LA RE­FOR­MA LA­BO­RAL Y LOS CHI­NOS

Tiempo - - ESPAÑA -

do­na tie­ne otro detalle que lo con­vier­te en ra­ra avis. Ha apli­ca­do un plan de igual­dad ne­go­cia­do con los sin­di­ca­tos pa­ra que en los cu­rrícu­los que ma­ne­ja de los can­di­da­tos es­tos no mues­tren, por ejem­plo, si tie­nen hi­jos o no. Así eli­mi­nan la po­si­bi­li­dad de que al­guien se vie­ra ten­ta­do de eli­mi­nar a los can­di­da­tos con car­gas fa­mi­lia­res.

Otra pe­cu­lia­ri­dad de las con­di­cio­nes la­bo­ra­les en Mer­ca­do­na es que todos los tra­ba­ja­do­res co­bran una pa­ga li­ga­da a be­ne­fi­cios que es el do­ble de una men­sua­li­dad. Es­tá fue­ra de con­ve­nio, por lo que la em­pre­sa po­dría de­jar de pa­gar­la si qui­sie­ra uni­la­te­ral­men­te, y no lo ha­ce. No se co­bra au­to­má­ti­ca­men­te, sino so­lo si la em­pre­sa ob­tie­ne los be­ne­fi­cios que se mar­ca co­mo ob­je­ti­vo. Los 70.000 tra­ba­ja­do­res de­ben apro­bar una en­tre­vis­ta con sus su­pe­rio­res. El año pa­sa­do apro­bó el 97%.

Las ala­ban­zas de Roig a la cul­tu­ra del es­fuer­zo que se en­con­tra­ba de­trás de los ba­za­res chi­nos cau­só gran re­vue­lo. Pe­ro los re­pre­sen­tan­tes sin­di­ca­les no creen que pien­se tras­la­dar sus con­di­cio­nes la­bo­ra­les a Mer­ca­do­na.

El pre­si­den­te de Mer­ca­do­na sue­le ma­ni­fes­tar su pun­to de vis­ta prác­ti­ca­men­te una so­la vez al año, en la pre­sen­ta­ción de re­sul­ta­dos de Mer­ca­do­na. Es­te año, mien­tras ofre­cía unos be­ne­fi­cios muy lla­ma­ti­vos en épo­ca de cri­sis, ha­bló de asun­tos can­den­tes co­mo la re­for­ma la­bo­ral. “Es­toy to­tal­men­te a fa­vor de la re­for­ma la­bo­ral y yo hu­bie­ra ido más le­jos”, di­jo. Tam­bién aña­dió: “Yo hu­bie­ra per­se­gui­do mu­cho más el ab­sen­tis­mo, hu­bie­ra apro­ba­do que las mu­tuas den las al­tas y las ba­jas”.

Otra de las fra­ses que sal­ta­ron a los ti­tu­la­res fue en la que afir­mó: “Te­ne­mos que des­in­cen­ti­var el pa­ro.

Trans­pa­ren­cia.

Los sin­di­ca­lis­tas ala­ban la trans­pa­ren­cia de la em­pre­sa. “Nos ve­mos ca­da tres me­ses y ve­mos todos los da­tos reales. Es un tra­to dis­tin­to”, di­ce Ja­vier Gon­zá­lez, se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Fe­de­ra­ción de Co­mer­cio de Co­mi­sio­nes Obre­ras. En su opi­nión, las de­cla­ra­cio­nes de Roig en la pre­sen­ta­ción de re­sul­ta­dos no fue­ron más que “una sa­li­da de pa­ta de ban­co, que no se co­rres­pon­de con lo que es­tá ha­cien­do” den­tro de la em­pre­sa.

Pe­ro la pre­sión so­bre la pro­duc­ti­vi­dad y su em­pe­ño en que se cum­pla la po­lí­ti­ca de PSB, o sea, Pre­cios Siem­pre Ba­jos, le­van­ta am­po­llas en otros pun­tos de la ca­de­na, co­mo las or­ga­ni­za­cio­nes agra­rias. Así, el pre­si­den­te de Asa­ja Se­vi­lla, Ri­car­do Se­rra, ha di­cho que “no se pue­de es­ca­lar pues­tos en la lis­ta For­bes Hay mu­chí­si­mo tra­ba­jo po­si­ble. En España na­die re­co­ge la na­ran­ja y na­die re­co­ge la fre­sa. Todos son ex­tran­je­ros”. Tam­bién ex­pre­só su opi­nión so­bre otro asun­to de ac­tua­li­dad es­te año cuan­do di­jo que “hu­bie­ra pa­sa­do a los lu­nes todos los fes­ti­vos de España”.

