La fa­ma les vuel­ve ca­pri­cho­sos. Al­gu­nas de nues­tras no pa­ran de sor­pren­der con sus com­por­ta­mien­tos y ma­nías.

Tiempo - - SOCIEDAD - MA­CU LLO­REN­TE

Hay fa­mo­sos que triun­fan en su pro­fe­sión y son ad­mi­ra­dos por sus se­gui­do­res. Pue­de que sea pre­ci­sa­men­te por eso por lo que de­trás de su ima­gen es­con­den com­por­ta­mien­tos y exi­gen­cias que nos de­jan con la bo­ca abier­ta. El di­ne­ro, el éxi­to y la po­pu­la­ri­dad son un cóc­tel ex­plo­si­vo en ma­nos de al­gu­nas es­tre­llas, que no du­dan en echar mano de sus ex­tra­va­gan­cias pa­ra ha­cer­se no­tar. Sus ca­pri­chos y ma­nías les lle­van a com­por­tar­se de ma­ne­ra ex­tra­ña y no de­be de ser na­da fá­cil es­tar a su la­do cuan­do se tra­ta de com­pla­cer­les en sus cu­rio­sos ca­pri­chos.

Sin du­da, en nues­tro país la ex­cen­tri­ci­dad lle­va la mar­ca in­con­fun­di­ble de Ma­rio Va­que­ri­zo, que en cuan­to a ra­re­zas su­pera la me­dia. Ob­se­sio­na­do por con­se­guir una del­ga­dez ex­tre­ma, el má­na­ger de ar­tis­tas y ma­ri­do de la can­tan­te Alas­ka ha­ce una die­ta a ba­se de cer­ve­za y cor­te­zas de cer­do. Al tras­pa­sar las puer­tas de su ca­sa, que ha mos­tra­do en un reality te­le­vi­si­vo, nos aden­tra en un es­ce­na­rio kitsch que nos de­ja sin pa­la­bras: un cuar­to de ba­ño pla­ga­do de pe­ga­ti­nas de El­vis, una ba­ñe­ra con pa­tas de oro, es­pe­jos de Bar­bie, imá­ge­nes re­li­gio­sas y unos co­lo­res eléc­tri­cos en la pa­red que pue­den aca­bar man­dan­do al psi­coa­na­lis­ta al más cen­tra­do. Va­que­ri­zo no co­no­ce lo que es el minimalismo ni la sen­ci­llez en nin­gu­na fa­ce­ta de su vi­da y, a pe­sar de que es en­tra­ña­ble, de vez en cuan­do echa mano de sus mo­men­tos de su­pers­tar ca­pri­cho­sa.

Tam­bién Pe­dro Al­mo­dó­var tie­ne un com­por­ta­mien­to sin­gu­lar: el di­rec­tor de Vol­ver ha re­co­no­ci­do que una de sus ma­nías es fo­to­gra­fiar­se fren­te al es­pe­jo en todos los ho­te­les a los que va. “Sí, aun­que sue­ne cur­si. Ha­ce mu­cho tiem­po que me ha­go au­to­rre­tra­tos, son so­lo pa­ra mí, pa­ra ver el pa­so del tiem­po, pa­ra ha­blar­me a mí mis­mo de la so­le­dad”, ex­pli­ca el ci­neas­ta.

Lo cier­to es que las ex­tra­va­gan­cias de nues­tros fa­mo­sos son de lo más lle­va­de- ras en com­pa­ra­ción a có­mo se las gas­tan al otro la­do del char­co. Pa­ris Hil­ton ocu­pa­ría un lu­gar de ho­nor en es­te ran­quin por su de­rro­che de ima­gi­na­ción cuan­do se tra­ta de lla­mar la aten­ción. No se sa­be si por abu­rri­mien­to o por­que no sa­be en qué gas­tar­se su cuan­tio­sa for­tu­na, lo cier­to es que po­co se pa­re­cen nues­tros an­to­jos a los de la ru­bia mi­llo­na­ria: los su­yos siem­pre son a lo gran­de. De he­cho, ha lle­ga­do a pa­gar una can­ti­dad desor­bi­ta­da por com­prar un tro­zo de tie­rra pa­ra en­te­rrar a su ca­bra jun­to a la tum­ba de Ma­rilyn Mon­roe. En una oca­sión, la he­re­de­ra del im­pe­rio Hil­ton se gas­tó 36.200 eu­ros en com­prar bo­te­llas de agua mi­ne­ral con cris­ta­les de Swa­rows­ki pa­ra uno de sus pe­rros.

Ca­rác­ter ca­pri­cho­so.

Otro que tam­bién da un tra­to muy es­pe­cial a su mas­co­ta es Jim Ca­rrey: el ac­tor en­vía tres ve­ces por se­ma­na a su pe­rro la­bra­dor, Ha­zel, a un ma­sa­jis­ta pro­fe­sio­nal pa­ra te­ra­pias ca­ni­nas an­ti­es­trés. Y es que hay ani­ma­les que vi­ven me­jor que mu­chos hu­ma­nos.

Tam­po­co se que­da atrás Nao­mi Camp­bell cuan­do se tra­ta de dar la no­ta. Sus ra­re­zas y sus des­plan­tes le han da­do fa­ma de ca­pri­cho­sa, aun­que en su ca­so sue­len ir acom­pa­ña­dos de su ya co­no­ci­do mal ca­rác­ter. In­clu­so la agen­cia Eli­te le res­cin­dió el con­tra­to ha­ce unos años can­sa-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.