La his­to­ria vuel­ve a em­pe­zar el 30-M

Ra­joy y Guin­dos di­se­ña­ron el plan pa­ra que Bru­se­las fue­ra más fle­xi­ble con el dé­fi­cit y todos sa­lie­ran ai­ro­sos. El pre­si­den­te pre­pa­ra aho­ra el día des­pués de las elec­cio­nes an­da­lu­zas y de la huel­ga ge­ne­ral.

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - JE­SÚS RI­VA­SÉS Más in­for­ma­ción: Twit­ter.com/je­su­s_­ri­va­ses y en el blog de Je­sús Ri­va­sés en www.tiem­po­dehoy.com

El Go­bierno es­pe­ra un se­gui­mien­to no­ta­ble de la huel­ga del 29-M, pe­ro des­car­ta un gran éxi­to

ana pas­tor, mi­nis­tra de Fo­men­to, es una de las per­so­nas que más tiem­po lle­va en el equi­po de Ma­riano Ra­joy y más y me­jor co­no­ce al pre­si­den­te del Go­bierno. Tam­bién es, sin du­da, su in­tér­pre­te más exac­ta y cuan­do ha­bla so­bre el líder del PP es ca­si co­mo si lo hi­cie­ra el in­qui­lino de La Mon­cloa, con la ven­ta­ja pa­ra él de que es una ter­ce­ra per­so­na la que lo ha­ce. “Ma­riano no im­pro­vi­sa nun­ca”, ha co­men­ta­do en va­rias oca­sio­nes Ana Pas­tor en las úl­ti­mas se­ma­nas. Es pro­ba­ble que ya lo hu­bie­ra di­cho antes, pe­ro qui­zá pa­só más inad­ver­ti­do y, aho­ra, el día a día del Go­bierno del PP con­fir­ma las pa­la­bras de la mi­nis­tra. Ra­joy no im­pro­vi­só cuan­do lan­zó esa es­pe­cie de ór­da­go an­te la Unión Eu­ro­pea al anun­ciar un 5,8% de dé­fi­cit es­pa­ñol pa­ra 2011, muy su­pe­rior al 4,4% ben­de­ci­do y exi­gi­do por Bru­se­las en su día. No, no fue un ór­da­go, sino una in­ter­pre­ta­ción ex­qui­si­ta de lo que Luis de Guin­dos, mi­nis­tro de Economía y ha­ce­dor má­xi­mo en to­do es­te em­bro­lla­do asun­to, de­fi­ne co­mo “la li­tur­gia” co­mu­ni­ta­ria y de los mer­ca­dos, en las que él se mue­ve con ha­bi­li­dad y co­mo­di­dad. La prue­ba del nue­ve lle­gó unos días más tar­de, cuan­do la Co­mi­sión Eu­ro­pea acep­ta­ba que España lle­ga­ra al 5,3% de dé­fi­cit, ca­si un pun­to más del im­pues­to en su mo­men­to y me­dio pun­to me­nos del plan­tea­do por Ra­joy que, cla­ro, cuan­do lo hi­zo ya ha­bía ac­tua­do Guin­dos y era cons­cien­te de que exis­tía red de se­gu­ri­dad. El Go­bierno to­da­vía tie­ne pen­dien­tes los Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les del Es­ta­do y, tras el 8,5% de dé­fi­cit de 2011 he­re­da­do de Za­pa­te­ro, lle­gar al 4,4% no so­lo era im­po­si­ble, sino tam­bién ca­si sui­ci­da. El 5,8% plan­tea­do por Ra­joy y el 5,3% acep­ta­do por Bru­se­las y ad­mi­ti­do por España es do­lo­ro­so y su­po­ne sa­cri­fi­cios, pe­ro pue­de ser po­si­ble. Por aho­ra, y con su pe­cu­liar ha­cer, Ra­joy se ha sa­li­do con la su­ya. Lo cer­ti­fi­ca el siem­pre quis­qui­llo­so Fi­nan­cial Ti­mes, cuan­do ha­bla de “vic­to­ria” de Ra­joy, lo que no le exi­me de am­pliar el ajus­te en otros 5.000 mi­llo­nes de eu­ros. Más o me­nos com­pli­ca­do y, por su­pues­to, im­po­pu­lar, pe­ro po­si­ble.

El ar­tí­fi­ce de esa vic­to­ria de Ra­joy ha si­do, sin du­da, Guin­dos, y esa fo­to­gra­fía que ha re­co­rri­do me­dia Eu­ro­pa, en la que Jean-clau­de Jun­ker, pre­si­den­te del Eu­ro­gru­po, ha­ce ade­mán de aho­gar­le pe­ro to­do que­da en una bro­ma, es la me­jor sín­te­sis. Ra­joy, por­que “nun­ca im­pro­vi­sa”, nom­bró a Guin­dos pa­ra que hi­cie­ra pre­ci­sa­men­te es­te tra­ba­jo, más allá de los po­si­bles, pre­sen­tes y fu­tu­ros, ri­fi­rra­fes en­tre él y el mi­nis­tro de Ha­cien­da, Cris­tó­bal Mon­to­ro. Ha ha­bi­do y ha­brá ro­ces en­tre ellos, por com­pe­ten­cias y por los de­ta­lles -y más que de­ta­lles- de la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca. Sin em­bar­go, Mon­to­ro nun­ca deseó li­diar el to­ro eu­ro­peo, y no so­lo por­que ha­ble me­jor o peor in­glés, y Guin­dos tam­po­co so­ñó nun­ca con ser mi­nis­tro pa­ra con­cen­trar­se en los re­cor­tes del día a día.