Cuan­do ex­pli­ca­ba sus pun­tos de vis­ta so­bre la me­jo­ra de la pro­duc­ti­vi­dad, Roig pu­so un ejem­plo: cuan­do se die­ron cuenta de que los ba­za­res chi­nos ven­dían los cu­bos y ba­rre­ños a mi­tad de pre­cio que en su ca­de­na y, por lo tan­to, los clien­tes no los com­pra­ban en Mer­ca­do­na. Roig di­jo en­ton­ces que

Los que tra­ba­jan con él co­rro­bo­ran có­mo con­si­gue una pro­duc­ti­vi­dad “es­pec­ta­cu­lar”, por ejem­plo, en los cen­tros lo­gís­ti­cos, “con co­sas tan sim­ples co­mo de­ci­dir usar bo­te­llas cua­dra­das con las que ocu­pa la ca­pa­ci­dad ín­te­gra de los ca­mio­nes”. Siem­pre ha ocu­rri­do así. Mer­ca­do­na lle­va a ga­la, por ejem­plo, ha­ber si­do la pri­me­ra em­pre­sa de su­per­mer­ca­dos en in­tro­du­cir el có­di­go de ba­rras en sus ca­jas. Una tec­no­lo­gía que su­pu­so una re­vo­lu­ción en la ges­tión de es­tos es­ta­ble­ci­mien­tos. Su mo­de­lo em­pre­sa­rial se ha con­ver­ti­do en un ca­so de es­tu­dio clá­si­co en las es­cue­las de ne­go­cio. “ca­da vez hay más ba­za­res chi­nos por­que prac­ti­can la cul­tu­ra del es­fuer­zo, al­go que no­so­tros no ha­ce­mos. En España ya hay 7.000 ba­za­res chi­nos que nos cau­san una gran ad­mi­ra­ción y es­ta­mos apren­dien­do de ellos” y ter­mi­nó fa­bri­can­do cu­bos más ba­ra­tos re­ci­clan­do en­va­ses. Roig tam­bién se mos­tró con­tra­rio a unos re­cor­tes ex­ce­si­vos en el gas­to pú­bli­co y a fa­vor de “fre­nar el de­rro­che” que se da­ba antes de la cri­sis. “En España –di­jo– te­ne­mos des­pil­fa­rro de todos los ti­pos y co­lo­res” y aña­dió: “En España nos he­mos pa­sa­do 20 pue­blos y en la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na, 25”. a cos­ta de la gen­te que se de­ja la piel”. Es­tas or­ga­ni­za­cio­nes se que­jan de lo in­jus­tos que son los már­ge­nes de los que dis­fru­tan las ca­de­nas de dis­tri­bu­ción que co­pan el mer­ca­do, en­tre ellas Mer­ca­do­na. En la em­pre­sa sub­ra­yan que, por el con­tra­rio, nin­guno de sus pro­vee­do­res pier­de di­ne­ro y, ade­más, “no pa­ran de crear empleo, cuan­do se­gún un es­tu­dio de UGT, las mul­ti­na­cio­na­les del sec­tor han des­trui­do 10.000 pues­tos de tra­ba­jo”. Mer­ca­do­na es­gri­me un es­tu­dio rea­li­za­do por la Aso­cia­ción Va­len­cia­na de Con­su­mi­do­res y Usua­rios so­bre la re­la­ción con los pro­vee­do­res que no en­con­tró pre­sión so­bre los pre­cios y en el que es­tos va­lo­ra­ban muy po­si­ti­va­men­te la re­la­ción con la ca­de­na.

Salto al ex­te­rior.

Juan Roig, ase­gu­ran, sue­le de­cir que “un ne­go­cio que tra­te mal a los tra­ba­ja­do­res, a los pro­vee­do­res o a la so­cie­dad, no per­du­ra­rá mu­cho en el tiem­po”.

Mien­tras, la em­pre­sa si­gue cre­cien­do. Es­te año se­rá en el que Mer­ca­do­na dé el salto al ex­te­rior, aun­que to­da­vía no se ha de­ci­di­do a qué país. Así, con el salto al ex­te­rior, el due­ño de es­ta gran ca­de­na se en­cuen­tra muy le­jos ya de la pe­que­ña em­pre­sa cár­ni­ca que he­re­dó de su pa­dre des­pués de que la con­vir­tie­ra en su­per­mer­ca­dos. Roig no ol­vi­da sus orí­ge­nes y re­cuer­da: “Yo me sien­to hi­jo de por­que­ro”. ¿A qué pues­to lle­ga­rá su for­tu­na el año que vie­ne?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.