Del Ni­lo a Ta­yi­kis­tán

Tiempo - - HISTORIAS DE LA HISTORIA -

po­si­ción de rei­na si se unía con Amón, el dios prin­ci­pal del pan­teón egip­cio, y te­nía con él un hi­jo se­mi­di­vino que la pro­te­ge­ría. Por la no­che Nec­ta­ne­bo se dis­fra­zó de Amón y en­tró en el dor­mi­to­rio de Olim­pia; de su co­pu­la­ción na­ce­ría Ale­jan­dro, que por tan­to no se­ría hi­jo de Fi­li­po, sino del úl­ti­mo fa­raón.

Lo cier­to es que cuan­do Ale­jan­dro con­quis­tó Egip­to, que se­guía ba­jo do­mi­nio per­sa, no en­con­tró re­sis­ten­cia, fue re­ci­bi­do co­mo un li­ber­ta­dor y pro­cla­ma­do fa­raón por los egip­cios. Ale­jan­dro co­rres­pon­dió mos­tran­do su ad­he­sión a la cul­tu­ra y la re­li­gión de Egip­to: fun­dó en el Del­ta del Ni­lo la pri­me­ra Ale­jan­dría, la más es­plén­di­da y en la que se­ría en­te­rra­do, y vi­si­tó el san­tua­rio de Amón en un re­mo­to oa­sis del de­sier­to lí­bi­co, don­de fue con­sa­gra­do por los sa­cer­do­tes, que le re­ci­bie­ron co­mo hi­jo del dios y le va­ti­ci­na­ron la con­quis­ta del mun­do. La fi­gu­ra de Ale­jan­dro fue in­cor­po­ra­da por el ar­te egip­cio, que le re­pre­sen­ta con la tí­pi­ca apa­rien­cia e in­du­men­ta­ria de un fa­raón en ba­jo­rre­lie­ves co­mo los del tem­plo de Lu­xor, y en los je­ro­glí­fi­cos se le nom­bra con un lar­go nom­bre com­pues­to al es­ti­lo de los fa­rao­nes: “Ale­jan­dro, el pro­tec­tor de Egip­to, el ele­gi­do de Ra, ama­do de Amón”.

Más cu­rio­so aún es có­mo in­cor­po­ra­rían la fi­gu­ra de Ale­jan­dro a su cul­tu­ra los per­sas, al fin y al ca­bo enemi­gos se­cu­la­res de los grie­gos, que se en­fren­ta­ron en una te­rri­ble gue­rra al ma­ce­do­nio. Ale­jan­dro ven­ció y hu­mi­lló al Gran rey de los per­sas, Da­río, lo con­vir­tió en un fu­gi­ti­vo des­po­seí­do de to­do y pro­vo­có in­di­rec­ta­men­te su muer­te, pues lo ase­si­na­ron unos se­gui­do­res pa­ra con­gra­ciar­se con el in­va­sor. Sin em­bar­go, Ale­jan­dro su­po dar­le la vuel­ta a la re­la­ción: le rin­dió ho­no­res fú­ne­bres a Da­río e in­clu­so se con­vir­tió en su vengador, pues eje­cu­tó a los trai­do­res que lo ha­bían ma­ta­do. Ale­jan­dro ela­bo­ró un plan pa­ra que no se le ol­vi­da­se y uno de los elementos prin­ci­pa­les fue la fundación de ciu­da­des con su nom­bre. Cons­tru­yó una vein­te­na y, aun­que la ma­yo­ría lo cam­bia­ría –lo con­ser­van Ale­jan­dría de Egip­to y Ale­jan­dre­ta, en Siria-, sus fun­da­cio­nes pre­ser­va­ron efec­ti­va­men­te su me­mo­ria. La ba­se de las tro­pas es­pa­ño­las en Af­ga­nis­tán, He­rat, fue Ale­jan­dría de Aria; la de los ame­ri­ca­nos, Ba­gram, era Ale­jan­dría Pa­ro­pa­mi­sos; y el prin­ci­pal fo­co de re­sis­ten­cia ta­li­bán, Kan­dahar, era Ale­jan­dría de Ara­co­sia. En la ima­gen, un ani­llo af­gano con la dio­sa Ate­nea prue­ba la me­mo­ria grie­ga que per­du­ra­ba en Af­ga­nis­tán cua­tro si­glos des­pués de Ale­jan­dro. Hay otras tres ale­jan­drías en Pa­kis­tán, va­rias en Irán, y otras en el Asia Cen­tral, in­clui­da la que se lla­mó Ale­jan­dría Úl­ti­ma, por­que era la más re­mo­ta, en Ta­yi­kis­tán. Tras el triunfo de la re­vo­lu­ción bol­che­vi­que cam­bia­ría su nom­bre por el de otro hé­roe, el de los co­mu­nis­tas, y se lla­mó Le­ni­na­bad. Ade­más tra­tó con gran con­si­de­ra­ción y res­pe­to a la fa­mi­lia de Da­río y se ca­só con una de sus hi­jas, de mo­do que tam­bién sur­gió la le­yen­da de que Ale­jan­dro era hi­jo de Da­río.

En el si­glo X, cuan­do Persia lo­gró aflo­jar el do­mi­nio de los ca­li­fas ára­bes, se pro­du­jo un re­na­ci­mien­to de la cul­tu­ra au­tóc­to­na, con el desa­rro­llo de la len­gua lla­ma­da nue­vo per­sa. Uno de los protagonistas de es­te es­plen­dor cul­tu­ral fue el gran poeta Fer­do­si, que por en­car­go de un prín­ci­pe per­sa es­cri­bió lo que se con­si­de­ra el poe­ma na­cio­nal ira­ní, el Shah­na­ma o Li­bro de los Re­yes. En es­ta obra épi­ca se cuenta la his­to­ria de Persia des­de el prin­ci­pio de los tiem­pos has­ta la in­va­sión ára­be, y uno de sus gran­des protagonistas es, na­tu­ral­men­te, Ale­jan­dro Magno, reivin­di­ca­do co­mo una glo­ria his­tó­ri­ca pro­pia.

Dos si­glos des­pués, el poeta épi­co per­sa Ni­za­mi es­cri­bió el Is­kan­der­na­ma o Li­bro de Ale­jan­dro, don­de se re­la­ta­ban no so­lo sus ha­za­ñas, sino sus in­quie­tu­des es­pi­ri­tua­les, in­clui­das sus con­ver­sa­cio­nes con Aris­tó­te­les. El mis­mo su­je­to ale­jan­drino sal­ta­ría las fron­te­ras y se­ría ver­si­fi­ca­do en los si­glos si­guien­tes por el poeta in­dio Amir Khus­rau, o por el tur­co Ah­me­di. To­das es­tas obras li­te­ra­rias irían acom­pa­ña­das, es­pe­cial­men­te a par­tir del si­glo XV, de ilus­tra­cio­nes co­mo la de es­ta pá­gi­na, tan­to en Persia co­mo en la In­dia o en Tur­quía, mu­chas de ellas obras maes­tras de la ex­qui­si­ta pin­tu­ra per­sa.

Bu­da de Ba­mi­yán. Es­ta­tua co­lo­sal de ar­te gre­co­bu­dis­ta. Se­ría des­trui­da por los ta­li­ba­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.