Pa­ga­rés pa­ra los bue­nos clien­tes

Más que por una ne­ce­si­dad pe­ren­to­ria de li­qui­dez, los ban­cos emi­ten pa­ga­rés pa­ra po­der pa­gar más a los clien­tes que más les in­tere­san.

Tiempo - - ECONOMÍA - JO­SÉ MARÍA VALS

Dos ban­cos pro­ce­den­tes de fu­sio­nes de ca­jas son los úl­ti­mos que han ofre­ci­do no­ve­da­des en la cap­ta­ción de de­pó­si­tos por la vía de emi­tir pa­ga­rés. Ban­kia aca­ba de ter­mi­nar con éxi­to una emi­sión ini­cia­da ha­ce me­ses y Ca­ta­lun­ya­cai­xa ini­cia es­tos días la su­ya. Y, en­tre me­dias, Ban­kin­ter bus­ca in­ver­so­res con di­ne­ro fresco a los que ofre­ce cé­du­las a cin­co años. Es­tas emi­sio­nes y otras mu­chas que han si­do pues­tas en el mer­ca­do des­de el mes de sep­tiem­bre del pa­sa­do año des­pier­tan la du­da de pa­ra qué y por qué ofre­cen las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras in­tere­ses ele­va­dos a tra­vés de es­tos ins­tru­men­tos de aho­rro, cuan­do el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE) ha abier­to dos ve­ces la ven­ta­ni­lla des­de en­ton­ces pa­ra pres­tar di­ne­ro sin lí­mi­te a todos los ban­cos, a tres años y al 1% de in­te­rés.

“Los prés­ta­mos del BCE es­tán muy bien pa­ra evi­tar ten­sio­nes en la li­qui­dez de las en­ti­da­des y po­der aten­der los ven­ci­mien­tos de deu­da pri­va­da sin ma­yo­res com­pli­ca­cio­nes, pe­ro uno de los ra­tios de sol­ven­cia que mi­ran los mer­ca­dos es el por­cen­ta­je de cré­di­tos que da­mos fi­nan­cia­dos con di­ne­ro que cap­ta­mos de los clien­tes”. La afir­ma­ción, de un di­rec­ti­vo ban­ca­rio, acla­ra par­cial­men­te al­gu­nas de es­tas du­das, pe­ro hay más ra­zo­nes de fon­do.

La ex­mi­nis­tra de Economía Ele­na Sal­ga­do de­jó vi­gen­te una ley que obli­ga a las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras a con­tri­buir con una can­ti­dad ex­tra al Fon­do de Ga­ran­tía de De­pó­si­tos ( FGD) cuan­do pa­gan ti­pos de in­te­rés ma­yo­res de los es­ta­ble­ci­dos por sus de­pó­si­tos o im­po­si­cio­nes a pla­zo. El ac­tual Go­bierno no ha rec­ti­fi­ca­do ni de­ro­ga­do la ley, con lo que la ban­ca bus­ca nue­vas fór­mu­las pa­ra cap­tar di­ne­ro sin tener que pa­sar por ca­ja.

Ese mis­mo di­rec­ti­vo ban­ca­rio aña­de que “las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras, en un mer­ca­do tan com­pe­ti­ti­vo co­mo el es­pa­ñol, ne­ce­si­tan dis­po­ner de una car­te­ra de pro­duc­tos que den a sus clien­tes una re­mu­ne­ra­ción ra­zo­na­ble pa­ra los aho­rros y así po­der re­te­ner­los”. Una ra­zón más.

Cues­tión de pla­zos.

En al­gu­nos ca­sos, las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras emi­ten es­te ti­po de ac­ti­vos pa­ra sal­var los pla­zos de los prés­ta­mos del BCE. Es de­cir, co­mo el di­ne­ro pro­ce­den­te de Eu­ro­pa tie­ne fe­cha de ca­du­ci­dad de tres años y no hay ga­ran­tías de que el Ban­co Cen­tral vuel­va a re­no­var en­ton­ces las lí­neas de cré­di­to, los ban­cos cap­tan di­ne­ro a pla­zos más am­plios, por ejem­plo a cin­co años, que les sir­va de res­pal­do a prés­ta­mos a la clien­te­la por pla­zos su­pe­rio­res a los fa­mo­sos tres años da­dos por el BCE.

Pe­ro hay otras oca­sio­nes en las que las en­ti­da­des emi­ten pa­ga­rés a pla­zos muy in­fe­rio­res. Por ejem­plo, la que es­tos días se po­ne en mar­cha, la de Ca­ta­lun­ya­cai­xa, es pa­ra seis, do­ce y die­ci­ocho me­ses. El ti­po de in­te­rés va­ría se­gún se in­vier­ta a un pla­zo u otro y tam­bién por la can­ti­dad. Así, pa­ra una com­pra de pa­ga­rés de en­tre 5.000 y 20.000 eu­ros a seis me­ses, el ti­po de in­te­rés ofre­ci­do es del 3,20%. Pe­ro si se in­vier­ten más de 20.000 eu­ros a 18 me­ses, el ti­po apli­ca­ble se­rá del 4,15%, ca­si un pun­to más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.