De­fault

La res­truc­tu­ra­ción de la deu­da grie­ga po­dría tener con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas en cuan­to a la es­ta­bi­li­dad de los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les y de la pro­pia Eu­ro­zo­na.

Tiempo - - TURNO DE PALABRA -

gre­cia es un país in­sol­ven­te. Es­ta in­sol­ven­cia se re­fle­ja en tres fac­to­res: 1, no tie­ne ac­ce­so a los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros; 2, un ni­vel de deu­da pú­bli­ca in­sos­te­ni­ble; y 3, es­tá in­mer­sa en una de­pre­sión eco­nó­mi­ca. No es de ex­tra­ñar que en al­gún mo­men­to se pro­pu­sie­ra una res­truc­tu­ra­ción de la deu­da. Y sin em­bar­go, mu­chos han ad­ver­ti­do so­bre sus po­ten­cia­les con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas en tér­mi­nos de des­es­ta­bi­li­za­ción de los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les y de la pro­pia es­ta­bi­li­dad de la Eu­ro­zo­na.

La res­truc­tu­ra­ción de la deu­da pú­bli­ca grie­ga es la pri­me­ra en la Eu­ro­zo­na y la ma­yor a ni­vel mun­dial. Exis­ten mu­chas du­das so­bre su con­sis­ten­cia y tam­bién so­bre la po­si­bi­li­dad de que sea al­go ex­cep­cio­nal. Los paí­ses desa­rro­lla­dos man­tie­nen en es­tos mo­men­tos un tamaño de deu­da pú­bli­ca su­pe­rior al 100% del PIB. Y es­te por­cen­ta­je no pue­de ha­cer más que au­men­tar. Yo es­pe­ro ni­ve­les del 120% en cin­co años. Aun­que pa­ra de­ter­mi­nar si un ni­vel de deu­da es sos­te­ni­ble de­be­mos va­lo­rar la ca­pa­ci­dad de pa­go del país en cues­tión. Y en es­te pun­to te­ne­mos que pen­sar en la dé­ca­da de ba­jo cre­ci­mien­to, sos­te­ni­dos los mer­ca­dos con di­ne­ro de los ban­cos cen­tra­les y siem­pre ba­jo ame­na­zas de nue­vos pro­ce­sos de ines­ta­bi­li­dad a la que nos en­fren­ta­mos los paí­ses desa­rro­lla­dos.

