Wi-fi,

Un am­plio co­lec­ti­vo for­ma­do por eco­lo­gis­tas y aso­cia­cio­nes ve­ci­na­les pi­de que se re­ti­ren las tec­no­lo­gías inalám­bri­cas de las es­cue­las.

Tiempo - - MEDIO AMBIENTE - POR LU­CÍA REY

es­tá pre­sen­te en mi­les de ho­ga­res es­pa­ño­les, pa­ra­das de au­to­bu­ses, quios­cos y cen­tros co­mer­cia­les. Tam­bién en los co­le­gios. Es aquí don­de ha ge­ne­ra­do más con­tro­ver­sia. El co­lec­ti­vo Es­cue­la sin Wi-fi ha pe­di­do al pre­si­den­te del Go­bierno y a los mi­nis­tros de Sa­ni­dad y Educación que sus­ti­tu­yan las co­ne­xio­nes inalám­bri­cas por el ca­blea­do. En su opi­nión, una mul­ti­tud de es­tu­dios afir­ma que es­te ti­po de ra­dia­cio­nes pue­den ser muy per­ju­di­cia­les pa­ra la sa­lud.

La or­ga­ni­za­ción Eco­lo­gis­tas en Ac­ción, jun­to con múl­ti­ples aso­cia­cio­nes ve­ci­na­les de España y nu­me­ro­sas or­ga­ni­za­cio­nes afec­ta­das por la con­ta­mi­na­ción elec­tro­mag­né­ti­ca, en­tre otros, son los fir­man­tes de una cam­pa­ña que abo­ga por re­ti­rar to­das las co­ne­xio­nes inalám­bri­cas de las es­cue­las. Las ra­dia­cio­nes ge­ne­ra­das por mó­vi­les y tec­no­lo­gías wi-fi es­tán ca­ta­lo­ga­das por la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) en la ca­te­go­ría 2B, es de­cir, co­mo po­si­bles agen­tes can­ce­rí­ge­nos, ade­más de ge­ne­rar do­len­cias co­mo la hi­per­sen­si­bi­li­dad elec­tro­mag­né­ti­ca. In­ves­ti­ga­cio­nes cien­tí­fi­cas in­de­pen­dien­tes afir­man que las ra­dia­cio­nes de al­ta fre­cuen­cia, co­mo las del wi-fi, no de­be­rían so­bre­pa­sar 0,1 mi­cro­va­tios por me­tro cua­dra­do, mien­tras que el lí­mi­te de la ley es­pa­ño­la es­tá en los 45o mi­cro­va­tios.

El equi­po del an­te­rior mi­nis­tro de Educación, Án­gel Gabilondo, sus­cri­bió el pro­gra­ma Es­cue­la 2.0, por el que se com­pro­me­tía a que todos los alum­nos tu­vie­ran un or­de­na­dor por­tá­til, dan­do pre­fe­ren­cia a la co­ne­xión inalám­bri­ca. Los fir­man­tes de Es­cue­la sin Wi-fi pi­den que es­te pro­gra­ma se man­ten­ga, pe­ro que se sus­ti­tu­ya la co­ne­xión inalám­bri­ca por el ca­blea­do. Por otra par­te tam­bién pi­den que se res­trin­ja el uso de mó­vi­les en los cen­tros es­co­la­res. Es­te co­lec­ti­vo ad­vier­te a que pa­dres, pro­fe­so­res y au­to­ri­da­des no son cons­cien­tes de la enor­me can­ti­dad de es­tu­dios cien­tí­fi­cos, no siem­pre tras­la­da­dos a la opi­nión pú­bli­ca, que afir­man que di­chas tec­no­lo­gías mó­vi­les e inalám­bri­cas emi­ten ra­dia­cio­nes no­ci­vas pa­ra la sa­lud. Es­tas ra­dia­cio­nes au­men­tan el ries­go de desa­rro­llar de­ter­mi­na­das en­fer­me­da­des, co­mo el cán­cer, y los ni­ños son es­pe­cial­men­te vul­ne­ra­bles.

Den­nis Hens­haw, profesor de efec­tos de la ra­dia­ción en hu­ma­nos en la Uni- ver­si­dad de Bris­tol, des­ta­ca que la tec­no­lo­gía wi-fi se es­tá ex­ten­dien­do sin freno ni con­tra­pe­so sin que real­men­te ha­ya es­tu­dios que de­mues­tren que es ino­cua. Otros, co­mo el doc­tor Olle Johans­son o la doc­to­ra Ha­vas, de la Uni­ver­si­dad de Trent (Ca­na­dá), ade­más de man­dar car­tas en las que re­co­mien­dan que no se uti­li­ce el wi-fi en las es­cue­las, han pe­di­do a di­ver­sas au­to­ri­da­des que ha­gan un anun­cio pú­bli­co de los efec­tos po­ten­cial­men­te da­ñi­nos de las ra­dia­cio­nes wi-fi a tra­vés de in­ves­ti­ga­cio­nes ofi­cia­les.

Pre­cau­ción en paí­ses eu­ro­peos.

En paí­ses co­mo Ale­ma­nia, el Go­bierno ha re­co­men­da­do evi­tar en la me­di­da de lo po­si­ble el uso del wi-fi en el tra­ba­jo o el ho­gar. Tam­bién en Aus­tria, don­de el De­par­ta­men­to de Sa­lud Pú­bli­ca de Salz­bur­go ha ad­ver­ti­do que es­ta tec­no­lo­gía no se de­be ins­ta­lar en las es­cue­las.

Jo­sé Luis Se­bas­tián Fran­co, catedrático de elec­tro­mag­ne­tis­mo de la Fa­cul­tad de Fí­si­ca de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid, opi­na que el wi-fi tie­ne unos ni­ve­les muy dé­bi­les de ra­dia­ción, ya que son pa­ra apli­ca­cio­nes de cor­to al­can­ce y que a día de hoy no se pue­de de­cir que ten­ga efec­tos no­ci­vos pa­ra la sa­lud. “No hay nin­gún ex­pe­ri­men­to cien­tí­fi­co que ha­ya de­mos­tra­do que son per­ju­di­cia­les, pe­ro es verdad que el wi-fi tie­ne un tiem­po de exis­ten­cia cor­to”. “Pe­ne­tran en los cuer­pos, pe­ro son rá­pi­da­men­te ex­pul­sa­dos por la ca­pa­ci­dad de eva­cua­ción del cuer­po hu­mano”, con­clu­ye el catedrático.

Pro­yec­to. Es­cue­la 2.0 pre­ten­de que ca­da alumno ten­ga un por­tá­til con pre­fe­ren­cia por la co­ne­xión inalám­bri­ca fren­te a la ca­blea­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.