Tan­to los au­to­res con­sa­gra­dos co­mo los jó­ve­nes ta­len­tos uti­li­zan su nom­bre real pa­ra na­rrar­nos... ¿qué? Dia­rios más o me­nos sin­ce­ros, li­te­ra­tu­ra y au­to­bio­gra­fía con­for­man un gé­ne­ro que ha­ce fu­ror: la au­to­fic­ción.

Tiempo - - CULTURA - POR DA­NIEL JI­MÉ­NEZ

Es­tas no­ve­las da­rán pa­so, con el tiem­po, a dia­rios o au­to­bio­gra­fías: li­bros cau­ti­va­do­res, siem­pre y cuan­do sus au­to­res se­pan es­co­ger de en­tre lo que lla­man sus ex­pe­rien­cias y re­pro­du­cir la verdad fiel­men­te”. Con es­ta ci­ta de Ralph Wal­do Emerson abría Henry Mi­ller su pri­me­ra y pro­vo­ca­do­ra y pro­fun­da­men­te au­to­bio­grá­fi­ca no­ve­la, Tró­pi­co de Cán­cer. Otro es­ta­dou­ni­den­se, Wi­lliam Sa­ro­yan, so­lía ex­pli­car­lo tam­bién en ca­da una de sus obras. En Las aven­tu­ras de Wes­ley Jack­son el na­rra­dor se dis­cul­pa así an­te los lec­to­res: “Aho­ra es­toy es­cri­bien­do es­ta his­to­ria que tra­ta de mí mis­mo, ya que no co­noz­co a na­die me­jor que a mí mis­mo, y tam­bién de otra gen­te, de la que so­lo pue­do con­tar lo que sé”.

En el mun­do an­glo­sa­jón, qui­zá por la in­fluen­cia del pro­tes­tan­tis­mo, es más co­rrien­te la ex­po­si­ción del au­tor en su obra, el exa­men de con­cien­cia, la ex­pia­ción. Fran­cia acu­mu­la, po­si­ble­men­te, el ma­yor nú­me­ro de ejem­plos en es­te sub­gé­ne­ro de la li­te­ra­tu­ra que hoy lla­ma­mos au­to­fic­ción y que es­tá aho­ra de mo­da, pe­ro que es tan an­ti­guo co­mo la es­cri­tu­ra mis­ma. Mon­taig­ne, Rousseau, Proust, Cé­li­ne, Léau­taud, Dou­brosky, Emmanuel Ca­rrè­re.

¿Y España? ¿Qué es­tá ocu­rrien­do hoy en la li­te­ra­tu­ra es­cri­ta en cas­te­llano? Car­los Pardo, una de las vo­ces más re­le­van­tes y sin­ce­ras de la nue­va hor­na­da de jó­ve­nes es­cri­to­res, que sor­pren­dió a la crí­ti­ca y al pú­bli­co con su no­ve­la Vi­da de Pa­blo (Pe­ri­fé­ri­ca), lo ex­pli­ca así: “En España no ha ha­bi­do mu­chas au­to­bio­gra­fías sin­ce­ras por­que la Con­tra­rre- for­ma, en el si­glo XVI, prohi­bió el au­to­exa­men, y eso ha du­ra­do en nues­tro país tan­to co­mo el An­ti­guo Ré­gi­men”. En pleno si­glo XXI, don­de la iden­ti­dad se ex­po­ne a dia­rio en Facebook y se au­to­afir­ma a ba­se de tuits, no es ex­tra­ño que la pri­me­ra per­so­na se ha­ya con­ver­ti­do en la se­ña de iden­ti­dad de un nu­tri­do gru­po de es­cri­to­res, al­gu­nos de los cua­les han ex­pli­ca­do a Tiem­po sus ideas y sus apro­xi­ma­cio­nes a la li­te­ra­tu­ra de la pro­pia ex­pe­rien­cia y del yo.

Au­to­bio­gra­fía, au­to­fic­ción.

“Me gus­tan los li­bros que no se ter­mi­nan en una catarsis perfecta, que es­tán de­can­ta­dos ha­cia el con­tex­to, ha­cia eso que lla­ma­mos vi­da. Que no quie­ren ser per­fec­tos en sí, sino mos­trar el con­flic­to en nues­tra ma­ne­ra de leer la reali­dad y de cons­truir nues­tra iden­ti­dad –se jus­ti­fi­ca el mis­mo Pardo-; a to­do es­to hoy se le lla­ma au­to­fic­ción, pe­ro no es un tér­mino que me gus­te de­ma­sia­do. Creo que se uti­li­za co­mo eu­fe­mis­mo de au­to­bio­gra­fía, un gé­ne­ro que en nues­tro país siem­pre se ha con­si­de­ra­do me­nor, por no de­cir in­digno o in­mo­ral”. Pardo, na­rra­dor y ver­da­de­ro pro­ta­go­nis­ta de Vi­da de Pa­blo, con­fía en la au­to­ex­plo­ra­ción pa­ra dar una nue­va uti­li­dad a lo que lla­ma­mos no­ve­la: “Es es­pe­cial­men­te opor­tuno por su re­sis­ten­cia a la cons­truc­ción de la iden­ti­dad co­mo fe­ti­che, co­mo mer­can­cía, co­mo cu­rrícu­lo. En ese sen­ti­do, la au­to­bio­gra­fía em­plea­da con ri­gor, la con­fe­sión (qué pa­la­bras tan an­ti­guas pa­ra re­fe­rir­se a lo mis­mo), es la me­jor ar­ma con­tra el per­fil de Facebook”.

Mar­cos Gi­ralt To­rrent ha­bía co­que­tea­do en otros li­bros con la au­to­fic­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.