La hue­lla de Ale­jan­dro

Ale­jan­dro Magno do­mi­na ca­si to­do el mun­do ci­vi­li­za­do de su épo­ca, y des­de en­ton­ces es evo­ca­do en Eu­ro­pa, Asia y Áfri­ca.

Tiempo - - HISTORIAS DE LA HISTORIA -

Los ta­li­ba­nes no so­lo im­plan­ta­ron una fé­rrea dic­ta­du­ra en Af­ga­nis­tán y die­ron co­bi­jo al te­rro­ris­mo is­lá­mi­co de Bin La­den, en su en­lo­que­ci­da in­ter­pre­ta­ción del Co­rán prohi­bie­ron a los ni­ños vo­lar co­me­tas y a los ma­yo­res, ir al ci­ne, es­cu­char mú­si­ca o ju­gar al aje­drez. Pe­ro la bar­ba­ri­dad ta­li­bán que al­can­zó ma­yor re­per­cu­sión me­diá­ti­ca fue la des­truc­ción de los bu­das de Ba­mi­yán, unas gi­gan­tes­cas es­ta­tuas –has­ta 55 me­tros- ta­lla­das en la mon­ta­ña a 2.500 me­tros de al­ti­tud.

La ra­zón, o sin­ra­zón, que die­ron los ta­li­ba­nes es que esas es­ta­tuas eran “ído­los” y, co­mo ta­les, pros­cri­tos por el is­lam. Pe­ro ha­bía un mo­ti­vo es­pe­cial en su in­qui­na, que les obli­gó a me­ses de es­fuer­zos pa­ra ha­cer­las des­apa­re­cer, a ba­se de car­gas de di­na­mi­ta y bom­bar­deo des­de tan­ques –“no es fá­cil”, se jus­ti­fi­ca­ba el mi­nis­tro de In­for­ma­ción ta­li­bán-. Y es que es­tos co­lo­sos eran una prue­ba vi­vien­te de cos­mo­po­li­tis­mo, de la co­exis­ten­cia en­tre culturas, lo con­tra­rio que pre­di­ca el fun­da­men­ta­lis­mo is­lá­mi­co. Las imá­ge­nes del prín­ci­pe in­dio Bu­da ves­ti­do al es­ti­lo grie­go fue­ron le­van­ta­dos ha­cia el si­glo VI y eran una de las úl­ti­mas re­pre­sen­ta­cio­nes del ar­te gre­co-bu­dis­ta, que flo­re­ció en Asia du­ran­te mil años, des­de las con­quis­tas de Ale­jan­dro Magno has­ta la ex­pan­sión del is­lam. La he­ren­cia de Ale­jan­dro.

Los héroes de la An­ti­güe­dad bus­ca­ban con­ver­tir­se en se­res in­mor­ta­les a tra­vés de la fa­ma que de­ja­rían tras de sí. Nin­guno lo con­si­guió más cum­pli­da­men­te que Ale­jan­dro de Macedonia, Ale­jan­dro Magno. No hay nin­gún otro pro­ta­go­nis­ta de la His­to­ria An­ti­gua, ya sea rey o gue­rre­ro, cu­ya hue­lla ha­ya lle­ga­do has­ta nues­tros días tan cla­ra y nu­me­ro­sa, úni­ca­men­te le ga­nan los fun­da­do­res de re­li­gio­nes –Bu­da, Cris­to, Maho­ma- o los fi­ló­so­fos grie­gos.

El éxi­to de la me­mo­ria de Ale­jan­dro más allá de la cul­tu­ra oc­ci­den­tal –hay poe­mas épi­cos so­bre Ale­jan­dro en la li­te­ra­tu­ra eu­ro­pea, des­de España a Sue­cia- se ba­sa en que des­cu­brió la ecu­me­ne, la idea de que el an­cho mun­do for­ma­ba una uni­dad que in­te­gra­ba a todos los hom­bres, por en­ci­ma de ra­zas, re­li­gio­nes y culturas. No lo des­cu­brió con el es­pí­ri­tu de una ONG, pre­ci­sa­men­te, lo que con­ci­bió fue con­quis­tar el mun­do en­te­ro, pe­ro no lo hi­zo al es­ti­lo de los an­ti­guos in­va­so­res, que es­cla­vi­za­ban pue­blos ve­ci­nos cuan­do no los ma­sa­cra­ban, sino que bus­ca­ba uni­fi­car­lo ba­jo un go­bierno be­né­fi­co pa­ra todos... El su­yo, por su­pues­to.

Lo ex­tra­or­di­na­rio de es­ta fi­gu­ra his­tó­ri­ca es que lo­gró am­bas co­sas por un tiem­po. Sa­lió del es­tre­cho lo­ca­lis­mo de Macedonia, un país atra­sa­do y pe­ri­fé­ri­co de Gre­cia, y ex­ten­dió su do­mi­nio has­ta la In­dia, ca­si to­do el mun­do ci­vi­li­za­do de la épo­ca. Y jun­to a sus ejér­ci­tos lle­vó has­ta allí la cul­tu­ra he­lé­ni­ca, que tan­tas hue­llas ha de­ja­do. Ade­más lo­gró que los pue­blos con­quis­ta­dos, en vez de abo­rre­cer­lo, en­tra­sen en sus pla­nes ecu­mé­ni­cos. Tras con­quis­tar Persia, por ejem­plo, hi­zo que 10.000 sol­da­dos ma­ce­do­nios de su ejér­ci­to se ca­sa­ran con mu­cha­chas per­sas, y él mis­mo se per­si­fi­có to­man­do por es­po­sa a una hi­ja de Da­río, el Gran rey.

Hé­roe de mu­chas li­te­ra­tu­ras.

Una prue­ba de su éxi­to es có­mo Ale­jan­dro se con­ver­ti­ría en un hé­roe de la li­te­ra­tu­ra, el folclore y el ar­te de los paí­ses que con­quis­tó, des­de Egip­to a la In­dia pa­san­do por Persia. En Egip­to, por ejem­plo, se ela­bo­ró una le­yen­da po­pu­lar que ha­cía de Ale­jan­dro el hi­jo del úl­ti­mo fa­raón egip­cio, Nec­ta­ne­bo, y que co­no­ce­mos al detalle por­que la re­co­gió Pseu­do Ca­lís­te­nes en su fan­tás­ti­ca Vi­da de Ale­jan­dro. Nec­ta­ne­bo aban­do­nó la do­ble co­ro­na del Al­to y el Ba­jo Egip­to y des­apa­re­ció an­te la ame­na­za per­sa, pe­ro el orácu­lo del Se­ra­peo va­ti­ci­nó que “el so­be­rano hui­do re­gre­sa­rá a Egip­to no más vie­jo, sino más jo­ven, y so­me­te­rá a nues­tros enemi­gos los per­sas”.

Se­gún la le­yen­da, Nec­ta­ne­bo bus­có re­fu­gio en la cor­te de Fi­li­po de Macedonia, ha­cién­do­se pa­sar por ma­go y con­vir­tién­do­se en el adi­vino de la rei­na Olim­pia. Lle­gó la no­ti­cia de que Fi­li­po, siem­pre au­sen­te ha­cien­do gue­rras, iba a re­pu­diar a Olim­pia pa­ra ca­sar­se con otra. Olim­pia acu­dió a con­sul­tar a Nec­ta­ne­bo, quien pre­di­jo que ella con­ser­va­ría su

Ale­jan­dro y Aris­tó­te­les. Ilus­tra­ción in­dia de una obra li­te­ra­ria per­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.