Un gran sím­bo­lo de España cum­ple dos si­glos

Re­fle­xión so­bre la pri­me­ra Cons­ti­tu­ción de nues­tra his­to­ria, cu­yo aniver­sa­rio se ce­le­bra en Cá­diz. Fue el pri­mer es­fuer­zo de­mo­crá­ti­co de la España mo­der­na.

Tiempo - - CULTURA -

No­ven­ta cu­ras. Se di­ce pron­to, ¿verdad? Pues sí, no­ven­ta cu­ras ha­bía allí; no­ven­ta so­ta­nas, man­teos y te­jas, que era la mo­da ecle­sial de en­ton­ces; no­ven­ta ton­su­ras que per­te­ne­cían a los más di­ver­sos gra­dos de la je­rar­quía, ór­de­nes y con­gre­ga­cio­nes. La de los clé­ri­gos era, si nos fi­ja­mos en el as­pec­to “pro­fe­sio­nal”, la mi­no­ría ma­yo­ri­ta­ria. Lue­go ve­nían los abo­ga­dos (56), los fun­cio­na­rios de di­ver­sas cla­ses (46), los mi­li­ta­res (39, si con­ta­mos a los ma­ri­nos), so­lo en quin­to lu­gar los ca­te­drá­ti­cos de uni­ver­si­dad (15) y lue­go los no­bles, en nú­me­ro de 14. Un mé­di­co. Un ba­chi­ller. Un ar­qui­tec­to... y dos es­cri­to­res. So­lo dos. Me­nos mal que en­tre los de­más ha­bía bas­tan­te gen­te que sa­bía jun­tar pa­la­bras con no po­ca ha­bi­li­dad. Así sa­lió el tex­to, que da glo­ria leer­lo hoy por mu­chos mo­ti­vos. Yo es­co­jo tres. El pri­me­ro, su be­lle­za for­mal: hay ar­tícu­los, co­mo el 6º, a los que so­lo fal­tan una ri­ma y unos gra­mos de mé­tri­ca pa­ra que pa­rez­can bue­nos ver­sos. El se­gun­do, su in­ge­nui­dad. Y el ter­ce­ro, su in­creí­ble au­da­cia.

Pe­ro, por fa­vor, ¡no­ven­ta cu­ras! ¿Al­guien pue­de creer que con no­ven­ta cu­ras de los de en­ton­ces (me­jor no ha­ble­mos de los de aho­ra; me­jor) ha­bría asam­blea ca­paz de re­dac­tar una Cons­ti­tu­ción, la pri­me­ra de nues­tra his­to­ria, y en­ci­ma una de las más pro­gre­sis­tas no ya de su tiem­po, sino de mu­chas dé­ca­das?

Pues sí, se pu­do. Y se hi­zo. Qui­zá por­que en aque­llos dos años, de sep­tiem­bre de 181o a mar­zo de 1812, en la ciu­dad de Cá­diz, si­tia­da, co­rría por las ca­lles el fu­ror de una li­ber­tad que mu­chos so­ña­ban pró­xi­ma. Qui­zá por­que bas­tan­tes de los dipu­tados a aque­llas inau­di­tas Cor­tes, ele­gi­dos en sus pue­blos (o no; a mu­chos que fal­ta­ban los eli­gie­ron allí mis­mo, en Cá­diz) y que ha­bían pa­sa­do las de Caín pa­ra lle­gar a la ciu­dad, es­ta­ban em­pa­pa­dos tam­bién de ese fu­ror, o eran ma­so­nes, co­mo aho­ra ve­re­mos. O qui­zá por­que, ca­ram­ba, no todos los cu­ras eran igua­les.

Es­ta­ba, sí, el te­rro­rí­fi­co obis­po de Oren­se, Pe­dro Que­ve­do Quintano, un ex­tre­me­ño sep­tua­ge­na­rio que ha­bía par­ti­ci­pa­do en la Re­gen­cia que pre­ce­dió a las Cor­tes (la Re­gen­cia que hi­zo cuan­to pu­do por im­pe­dir­las o des­acre­di­tar­las) y que se ha­lla­ba allí pa­ra ha­cer de sa­vo­na­ro­la, o de án­gel del Pa­raí­so con es­pa­da lan­za­lla­mas; en fin, pa­ra pre­ser­var la ley de Dios, los de­re­chos de la Igle­sia y, en la me­di­da de lo po­si­ble, la au­to­ri­dad ab­so­lu­ta del bon­da­do­sí­si­mo rey Fer­nan­do, exi­lia­do y cau­ti­vo. En aten­ción a ta­les me­re­ci­mien­tos, Pío VII aca­ba­ría ha­cién­do­lo car­de­nal. Pe­ro tam­bién es­ta­ba el mo­sén bar­ce­lo­nés Ramón Lá­za­ro de Dou, pri­mer pre­si­den­te de la Cá­ma­ra: lo que hoy lla­ma­ría­mos un cen­tris­ta de bue­na fe que pe­leó du­ro en los de­ba­tes so­bre la abo­li­ción de la tor­tu­ra y la li­ber­tad de im­pren­ta. O el cu­ra ca­si de iz­quier­das Mu­ñoz To­rre­ro. Y lue­go ha­bía es­pe­cí­me­nes sen­ci­lla­men­te con­mo­ve­do­res co­mo el pá­rro­co de Algeciras, Vi­cen­te Te­rre­ro, que di­jo co­sas co­mo es­ta: “¿Cuán­do aca­ba­re­mos de en­ten­der que la po­lí­ti­ca de los Es­ta­dos de­be ser la jus­ti­cia y la igual­dad de ac­cio­nes (...) en ni­ve­lar a los hom­bres por sus mé­ri­tos y no por eso que ti­tu­láis cu­na? Abra­za­ré, Se­ñor, tier­na­men­te (...) a un ne­gro, a un etío­pe si lo veo ador­na­do de me­re­ci­mien­tos y vir­tu­des; mi­ra­ré, por el con­tra­rio, con exe­cra­ción y opro­bio y es­car­nio a un Gran­de de la na­ción, por otra par­te pros­ti­tui­do”. Va­mos: lo que se di­ce to­do un teó­lo­go de la li­be­ra­ción un po­qui­to antes de tiem­po.

Jus­tos y be­né­fi­cos.

Emo­cio­na leer hoy la Pe­pa, cu­yo ori­gi­nal ha si­do tras­la­da­do a Cá­diz pa­ra ce­le­brar su du­cen­té­si­mo cum­plea­ños con me­di­das de se­gu­ri­dad dig­nas del diamante Cu­lli­nan (las que se me­re­ce, qué ca­ram­ba), en pri­mer lu­gar por­que es nues­tra pri­me­ra Cons­ti­tu­ción; es de­cir, la pri­me­ra vez que los re­pre­sen­tan­tes ele­gi­dos li­bre­men­te por el pue­blo se reunie­ron pa­ra dar a todos los ciu­da­da­nos una nor­ma fun­da­men­tal de con­vi­ven­cia. Eso, y na­da más que eso, es una Cons­ti­tu­ción; no lo son, pues, ni el Es­ta­tu­to de Ba­yo­na que de­jó caer Na­po­león, ni el Es­ta­tu­to Real de 1834, ni las “le­yes fun­da­men­ta­les” (¿fun­da­men­ta­les pa­ra qué?) de Fran­co, co­mo tam­po­co las Par­ti­das o el Fue­ro Juz­go.

Pe­ro ese de­li­cio­so tex­to di­ce mu­cho de la España de en­ton­ces y de quie­nes la re­dac­ta­ron. Les sa­lió un po­co lar­ga, hay

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.