Aram­bu­ru y la dig­ni­dad

Las gran­des obras del escritor han apun­ta­do siem­pre a sal­va­guar­dar el va­lor del in­di­vi­duo fren­te a la ideo­lo­gía.

Tiempo - - VISIONES -

fer­nan­do aram­bu­ru lle­va más de me­dia vi­da vi­vien­do, tra­ba­jan­do y es­cri­bien­do en Ale­ma­nia, país al que lle­gó en 1985, pe­ro cuan­do abre la bo­ca se no­ta que na­ció en Do­nos­ti. Hay mú­si­cas que no se pier­den nun­ca. Aram­bu­ru pa­re­ce (y es) se­rio, pe­ro es (y no so­lo lo pa­re­ce) pro­fun­da­men­te iró­ni­co. Lo cual no es una pa­ra­do­ja. Al fin y al ca­bo, la iro­nía es un asun­to muy se­rio, qui­zá el más se­rio que exis­te, pues es una de las ma­ni­fes­ta­cio­nes más no­ta­bles de la in­te­li­gen­cia, y Aram­bu­ru an­da so­bra­do de iro­nía. Me atre­vo a de­cir que li­te­ra­ria y vi­tal. Pe­ro no de esa iro­nía es­té­ril que ha­ce de sí mis­ma el te­ma cen­tral de su de­ve­nir, en­re­da­da en jue­gos des­lum­bran­tes y en as­tu­tas lo­go­ma­quias, sino de esa iro­nía fi­lo­só­fi­ca, a la in­tem­pe­rie, in­có­mo­da, que apun­ta a asun­tos ca­pi­ta­les pa­ra des­en­mas­ca­rar­los en sus mi­se­rias. Aram­bu­ru es más so­crá­ti­co que wil­deano, más tá­bano en el ágo­ra que lord Henry Wot­ton en­tre tés exó­ti­cos y ci­ga­rros ca­ros. Cuan­do pregunta, con­vie­ne es­cu­char.

De Fue­gos con li­món, no­ve­la apa­re­ci­da en 1996, a Años len­tos, pu­bli­ca­da en fe­bre­ro de es­te mis­mo año, Aram­bu­ru vie­ne le­van­tan­do una de las obras más ineludibles de la li­te­ra­tu­ra con­tem­po­rá­nea en len­gua es­pa­ño­la. Y no tan­to por su es­ta­tu­ra es­ti­lís­ti­ca, de pri­mer or­den, cuan­to por aque­llo de lo que sus li­bros ha­blan, por aque­llo a pro­pó­si­to de lo que nos in­te­rro­gan. Yo di­ría que sus gran­des obras han apun­ta­do siem­pre a sal­va­guar­dar un do­ble va­lor, que en reali­dad es uno so­lo: el del in­di­vi­duo fren­te a la ideo­lo­gía, y el de la pro­pia li­te­ra­tu­ra fren­te a su do­mes­ti­ca­ción den­tro de un sis­te­ma huér­fano de sen­ti­do. Por­que si la li­ber­tad de con­cien­cia es nues­tra úni­ca es­pe­ran­za de su­per­vi­ven­cia fren­te a quie­nes nos im­po­nen a ti­ros o con men­ti­ras sus pre­sun­tas ver­da­des, la li­te­ra­tu­ra, hoy sier­va de tan­tas co­sas, no pue­de re­nun­ciar a con­tem­plar­se a sí mis­ma co­mo una de las ma­ni­fes­ta­cio­nes más pro­fun­das del pen­sa­mien­to li­bre. A lo peor la des­di­cha­da suer­te que hoy co­rre Eu­ro­pa tie­ne mu­cho que ver con la noc­tur­ni­dad en que vi­ven sus es­cri­to­res más im­por­tan­tes, con­de­na­dos la ma­yo­ría de las oca­sio­nes a ex­pre­sar opi­nio­nes, a ser car­ne de do­xa. Al fin y al ca­bo, el pro­ble­ma de fon­do que nos ate­na­za no es la economía, esa es­tú­pi­da teo­lo­gía lai­ca que aso­ma en to­das par­tes, sino la éti­ca, esa pu­ta tris­te a la que na­die ve, a la que na­die quie­re ver, a la que na­die so­por­ta ver.

Ol­vi­dé­mo­nos de pa­la­bras vie­jas y qui­zá gas­ta­das: com­pro­mi­so, res­pon­sa­bi­li­dad, de­nun­cia. Acep­te­mos sen­ci­lla­men­te que un escritor es una con­cien­cia crí­ti­ca, al­guien que es­cri­be no des­de la vo­lun­tad de trans­for­mar el mun­do o de con­quis­tar vo­lun­ta­des, sino de in­te­rro­gar­se a sí mis­mo y a la reali­dad que lo cir­cun­da pa­ra no co­mul­gar con las co­sas por­que sí, por­que las di­gan ban­das de pis­to­le­ros, an­ti­guos sa­cer­do­tes edu­ca­dos en Frankfurt o, ya pues­tos, eco­no­mis­tas con cá­te­dra en Chica­go. Hay una verdad elo­cuen­te en la pro­sa de Aram­bu­ru. Me atre­vo a de­cir que es la verdad de la dig­ni­dad. La de las per­so­nas. La de la li­te­ra­tu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.