Cris­tó­bal Mon­to­ro, que tam­po­co es de los que im­pro­vi­sa, es quien tie­ne que re­ma­tar aho­ra la fae­na con los Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les más com­pli­ca­dos en mu­chos años y, des­de lue­go, los más exi­gen­tes. To­do se­rá, co­mo ca­si siem­pre, el día des­pués. El 30 de mar­zo, que se­rá el día des­pués de las elec­cio­nes an­da­lu­zas y el día des­pués de la pri­me­ra huel­ga ge­ne­ral or­ga­ni­za­da por Cán­di­do Mén­dez (UGT) e Ig­na­cio Fer­nán­dez To­xo (CCOO) con­tra Ma­riano Ra­joy. Es la pri­me­ra, por­que los pro­pios sin­di­ca­lis­tas anun­cian una es­pe­cie de ba­ta­lla per­ma­nen­te si el Go­bierno no cam­bia la re­for­ma la­bo­ral y na­da in­di­ca que lo va­ya a ha­cer, aun­que en el trá­mi­te par­la­men­ta­rio ha­brá al­gu­nas mo­di­fi­ca­cio­nes. Es tam­bién una es­pe­cie de huel­ga pre­ven­ti­va de unos sin­di­ca­tos y sin­di­ca­lis­tas que se jue­gan su fu­tu­ro. Ya es inevi­ta­ble. Ha­brá un antes y un des­pués del sin­di­ca­lis­mo es­pa­ñol tras el 29-M, co­mo lo hu­bo tras el mí­ti­co 14-D de 1988, cuan­do, en­ton­ces sí, UGT y CCOO con­si­guie­ron pa­ra­li­zar el país que go­ber­na­ba Fe­li­pe Gon­zá­lez. Pro­tes­ta­ban con­tra un lla­ma­do plan de empleo juvenil, que aho­ra fir­ma­rían a cie­gas y fe­li­ces, y con el que, si no lo hu­bie­ran abor­ta­do en su mo­men­to, qui­zá la reali­dad la­bo­ral es­pa­ño­la se­ría di­fe­ren­te. La re­for­ma la­bo­ral del PP tam­bién hu­bie­ra si­do más li­via­na si en los úl­ti­mos años sin­di­ca­tos y em­pre­sa­rios -que de­di­ca­ron me­ses y me­ses a ne­go­cia­cio­nes es­té­ri­les- hu­bie­ran al­can­za­do al­gún acuer­do. Ni unos ni otros que­rían ce­der, mien­tras el pa­ro cre­cía y cre­cía. La re­for­ma la­bo­ral des­pier­ta mu­cha con­tes­ta­ción, pe­ro tam­bién la ac­ti­tud sin­di­cal y so­bre to­do su com­pla­cen­cia con los go­bier­nos de Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro. Aho­ra las en­cues­tas in­di­can que la ma­yo­ría de los es­pa­ño­les no son muy par­ti­da­rios de la huel­ga ge­ne­ral, aun­que re­ce­len de

la re­for­ma alum­bra­da por el equi­po de

Fá­ti­ma Bá­ñez.

El Go­bierno es­pe­ra que la huel­ga del 29-M ten­ga un se­gui­mien­to más o me­nos im­por­tan­te, pe­ro tam­bién des­car­ta un éxi­to sin­di­cal es­pec­ta­cu­lar, equi­pa­ra­ble al 14-D de 1988, que es el re­fe­ren­te mí­ti­co. Mien­tras, ha ha­bi­do y hay con­ver­sa­cio­nes y con­tac­tos con los sin­di­ca­tos, en con­jun­to y por se­pa­ra­do.

Mén­dez, que lle­va 18 años al fren­te de UGT, in­ten­ta­rá se­guir la ba­ta­lla has­ta el fi­nal, aun­que pue­de cos­tar­le el car­go en el pró­xi­mo con­gre­so del sin­di­ca­to. El Go­bierno des­car­ta la hi­pó­te­sis de acer­car pos­tu­ras con él. Sin em­bar­go, in­ten­ta cor­te­jar al en­torno de Fer­nán

dez To­xo, por­que el líder de CCOO pa­re­ce­ría más fle­xi­ble. Son sus pro­pios com­pa­ñe­ros de sin­di­ca­to los que le ha­brían ad­ver­ti­do de los pe­li­gros de un fra­ca­so -po­si­ble- el 29-M. Has­ta en­ton­ces, ca­si to­do es po­si­ble. El día des­pués, el 30 de mar­zo, cuan­do Mon

to­ro alum­bre los Pre­su­pues­tos, la his­to­ria em­pe­za­rá otra vez en un tiem­po nue­vo y des­co­no­ci­do. Ha­brá sa­cri­fi­cios y es­pe­ran­zas, pe­ro na­die pue­de ga­ran­ti­zar na­da sal­vo que “Ma­riano Ra­joy no im­pro­vi­sa nun­ca”.

di­rec­tor.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Bro­ma en el Eu­ro­gru­po. La ima­gen de Jean

Clau­de Jun­ker ama­gan­do con aho­gar a Guin­dos es la me­jor sín­te­sis

de la ‘vic­to­ria’ eu­ro­pea de Ra­joy.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.