Jean Clau­de Tri­chet, en­tre otros, ya ha ad­ver­ti­do con­tra la po­si­bi­li­dad de un de­fault de la deu­da grie­ga. En su opi­nión, los po­ten­cia­les efec­tos des­es­ta­bi­li­za­do­res acon­se­ja­ban “so­por­tar” fi­nan­cie­ra­men­te al país mien­tras fue­ra ne­ce­sa­rio. Sin em­bar­go, a fi­na­les del año pa­sa­do se op­tó por acep­tar una res­truc­tu­ra­ción par­cial y vo­lun­ta­ria de la deu­da pú­bli­ca. En con­cre­to, de más de 200 bi­llo­nes de eu­ros de deu­da en ma­nos de los acree­do­res pri­va­dos. El res­to, más de 160 bi­llo­nes, es­tá en ma­nos de los go­bier­nos eu­ro­peos, la Co­mi­sión Eu­ro­pea, el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE) y el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI). El ob­je­ti­vo era apli­car una qui­ta a la deu­da en ma­nos pri­va­das que per­mi­tie­ra re­du­cir­la a ni­ve­les sos­te­ni­bles en el tiem­po. Se op­tó por fi­jar es­te por­cen­ta­je en el 120% del PIB en 2020. Los acree­do­res pri­va­dos de­be­rían acep­tar una qui­ta no­mi­nal del 53% o más del 74% en tér­mi­nos de va­lor pre­sen­te y se les da­ría una nue­va deu­da a me­dio y lar­go pla­zo, ase­gu­ra­da en par­te por el Fon­do de Es­ta­bi­li­dad Fi­nan­cie­ra (EFSF, por sus si­glas en in­glés) de for­ma que se ale­ja­ran en el tiem­po los ven­ci­mien­tos. Por úl­ti­mo, la acep­ta­ción de la qui­ta era una con­di­ción ne­ce­sa­ria pa­ra que el país re­ci­bie­ra nue­vos prés­ta­mos de los so­cios eu­ro­peos y del FMI por más de 130 bi­llo­nes de eu­ros pa­ra fa­ci­li­tar los ajus­tes ne­ce­sa­rios y re­ca­pi­ta­li­zar la ban­ca. La con­di­ción su­fi­cien­te es que to­das las fuer­zas po­lí­ti­cas acep­ta­ran el ajus­te fis­cal y es­truc­tu­ral que de­be­ría lle­var a re­cu­pe­rar el cre­ci­mien­to y re­du­cir el dé­fi­cit pú­bli­co, que su­pera el 9,5 % del PIB. Las au­to­ri­da­des eu­ro­peas han re­cha­za­do que la qui­ta fue­ra obli­ga­to­ria. Te­mían que des­en­ca­de­na­ra un pro­ce­so de ines­ta­bi­li­dad en los mer­ca­dos a tra­vés de los pa­gos de se­gu­ro en el mer­ca­do de cre­dit de­fault swap (CDS). Sin em­bar­go, fi­nal­men­te es­to se ha pro­du­ci­do al obli­gar al can­je (cláu­su­la de ac­ción co­lec­ti­va) el Go­bierno grie­go a todos los acree­do­res pri­va­dos con deu­da emi­ti­da ba­jo ley grie­ga. Y po­dría ocu­rrir lo mis­mo con el res­to de los acree­do­res si el 23 de es­te mes no acep­tan las con­di­cio­nes de can­je. La Aso­cia­ción In­ter­na­cio­nal de Swap y De­ri­va­dos (ISDA) dic­ta­mi­nó el vier­nes pa­sa­do que la ope­ra­ción es de­fault, lo que abre la puer­ta a pa­gos de se­gu­ro acor­da­dos. El Go­bierno grie­go y el mi­nis­tro de Fi­nan­zas ale­mán han con­fia­do en que no su­pon­drá un pro­ble­ma, al ha­ber una po­si­ción ne­ta de ape­nas 3,2 bi­llo­nes de dó­la­res pa­ra una po­si­ción abier­ta que su­pera los 100 bi­llo­nes. Y tie­nen ra­zón en el im­por­te ne­to pa­ra el con­jun­to del sis­te­ma, pe­ro no tan­to so­bre el im­pac­to in­di­vi­dual de los se­gu­ros. En de­fi­ni­ti­va, los pró­xi­mos días ve­re­mos có­mo el mer­ca­do es­pe­cu­la so­bre el cos­te por en­ti­dad de es­tos se­gu­ros.

Ca­ben se­rias du­das, pues, de que la res­truc­tu­ra­ción de la deu­da sea ca­paz de ofre­cer a Gre­cia el tiem­po pre­ci­so pa­ra so­lu­cio­nar sus pro­ble­mas. Re­cu­pe­rar el cre­ci­mien­to no se­rá fá­cil en un con­tex­to co­mo el ac­tual. El dé­fi­cit pri­ma­rio de Gre­cia es su­pe­rior al 5,0%: la res­truc­tu­ra­ción de la deu­da no so­lu­cio­na el pro­ble­ma del dé­fi­cit. Se en­tien­de así al mi­nis­tro de Fi­nan­zas ale­mán cuan­do ad­vier­te que la cri­sis de Gre­cia no ha fi­na­li­za­do. Las elec­cio­nes de abril da­rán pa­so a un nue­vo Go­bierno que de­be se­guir cum­plien­do los ajus­tes pe­di­dos, si quie­re se­guir re­ci­bien­do di­ne­ro des­de Eu­ro­pa y el FMI. No ten­drá ven­ci­mien­tos de deu­da, pe­ro se­gui­rá ne­ce­si­tan­do el di­ne­ro pa­ra fun­cio­nar. Y con el ob­je­ti­vo, en ca­so de que to­do va­ya bien, de en­con­trar­se en ocho años con un ni­vel de deu­da de pú­bli­ca más del do­ble del con­si­de­ra­do en tér­mi­nos teó­ri­cos co­mo sos­te­ni­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.