En qué pien­sa Ga­llar­dón

Con sus de­cla­ra­cio­nes so­bre la “vio­len­cia es­truc­tu­ral” que im­pul­sa a las mu­je­res a abor­tar, el mi­nis­tro de Jus­ti­cia ha vuel­to a de­mos­trar que so­lo él sa­be có­mo pien­sa, más allá de quie­nes le ven co­mo el más pro­gre­sis­ta del Par­ti­do Po­pu­lar o co­mo un con­ser

Tiempo - - ACTUALIDAD - POR CLA­RA PI­NAR

Alberto Ruiz-ga­llar­dón lle­va ca­si tres dé­ca­das en po­lí­ti­ca y su for­ma de pen­sar aún es un mis­te­rio. Ni en­tre co­la­bo­ra­do­res y com­pa­ñe­ros den­tro del Par­ti­do Po­pu­lar, ni en­tre ad­ver­sa­rios po­lí­ti­cos, con­sul­ta­dos por es­te se­ma­na­rio, es po­si­ble en­con­trar una de­fi­ni­ción ho­mo­gé­nea de uno de los po­lí­ti­cos más des­ta­ca­dos en las úl­ti­mas dé­ca­das, en las que ha bas­cu­la­do siem­pre en­tre la fa­ma de es­tar más a la iz­quier­da que su pro­pio par­ti­do o ser un con­ser­va­dor ta­pa­do ca­paz de es­con­der sus ver­da­de­ras ideas pa­ra cap­tar vo­tos por to­do el es­pec­tro ideo­ló­gi­co. Su pro­pia de­fi­ni­ción -“ni de iz­quier­da ni de de­re­cha”, di­cen en su en­torno- tam­po­co ayu­da a in­ter­pre­tar las creen­cias po­lí­ti­cas de quien en las úl­ti­mas dé­ca­das es­tu­vo en las qui­nie­las pa­ra su­ce­der a Jo­sé María Az­nar y tam­bién a Ma­riano Ra­joy, y quien, in­sis­tien­do en que su men­tor po­lí­ti­co era Manuel Fra­ga, se ha ga­na­do a par­tes igua­les la ad­mi­ra­ción de los di­ri­gen­tes más mo­der­nos del PP y el re­cha­zo del ala más con­ser­va­do­ra. Tam­bién ha con­ta­do con el fa­vor del pú­bli­co en ge­ne­ral: Ruiz-ga­llar­dón se ha si­tua­do siem­pre en­tre los po­lí­ti­cos más ca­pa­ces y, en los úl­ti­mos me­ses, en­ca­be­za la cla­si­fi­ca­ción de los mi­nis­tros me­jor va­lo­ra­dos del Go­bierno.

En el PP hay quien le ve co­mo un pro­gre­sis­ta y quien con­si­de­ra que es­tá ali­nea­do con la lí­nea tra­di­cio­nal del par­ti­do; la opo­si­ción tam­bién es­tá di­vi­di­da en­tre quie­nes le re­co­no­cen unas re­fe­ren­cias de la iz­quier­da y quie­nes creen que es so­lo fa­cha­da pa­ra con­se­guir vo­tos.

Co­mo mi­nis­tro de Jus­ti­cia pa­re­ce es­tar re­gre­san­do a la esen­cia del PP o re­ve­lán­do­se có­mo­do en ella, se­gún los ca­sos. Sus re­cien­tes de­cla­ra­cio­nes han sor­pren­di­do a quie­nes creían en el ta­lan­te más pro­gre­sis­ta del exal­cal­de ma­dri­le­ño. “A es­te Ga­llar­dón yo no lo re­co­noz­co”, di­ce al­guien que du­ran­te años tra­ba­jó con él y que no da cré­di­to a sus pa­la­bras so­bre el abor­to, uno de los te­mas en los que el titular de Jus­ti­cia ha mos­tra­do su ca­ra más du­ra en las úl­ti­mas se­ma­nas. El de­to­nan­te fue la ex­pli­ca­ción que dio en el Con­gre­so de los Dipu­tados acer­ca de por qué el PP va a vol­ver a re­for­mar la nor­ma pa­ra eli­mi­nar la ley de pla­zos que es­ta­ble­ció el PSOE y re­gre­sar a la de 1985, en la que el abor­to de­ja de ser un de­re­cho de la mu­jer pa­ra con­ver­tir­se en al­go per­mi­ti­do so­lo en tres su­pues­tos. “En mu­chas oca­sio­nes –di­jo Ga­llar­dón– las mu­je­res su­fren una vio­len­cia de gé­ne­ro es­truc­tu­ral por el me­ro he­cho del em­ba­ra­zo”. “Nin­gu­na mu­jer de­be­ría ver­se obli­ga­da a re­nun­ciar a la ma­ter­ni­dad por un con­flic­to fa­mi­liar, la­bo­ral o so­cial”, co­mo, se­gún ma­ti­zó pos­te­rior­men­te, el mie­do a per­der el empleo.

El abor­to no es el úni­co te­ma en el que en las úl­ti­mas se­ma­nas Ga­llar­dón ha sa­ca­do su la­do más du­ro. El pa­sa­do 11 de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.