Cur­vas y más cur­vas

Tiempo - - SOCIEDAD -

cios y que le gus­ta­ría que su fi­gu­ra con cur­vas sir­vie­ra de ins­pi­ra­ción pa­ra que las jó­ve­nes se­pan qué es un cuer­po real­men­te sano. “Las die­tas no me­re­cen la pe­na, he es­ta­do del­ga­da y es una p.m.”, afir­ma ro­tun­da. Y es que Ka­te es­tá or­gu­llo­sa de su fí­si­co y re­co­no­ce que no tie­ne nin­gu­na in­ten­ción de adel­ga­zar. “Nun­ca he sen­ti­do que ten­ga la fi­gu­ra de una ac­triz de Holly­wood y no es al­go que me preo­cu­pe”, ex­pli­ca. Aun­que sí le gus­ta cui­dar­se. Pa­ra ello ha­ce ejer­ci­cio, na­da mu­cho y es se­gui­do­ra del mé­to­do Pi­la­tes. Al­go que se re­fle­ja en la piel de su ros­tro, uno de los más be­llos de la gran pan­ta­lla, y que la ha ca­ta­pul­ta­do co­mo ima­gen de la fir­ma Lan­cô­me. La ac­triz, ade­más, es fir­me par­ti­da­ria de la be­lle­za na­tu­ral y es­tá en con­tra de los re­to­ques es­té­ti­cos in­clu­so cuan­do no son pro­duc­to de un qui­ró­fano sino del pho­tos­hop.

Y tam­po­co le ha he­cho fal­ta a Keely Sha­ye Smith me­ter­se en una 36-38 pa­ra que Pier­ce Bros­nan, uno de los ja­mes La vo­lup­tuo­si­dad no es­tá de mo­da, a pe­sar de ello, es­tas fa­mo­sas lo son tam­bién por sus ro­tun­dos fí­si­cos. Unas lo tie­nen asu­mi­do sin com­ple­jos y otras se so­me­ten de vez en cuan­to a die­tas con más o me­nos éxi­to. bond más atrac­ti­vos del ce­lu­loi­de, es­té lo­qui­to por sus car­nes. Ca­sa­do des­de el año 2001 con es­ta pe­rio­dis­ta y ex­pre­sen­ta­do­ra, ma­dre de sus dos hi­jos, Dy­lan Tho­mas y Pa­ris Bec­kett, for­ma con ella uno de los ma­tri­mo­nios más es­ta­bles de Holly­wood. El atrac­ti­vo y se­duc­tor Bros­nan pa­sea or­gu­llo­so del bra­zo de su “gor­di­ta”, co­mo le gus­ta lla­mar­la ca­ri­ño­sa­men­te. Ella sin, nin­gún com­ple­jo, pre­su­me del bra­zo de su apues­to ma­ri­do. Tam­bién Scar­lett Johans­son es­tá or­gu­llo­sa de sus cur­vas y har­ta de la ob­se­sión ge­ne­ra­li­za­da por la del­ga­dez. “To­do el mun­do en Holly­wood es tan ex­tre­ma­da­men­te del­ga­do que siem­pre sien­tes que no eres su­fi­cien­te­men­te fla­ca”, se que­ja.

Las es­pa­ño­las, a die­ta.

En España hay po­cas fa­mo­sas que se re­sis­tan a se­guir las die­tas de mo­da. Es más, hay al­gu­nas que son no­ti­cia pre­ci­sa­men­te por su ba­ta­lla con la bás­cu­la. Co­mo Ca­ri­ti­na Go­ya­nes, que se ha qui- ta­do 30 kilos de en­ci­ma gra­cias a la die­ta Du­kan. La hi­ja de Ca­ri La­pi­que se mues­tra ra­dian­te, pe­ro afir­ma que lo ha he­cho más por una cues­tión de sa­lud que por la es­té­ti­ca. Y tam­bién por su hi­jo pe­que­ño, Pe­dri­to, pa­ra po­der se­guir­le la mar­cha sin fa­ti­gar­se.

La can­tan­te Alas­ka si­gue el mé­to­do Pronokal, con el que in­gie­re so­bres pro­tei­na­dos de di­fe­ren­tes sa­bo­res. Así ha con­se­gui­do re­ba­jar unos cuan­tos kilos, lo que le ha ser­vi­do pa­ra apa­re­cer lu­cien­do ti­po en la por­ta­da de In­ter­viú. Ella ase­gu­ra que lle­va a die­ta des­de jo­ven­ci­ta. Y aun­que re­co­no­ce que no le preo­cu­pa no tener un fí­si­co es­pec­ta­cu­lar, di­ce que no pue­de evi­tar vi­vir pen­dien­te de las ca­lo­rías. “Lle­vo a die­ta des­de los 12 años y lo se­gui­ré es­tan­do to­da la vi­da”. Por su par­te, Isa­bel Sar­to­rius es se­gui­do­ra del mé­to­do Ra­ben­na, que dis­tin­gue en­tre ali­men­tos bue­nos y ma­los. Ade­más, a di­fe­ren­cia de otras die­tas, tra­ta el so­bre­pe­so co­mo un pro­ble­ma de con­duc­ta, una adic­ción o la ten­den­cia a co­mer más de lo ne­ce­sa­rio que hay que su­pe­rar. Y la di­se­ña­do­ra Ele­na Be­na­rroch ha sor­pren­di­do a to­do el mun­do con su es­pec­ta­cu­lar pér­di­da de pe­so. Eso sí, len­ta y pro­gre­si­va: 30 kilos en cua­tro años. Lo ha con­se­gui­do gra­cias a la ayu­da de un psi­coa­na­lis­ta. Su se­cre­to, di­ce: co­mer de to­do y que­rer­se a sí mis­ma.

En España, se­gún un es­tu­dio rea­li­za­do por la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Die­tis­ta­sNu­tri­cio­nis­tas, sie­te de ca­da diez mu­je­res si­gue o ha se­gui­do en al­gún mo­men­to de su vi­da una die­ta, y la mi­tad de las en­tre­vis­ta­das cree que le so­bran kilos. Mu­chas de ellas, in­clu­so, se mues­tran muy in­fluen­cia­das por la televisión y el es­pe­jo de las fa­mo­sas: un 90%cree que las mu­je­res me­diá­ti­cas es­tán del­ga­das y son las fi­gu­ras a se­guir. Pe­ro lo que tam­bién se­ña­la es­te es­tu­dio es que el ín­di­ce de fra­ca­so a la ho­ra de en­ca­rar una die­ta es muy sig­ni­fi­ca­ti­vo. De he­cho, el 40% de las mu­je­res en­tre­vis­ta­das afir­man que ter­mi­nan aban­do­nan­do el ré­gi­men antes de tiem­po por abu­rri­mien­to o por la su­pre­sión de ali­men­tos que les gus­tan. Sin em­bar­go, lo más preo­cu­pan­te es que otro es­tu­dio rea­li­za­do por Pro­naf (Pro­gra­ma de Nu­tri­ción y Ac­ti­vi­dad Fí­si­ca pa­ra el Tra­ta­mien­to de la Obe­si­dad) re­ve­la que el 80% de las mu­je­res a par­tir de los 40 años pre­fie­re es­tar del­ga­da antes que sa­na.

Alas­ka

Isa­bel Sar­to­rius

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.