El lí­mi­te le­gal y los tru­cos pa­ra sal­tár­se­lo

Tiempo - - ECONOMÍA -

La que aca­ba de ter­mi­nar, la de Ban­kia, fue re­gis­tra­da en la Co­mi­sión Na­cio­nal del Mer­ca­do de Va­lo­res (CNMV) allá por ju­lio de 2011. Los pla­zos eran de en­tre uno y do­ce me­ses. La in­ver­sión mí­ni­ma exi­gi­da fue de 6.000 eu­ros y el ti­po de in­te­rés os­ci­la­ba en­tre el 3% y el 4%, de­pen­dien­do del pla­zo y de si la can­ti­dad com­pra­da su­pera o no los 100.000 eu­ros. Ban­kia se­ña­la­ba es­ta pa­sa­da se­ma­na en un co­mu­ni­ca­do que ha­bía cum­pli­do to­das sus ex­pec­ta­ti­vas con la emi­sión. Y es que, efec­ti­va­men­te, en el fo­lle­to re­gis­tra­do an­te la au­to­ri­dad bur­sá­til se pro­po­nía co­mo ob­je­ti­vo la cap­ta­ción de en­tre 1.000 y 5.000 mi­llo­nes.

En es­tos dos ca­sos to­do pa­re­ce in­di­car que, in­de­pen­dien­te­men­te de las ne­ce­si­da­des de li­qui­dez, que Ban­kia ha cu­bier­to con cre­ces en las subas­tas del BCE, am­bas en­ti­da­des han pre­ten­di­do po­ner en el mer­ca­do ins­tru­men­tos de aho­rro que no les pe­na­li­cen por ofre­cer una al­ta re­mu­ne­ra­ción. Con ellos han pues­to en su car­te­ra la po­si­bi­li­dad de que la red co­mer­cial ofrez­ca a los clien­tes unos in­tere­ses atrac­ti­vos por sus aho­rros. Y en mu­chos ca­sos, da­das las can­ti­da­des exi­gi­das pa­ra in­cre­men­tar el pre­cio (20.000 y 100.000 eu­ros) se tra­ta de cui­dar a los bue­nos clien­tes.

Al­go pa­re­ci­do le ocu­rre a Ibercaja, que tam­bién se su­mó re­cien­te­men­te a es­ta téc­ni­ca. La emi­sión de pa­ga­rés de la ca­ja ara­go­ne­sa ofre­ce una ren­ta­bi­li­dad de has­ta el 4,5% en un pla­zo de en­tre seis, do­ce y vein­ti­cua­tro me­ses, y la can­ti­dad mí­ni­ma a in­ver­tir es de 50.000 eu­ros. El ti­po de in­te­rés ofer­ta­do coin­ci­de, más o me­nos, con el má­xi­mo que pue­de ob­te­ner un clien­te de la en­ti­dad que con­tra­te un de­pó­si­to a pla­zo fi­jo y cum­pla una se­rie de con­di­cio­nes de fi­de­li­za­ción. Pe­ro cuan­do se ha­ce la com­pa­ra­ción, se ve que di­cha ren­ta­bi­li­dad so­lo pue­de ser con­se­gui­da pa­ra pla­zos cor­tos a tra­vés de la ad­qui­si­ción de los pa­ga­rés, que ade­más de­ben ser com­pra­dos con di­ne­ro nue­vo. Es de­cir, no va­le ad­qui­rir­los con di­ne­ro pre­via­men­te de­po­si­ta­do en la ca­ja.

Mien­tras tan­to, el mer­ca­do se ha ido ani­man­do es­tos me­ses con emi­sio­nes de pa­ga­rés pro­ta­go­ni­za­das, ade­más de por Ca­ta­lun­ya­cai­xa, Ban­kia e Ibercaja, por en­ti­da­des co­mo Ban­co Po­pu­lar, Ca­ja España-due­ro, San­tan­der, BBVA, Ban­ca Cí­vi­ca y Ban­co Ga­lle­go. Con una fór­mu­la si­mi­lar, la de las cé­du­las, ha irrum­pi­do tam­bién Ban­kin­ter, que en tan so­lo dos me­ses ha he­cho dos emi­sio­nes. La pri­me­ra fue en enero, con la que cap­tó de sus clien­tes 500 mi­llo­nes de eu­ros a dos años con una ren­ta­bi­li­dad de más del 4,5% ( téc­ni­ca­men­te fue­ron 310 pun­tos bá­si­cos so­bre el mids­wap). La se­gun­da, aho­ra en mar­cha, tam­bién pre­ten­de ha­cer­se con un mí­ni­mo de 500 mi­llo­nes a cin­co años, aun­que la en­ti­dad ha di­cho es­ta se­ma­na que ya te­nía pe­ti­cio­nes por más de 1.200 mi­llo­nes.

En es­ta oca­sión Ban­kin­ter ofre­ce, sin em­bar­go, una ren­ta­bi­li­dad al­go me­nor. Con­cre­ta­men­te 275 pun­tos bá­si­cos so­bre el mids­wap, que equi­va­len a una ren­ta­bi­li­dad del 4,25%. El ban­co pre­si­di­do por Pe­dro Gue­rre­ro ha de­ci­di­do ofre­cer me­nos in­te­rés aho­ra, se­gu­ra­men­te por­que las ne­ce­si­da­des de li­qui­dez son me­no­res y por­que el pla­zo equi­va­len­te en deu­da pú­bli­ca (bo­nos del Es­ta­do a cin­co años) tam­bién ha ba­ja­do el pre­cio en las úl­ti­mas subas­tas, de­bi­do a la re­la­ja­ción de las pri­mas de ries­go en los paí­ses pe­ri­fé­ri­cos de la Eu­ro­zo­na.

¿Una in­ver­sión se­gu­ra?

Pe­ro vis­to que los ban­cos han abier­to du­ran­te los úl­ti­mos me­ses una au­tén­ti­ca ba­ta­lla pa­ra lle­gar a sus clien­tes con es­te ti­po de ins­tru­men­tos de aho- La nor­ma­ti­va ac­tual, apro­ba­da por el an­te­rior Go­bierno y man­te­ni­da por es­te, es­ta­ble­ce un re­car­go pa­ra los de­pó­si­tos ob­te­ni­dos por las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras con ti­pos su­pe­rio­res a una co­ta va­ria­ble que en es­tos mo­men­tos se si­túa en el en­torno del 3%. La idea era evi­tar que los ban­cos en­tra­ran en una es­pi­ral de ver cuál ofre­ce más por los aho­rros de los in­ver­so­res y pu­sie­ran en pe­li­gro sus cuen­tas de re­sul­ta­dos. Sin em­bar­go, la ban­ca ha des­cu­bier­to vías pa­ra po­der ofre­cer a sus clien­tes pro­duc­tos de al­ta re­mu­ne­ra­ción, co­mo los pa­ga­rés, que al no ser de­pó­si­tos, no es­tán su­je­tos al re­car­go le­gal pre­vis­to por la nor­ma­ti­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.