That­che­ris­mo

Con la huel­ga ge­ne­ral los sin­di­ca­tos pue­den aca­bar pro­vo­can­do lo con­tra­rio de lo que in­ten­tan evi­tar.

Tiempo - - ECONOMÍA -

De­cía el aún po­co no­to­rio mi­nis­tro de Ex­te­rio­res, Jo­sé Manuel García- Mar­ga­llo, que An­ge­la Mer­kel siem­pre lle­ga 15 mi­nu­tos tar­de a los pro­ble­mas. Es­tu­vo fino el mi­nis­tro, aun­que es­ca­sa­men­te opor­tuno si te­ne­mos en cuenta que la ger­ma­na re­ci­bía a Ma­riano Ra­joy dos días des­pués. Pe­ro la can­ci­ller, le­jos de trans­mi­tir enojo an­te el pre­si­den­te es­pa­ñol, ejer­ció de ga­lle­ga, y evi­tó al in­vi­ta­do el mal tra­go de pun­tua­li­zar que su des­fa­se se­rá de 15 mi­nu­tos, pe­ro el de España no ba­ja de los 15 me­ses. La ne­ga­ción de la reali­dad, o las va­ria­das e ima­gi­na­ti­vas re­in­ter­pre­ta­cio­nes de la mis­ma, es uno de los pro­ble­mas de la vie­ja Eu­ro­pa del sur. Afec­ta a to­das las áreas de ac­ti­vi­dad. Tam­bién a las cau­sas del abul­ta­do des­em­pleo que pa­de­ce­mos. Cau­sas es­truc­tu­ra­les que tie­nen mu­cho que ver con una in­ter­pre­ta­ción un tan­to des­equi­li­bra­da de de­re­chos y de­be­res, y con el nu­lo es­fuer­zo pe­da­gó­gi­co que so­bre los pro­ble­mas la­bo­ra­les han he­cho los po­de­res pú­bli­cos.

Ya en los al­bo­res de la Tran­si­ción, go­bier­nos, par­ti­dos, or­ga­ni­za­cio­nes em­pre­sa­ria­les y sin­di­ca­tos se apun­ta­ron, con in­di­si­mu­la­do en­tu­sias­mo, a la po­lí­ti­ca­men­te ren­ta­ble ola del cre­ci­mien­to ba­sa­do en las ayu­das eu­ro­peas, per­fec­cio­nan­do, sal­vo en con­ta­das ex­cep­cio­nes, el ar­te de es­qui­var las pro­pias res­pon­sa­bi­li­da­des. Un ejem­plo: 34 años des­pués de apro­ba­da la Cons­ti­tu­ción se­gui­mos sin una ley que re­gu­le el de­re­cho a la huel­ga. El mer­ca­do del tra­ba­jo y sus con­flic­tos han si­do his­tó­ri­ca­men­te un te­rreno pan­ta­no­so que na­die se ha atre­vi­do a dra­gar. Hoy, España es la cam­peo­na eu­ro­pea del des­em­pleo, y po­dría de­cir­se que la mun­dial en pa­ro juvenil, y los sin­di­ca­tos nos anun­cian una huel­ga ge­ne­ral cu­ya opor­tu­ni­dad y efi­ca­cia es tan lí­ci­to de­fen­der co­mo cues­tio­nar.

En más de una oca­sión he co­men­ta­do la pru­den­cia y buen sen­ti­do de los lí­de­res de UGT y Co­mi­sio­nes Obre­ras. Cán­di­do Mén­dez e Ig­na­cio Fer­nán­dez To­xo, a di­fe­ren­cia de otros di­ri­gen­tes his­tó­ri­cos ex­ce­si­va­men­te bien tra­ta­dos por la his­to­ria, sa­ben lo que se traen en­tre ma­nos. Y es pre­ci­sa­men­te por eso por lo que en es­te cru­ce de ca­mi­nos tie­nen una múl­ti­ple res­pon­sa­bi­li­dad. La res­pon­sa­bi­li­dad de no ha­ber he­cho en su día lo que creían que te­nían que ha­cer; la res­pon­sa­bi­li­dad de ob­ser­var ca­si en si­len­cio có­mo se ge­ne­ra­ban las con­di­cio­nes pa­ra echar a per­der a una o dos ge­ne­ra­cio­nes de es­pa­ño­les; la res­pon­sa­bi­li­dad (ellos y sus pre­de­ce­so­res) de no ha­ber­le da­do la vuel­ta a unas or­ga­ni­za­cio­nes po­co trans­pa­ren­tes, aco­mo­da­das y aco­mo­da­ti­cias, que han per­di­do bue­na par­te del cré­di­to so­cial que un día con­si­guie­ron ama­sar.

El re­tra­so acu­mu­la­do de los sin­di­ca­tos es­pa­ño­les no es de 15 días, ni de 15 me­ses, sino, más bien, de 15 años. Es­te Go­bierno lo sa­be y de­be ha­ber con­clui­do que ha lle­ga­do el mo­men­to, cuan­do más dé­bil es el con­tra­pe­so, de re­ma­tar la fae­na. El Go­bierno y su pre­si­den­te lo sa­ben, y jue­gan so­bre se­gu­ro. Por­que el éxi­to de la huel­ga po­dría con­ver­tir­se en el fra­ca­so de unos sin­di­ca­tos a los que de­ma­sia­da gen­te, que na­da tie­ne que ver con la CEOE, iden­ti­fi­ca hoy con un las­tre pa­ra su­pe­rar la cri­sis.

En mi opi­nión, Mén­dez y Fer­nán­dez To­xo, una vez ex­pli­ci­ta­do el ór­da­go, so­lo tie­nen una sa­li­da: no ha­cer tram­pas, aban­do­nar la es­tra­te­gia de un pa­ro ge­ne­ral ar­ti­fi­cial pro­vo­ca­do por el co­lap­so del trans­por­te, y me­dir de verdad sus fuer­zas. Pa­rar el me­tro, los au­to­bu­ses o cor­tar ca­rre­te­ras pue­de lle­var a equi­vo­ca­das con­clu­sio­nes y a que, pa­ra un am­plio sec­tor de la opi­nión pú­bli­ca, sean pre­ci­sa­men­te los con­vo­can­tes los cul­pa­bles de lo que ven­ga des­pués. Por­que lo que po­dría lle­gar a ocu­rrir es que, te­nien­do pro­ba­ble­men­te más ra­zo­nes que nun­ca pa­ra la pro­tes­ta, los sin­di­ca­tos, con su huel­ga inopor­tu­na, aca­ben fa­vo­re­cien­do la that­che­ri­za­ción de la vi­da la­bo­ral en nues­tro país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.