Ra­joy, an­te su pri­me­ra huel­ga ge­ne­ral

Lo que te­mía el pre­si­den­te del Go­bierno se ha con­cre­ta­do en una fe­cha cla­ve pa­ra el Eje­cu­ti­vo y la opo­si­ción: en ple­na cam­pa­ña elec­to­ral de las au­to­nó­mi­cas an­da­lu­zas.

Tiempo - - LA CRÓNICA -

den­tro de unos días, el pró­xi­mo jue­ves 29 de es­te mes de mar­zo, el Go­bierno de Ma­riano Ra­joy, cuan­do to­da­vía no ha cum­pli­do sus pri­me­ros cien días de ges­tión, ten­drá que en­fren­tar­se con su pri­me­ra huel­ga ge­ne­ral, con­vo­ca­da por las dos prin­ci­pa­les cen­tra­les sin­di­ca­les del país, la Unión Ge­ne­ral de Tra­ba­ja­do­res (UGT) y Co­mi­sio­nes Obre­ras (CCOO), en con­tra del re­cién apro­ba­do de­cre­to-ley so­bre la re­for­ma la­bo­ral que se­rá tramitado en el Par­la­men­to co­mo pro­yec­to de ley por vía de ur­gen­cia.

Lo que se te­mía el pre­si­den­te del Go­bierno cuan­do, an­te un mi­cró­fono abier­to en Bru­se­las, hi­zo pú­bli­co su con­ven­ci­mien­to de que le ha­rían una huel­ga ge­ne­ral por la du­re­za de la re­for­ma la­bo­ral que es­ta­ba pre­pa­ran­do, “una re­for­ma agre­si­va” en con­fi­den­cias del mi­nis­tro de Economía y Com­pe­ti­ti­vi­dad, Luis de Guin­dos, a Olli Rehn, vicepresidente de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, se ha con­cre­ta­do en una fe­cha cla­ve pa­ra el Go­bierno y la opo­si­ción: en ple­na cam­pa­ña de las de­ci­si­vas elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas en An­da­lu­cía y en vís­pe­ras de la pre­sen­ta­ción de los Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les del Es­ta­do pa­ra es­te año, unos pre­su­pues­tos de ma­yor aus­te­ri­dad que ne­ce­si­ta­rán de nue­vos ajus­tes.

Es­ta es la pri­me­ra huel­ga ge­ne­ral que las cen­tra­les sin­di­ca­les con­vo­can des­de que, des­pués de seis años de go­bierno del so­cia­lis­ta Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro, de­ci­die­sen pa­ra­li­zar el país, con re­la­ti­vo éxi­to, en pro­tes­ta por los re­cor­tes que se apro­ba­ron en el mes de ma­yo de 2010 y que ter­mi­na­ron con una re­for­ma la­bo­ral que aba­ra­tó el des­pi­do y lo fi­jó en 20 días por año, pe­ro que no res­pon­día a las pe­ti­cio­nes del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE), ni al plan­tea­mien­to de la Co­mi­sión Eu­ro­pea. Por otra par­te, la re­for­ma la­bo­ral so­cia­lis­ta no creó, y es lo más gra­ve, un so­lo pues­to de tra­ba­jo, por­que se con­ti­nuó des­tru­yen­do empleo has­ta su­pe­rar los cin­co mi­llo­nes de pa­ra­dos, la ma­yor ta­sa de des­em­pleo de to­da la Unión Eu­ro­pea. aho­ra, el go­bierno del par­ti­do po­pu­lar le ha da­do una vuel­ta de tuer­ca más a esa re­for­ma la­bo­ral y ha ela­bo­ra­do un de­cre­to-ley en el que, en­tre otras co­sas, ga­ran­ti­za una ma­yor fle­xi­bi­li­dad a la ho­ra de fi­jar sa­la­rios y jor­na­das pa­ra que “el des­pi­do sea la úl­ti­ma op­ción” a la que acu­dan los em­pre­sa­rios a la ho­ra de afron­tar di­fi­cul­ta­des, aun­que el mis­mo Go­bierno re­co­no­ce que es­te año, a pe­sar de la ley, se se­gui­rá des­tru­yen­do empleo, con lo que es po­si­ble que lle­gue­mos a al­can­zar al fi­nal de 2012 la ci­fra de seis mi­llo­nes de pa­ra­dos.

Con la nue­va re­for­ma la­bo­ral se crea un nue­vo con­tra­to pa­ra em­pre­sas de has­ta 50 tra­ba­ja­do­res que em­pleen a jó­ve­nes me­no­res de 30 años y se in­tro­du­cen nue­vas bo­ni­fi­ca­cio­nes a la con­tra­ta­ción de co­lec­ti­vos con más di­fi­cul­ta­des, co­mo los pa­ra­dos de lar­ga du­ra­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.