Roig ha sa­bi­do in­ven­tar­se un mo­de­lo sin­gu­lar de co­mer­cio que le es­tá dan­do muy bue­nos re­sul­ta­dos

Tiempo - - OPINIÓN -

la dis­tan­cia, in­tu­yen las opor­tu­ni­da­des con ma­yor cla­ri­dad. Roig no ha ne­ce­si­ta­do esa pers­pec­ti­va de la le­ja­nía, sino que ha sa­bi­do in­ven­tar­se un mo­de­lo sin­gu­lar de co­mer­cio que le es­tá dan­do muy bue­nos re­sul­ta­dos. Quie­nes le co­no­cen ad­mi­ran su sa­ga­ci­dad y su ra­pi­dez en la to­ma de las de­ci­sio­nes más di­fí­ci­les. Sin aban­do­nar el sen­ti­do común, sa­be arries­gar­se en las in­no­va­cio­nes, y siem­pre tie­ne muy pre­sen­te que se pue­de ha­cer mu­cho más: au­men­tar la clien­te­la, in­cre­men­tar las ven­tas, crear más empleo, re­du­cir cos­tes y abrir nue­vos cen­tros. Hu­ye del tó­pi­co de que ya es­tá to­do in­ven­ta­do y ca­da ins­tan­te es, pa­ra él, una opor­tu­ni­dad y un te­so­ro. Y aun­que se pa­ra­pe­ta en la dis­cre­ción, úl­ti­ma­men­te no se re­ser­va sus opi­nio­nes so­bre los sa­cri­fi­cios a que es­tán con­de­na­dos los es­pa­ño­les pa­ra sa­lir del po­zo, por mu­cho que los fal­sos días de vino y rosas ya no vol­ve­rán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.