Ma­drid su­pera a Holly­wood en ele­gan­cia ci­ne­ma­to­grá­fi­ca

Los pre­mios Go­ya de ci­ne su­pe­raron en a los Oscar. El equi­po na­cio­nal fue bas­tan­te más jo­ven y lu­ci­do que el es­ta­dou­ni­den­se.

Tiempo - - GENTE -

Al me­nos eso, ¡ale­lu­ya! Si nues­tro ci­ne pro­vo­ca des­ban­da­da de es­pec­ta­do­res, di­fe­ren­te es el por­te, pa­seo y ex­hi­bi­ción so­bre la al­fom­bra ro­ja. Ahí ni un pe­ro aun­que lle­ven pres­ta­das igual­men­te ro­pa y jo­ye­río. Sir­ve de buen es­ca­pa­ra­te ex­hi­bi­dor de mar­cas y bien se ha de­mos­tra­do en la re­cien­te y evi­den­te con­fron­ta­ción de Oscar fren­te a Go­ya, un match que pa­re­cía im­po­si­ble. Ni co­lor en vis­to­si­dad a fa­vor del equi­po na­cio­nal, bas­tan­te más jo­ven y lu­ci­do que al­gu­nas re­li­quias mi­ti­fi­ca­das del star sys­tem nor­te­ame­ri­cano.

Mien­tras la ga­lar­do­na­da Meryl Streep pa­re­cía un pa­que­te na­vi­de­ño re­bo­san­do la­mé do­ra­do y a la mag­ní­fi­ca Glenn Clo­se le re­ven­ta­ban las cos­tu­ras de un di­se­ño con ins­pi­ra­ción ti­ro­le­sa, el res­to de bel­da­des pro­di­ga­ron re­ce­ñi­do­res ai­res si­re­na con Jen­ni­fer Ló­pez a pun­to de es­ta­lli­do por la ten­sión de sus so­bre­sa­lien­tes glú­teos. Fue un alar­de de mal gus­to ca­ri­be­ño, na­da que ver con lo que aquí aplau­di­mos por en­ci­ma de la me­dio­cri­dad fíl­mi­ca in­com­pa­ra­ble con The Ar­tist y de­más re­com­pen­sa­dos con la es­ta­tui­lla do­ra­da así lla­ma­da des­de que la inol­vi­da­ble Bet­te Da­vis le en­con­tró pa­re­ci­do con su tío Oscar. Fue un bau­ti­za­dor to­que hu­mo­rís­ti­co que hi­zo his­to­ria lo mis­mo que sus tra­ba­jos.

O co­mo el pre­cio­sis­mo es­pa­ñol de Lorenzo Ca­pri­le re­vis­tien­do en do­ra­dos la ca­si eté­rea fi­gu­ri­ta -ta­lla 36- de Silvia Abas­cal, igual que la im­por­tan­cia cor­po­ral de una An­ne Igar­ti­bu­ru na­da afec­ta­da por la bo­da de Ál­va­ro Fus­ter, con el que sa­lió bas­tan­te tiem­po. Asis­ti­rá el Prín­ci­pe, aca­so so­lo. Fue su pe­núl­ti­ma pa­re­ja antes de la ac­tual y An­ne man­tie­ne buen ro­llo con quien tan­tas ve­ces fue ca­si ce­les­tino del prín­ci­pe Fe­li­pe: “Ál­va­ro y yo man­te­ne­mos es­tu­pen­da amis­tad igual que con su fu­tu­ra, soy muy ami­ga de su ma­dre, que tam­bién es vas­ca. Y eso mar­ca, aun­que no pien­so ir de bo­da por­que no es­toy in­vi­ta­da”, me di­jo a pun­to de pre­sen­tar el ac­to más su­rrea­lis­ta que he­mos vi­vi­do en los úl­ti­mos tiem­pos: una con­vo­ca­to­ria a las cua­tro de la tar­de, de­gus­tan­do aun el úl­ti­mo pla­to, don­de exi­gían tra­je de cóc­tel a ellas y os­cu­ro a los se­ño­res, qué de­ja­rán pa­ra el ano­che­cer. Lo nun­ca vis­to, el más di­fí­cil de las re­la­cio­nes pú­bli­cas con in­ven­ta­da con­cu­rren­cia que in­cluía a Vi­cen­te del Bos­que, con­cen­tra­do en Málaga, o una Ana Bo­yer ve­lan­do en la ca­ma pa­ter­na tras el de­rra­me ce­re­bral del ex­mi­nis­tro eco­nó­mi­co ac­tual ter­cer ma­ri­do, muy du­ra­de­ro aun­que na­die apos­tó, de la eter­na­men­te reha­bi­li­ta­da Isa­bel Preys­ler mien­tras no com­pa­re­ció Lau­ra Bo­yer, la pro­ble­má­ti­ca hi­ja del pri­mer ma­tri­mo­nio fa­lli­do con Ele­na Arnedo, con la que man­tu­vo apa­rien­cias cam­pan­do y go­zan­do ca­da uno por su la­do. O es lo que re­su­ci­tan evo­ca­do­res sin nos­tal­gia mien­tras Preys­ler mon­ta guar­dia en la clí­ni­ca Ru­ber ve­lan­do al en­ca­ma­do.

Las más ele­gan­tes.

Re­to­me­mos el gla­mour de guar­da­rro­pía don­de la más fue la apor­ce­la­na­da Blan­ca Suá­rez, en­vi­dia­da no­via, al me­nos apa­ren­te, de Mi­guel Án­gel Silvestre, el Du­que. Su ro­sa­da ga­sa de cin­tu­ra re­mar­ca­da en len­te­jue­las co­mo es­ca­mas, buen so­por­te al en­du­re­ce­dor mo­ño al­to, so­bre­sa­lió des­ban­can­do el blan­co ai­re he­lé­ni­co de la tú­ni­ca ves­ti­da por Ele­na Ana­ya, el juan­jo oli­va de ve­la­do es­co­te has­ta la cin­tu­ra de In­ma Cues­ta o el clá­si­co azul no­che don­de Ma­ri­sa Pa­re­des re­va­li­dó chic con pe­lo ca­si pla­tino ocul­ta­dor de ca­nas, un tra­ba­jo de su pe­lu­que­ro y ami­go Mi­chel Me­yer, que ya pre­pa­ra ju­bi­la­ción an­te la pe­na y los la­men­tos de su clien­te­la.

Blan­ca fue ele­gi­da pa­ra re­ci­bir el premio Ca­rre­ra y Ca­rre­ra do­ta­do con una sor­ti­ja va­lo­ra­da en 25.000 eu­ros con for­ma de pa­lo­mi­ta de maíz, en­tre­ga rea­li­za­da en una ga­la res­trin­gi­da por la cri­sis eco­nó­mi­ca. Si el año

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.