Tra­ba­ja­do­res so­li­ta­rios

El au­to­em­pleo ga­ran­ti­za jor­na­das de 50 ho­ras se­ma­na­les y pro­du­ce un ais­la­mien­to in­de­sea­ble.

Tiempo - - TAL COMO SOMOS -

di­cen que el pues­to de tra­ba­jo y la jor­na­da la­bo­ral son re­si­duos ar­cai­cos que pron­to de­ja­rán de tener sen­ti­do. Re­pre­sen­tan, en­tre otras co­sas, el ma­yor obs­tácu­lo pa­ra con­ci­liar la vi­da la­bo­ral con la fa­mi­liar. Aho­ra re­sul­ta que lo más in­no­va­dor es tra­ba­jar des­de la pro­pia ca­sa, siem­pre que no sea ne­ce­sa­ria la pre­sen­cia fí­si­ca en el lu­gar de tra­ba­jo. Por otra par­te, ya no se tra­ta de cum­plir ho­ra­rios, sino de lo­grar ob­je­ti­vos con­cre­tos o al­can­zar la má­xi­ma pro­duc­ti­vi­dad. En prin­ci­pio, sue­na muy bien y es lo que, apa­ren­te­men­te, to­do el mun­do desea: ser due­ño de su tiem­po y dis­tri­buir­se el tra­ba­jo co­mo le ven­ga en ga­na. Sin em­bar­go, los que te­ne­mos el há­bi­to de tra­ba­jar en la más ab­so­lu­ta so­le­dad po­de­mos se­ña­lar unas cuan­tas ven­ta­jas, pe­ro bas­tan­tes más in­con­ve­nien­tes.

En pri­mer lu­gar, no hay quien do­mi­ne el tiem­po, por­que la ma­yo­ría de las ve­ces se pier­de, se es­ca­pa o, en el peor de los ca­sos, te lo ro­ban. Por eso tie­nen un éxi­to arro­lla­dor los li­bros de au­to­ayu­da don­de te en­se­ñan a ges­tio­nar tus ac­ti­vi­da­des. Mu­cho antes de que Da­vid Allen, el gran gu­rú de ges­tión del tiem­po, se hi­cie­ra ri­co y fa­mo­so con su best-se­ller, tra­du­ci­do al es­pa­ñol co­mo Or­ga­ní­za­te con efi­ca­cia (Ed. Urano), todos los tra­ba­ja­do­res so­li­ta­rios y ho­ga­re­ños he­mos in­ten­ta­do dis­ci­pli­nar­nos ela­bo­ran­do lis­tas, prio­ri­da­des y ho­ra­rios que han si­do con­ve­nien­te­men­te des­man­te­la­dos por los hi­jos, la pa­re­ja o cual­quier vi­si­tan­te oca­sio­nal, des­de el por­te­ro al re­vi­sor del gas o in­clu­so un buen ami­go que es­tá cer­ca de tu ca­sa y ha te­ni­do el detalle de char­lar un ra­to con­ti­go. Na­die en­tien­de que no le pres­tes la de­bi­da aten­ción, te­nien­do en cuenta que pue­des reanu­dar en cual­quier mo­men­to tus ac­ti­vi­da­des. El efec­to es de­mo­le­dor, pues las jor­na­das la­bo­ra­les se ha­cen in­ter­mi­na­bles. Su­po­nien­do que na­die te in­te­rrum­pa, al­go que su­ce­de úni­ca­men­te si vi­ves en la más ab­so­lu­ta so­le­dad, o que te nie­gues a abrir la puer­ta o a con­tes­tar a las lla­ma­das

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.