ce el mo­dis­to Karl La­ger­feld, quien ha afir­ma­do an­te­rior­men­te co­sas co­mo que la su­per­mo­de­lo y án­gel de la fir­ma de ro­pa in­te­rior Vic­to­ria’s Se­cret, Hei­di Klum, “es­tá gor­da”.

Aho­ra le ha to­ca­do el turno a la can­tan­te. “En es­tos mo­men­tos es la que triun­fa. Es­tá un po­co de­ma­sia­do gor­da, aun­que tie­ne una ca­ra pre­cio­sa y una voz di­vi­na”, afir­ma el di­se­ña­dor de mo­da. Por su par­te, Ade­le in­sis­te en que es­tá or­gu­llo­sa de re­pre­sen­tar a la ma­yo­ría de las mu­je­res y no es la pri­me­ra vez que re­co­no­ce que no se ob­se­sio­na con su fi­gu­ra: “Dis­fru­to sien­do yo; siem­pre lo he he­cho”. La jo­ven can­tan­te de 23 años tie­ne las ideas bas­tan­te cla­ras y no va a cam­biar por que un di­se­ña­dor de mo­da le di­ga que ella es­tá re­lle­ni­ta.

Mo­de­lo XL.

Y hay mu­je­res que han con­se­gui­do ha­cer de sus kilos una vir­tud, al­go que tie­ne más mé­ri­to si ade­más su tra­ba­jo es­tá re­la­cio­na­do con el mun­do de la mo­da. Es el ca­so de la mo­de­lo es­ta­dou­ni­den­se Ta­ra Lynn. A di­fe­ren­cia de la ma­yo­ría de sus co­le­gas, que lu­chan pa­ra man­te­ner­se tan del­ga­das co­mo la in­dus­tria les exi­ge, ella des­ta­ca den­tro de su pro­fe­sión por tener una ta­lla 48. Es la por­ta­da del úl­ti­mo nú­me­ro del Elle fran­cés, don­de po­sa lu­cien­do mus­lo y des­de sus pá­gi­nas lan­za es­te men­sa­je : “No me pe­so nun­ca, no me in­tere­sa na­da”, a la vez que de­fien­de el de­re­cho a no tener que dis­cul­par­se “por usar va­que­ros ajus­ta­dos”. Aun­que

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.