Con el agua al cue­llo

Las de­pre­sio­nes, en­tre el ab­sen­tis­mo la­bo­ral que pro­du­cen y la te­ra­pia que ne­ce­si­tan, cues­tan mi­llo­nes al Es­ta­do.

Tiempo - - TAL COMO SOMOS -

me lle­ga una abru­ma­do­ra can­ti­dad de in­for­ma­ción, a tra­vés de se­mi­na­rios, ar­tícu­los, son­deos o en­sa­yos, so­bre las bon­da­des de la aus­te­ri­dad a la que nos ve­mos for­zo­sa­men­te so­me­ti­dos. Me­re­ce ser reivin­di­ca­da e in­clu­so elo­gia­da, pe­ro no so­lo en mo­men­tos crí­ti­cos. Oja­lá hu­bie­ran pro­mo­vi­do antes el con­cep­to de la sos­te­ni­bi­li­dad. Un tro­pel de psi­có­lo­gos y eco­no­mis­tas conversos nos anun­cian que la épo­ca del cre­ci­mien­to ili­mi­ta­do ha lle­ga­do a su fin y ya na­da vol­ve­rá a ser co­mo antes y, por tan­to, de­be­mos acos­tum­brar­nos a las nue­vas exi­gen­cias de una economía pre­ca­ria. Es­tas coin­ci­den­cias no sue­len ser ca­sua­les, la ma­yo­ría de las ve­ces tie­nen un ori­gen común bien de­fi­ni­do. No ten­go cla­ro que for­men par­te de una cam­pa­ña de in­to­xi­ca­ción o se tra­te de un complot pa­ra apla­car el de­li­ca­do es­ta­do de áni­mo de los ciu­da­da­nos que es­tá por los sue­los o a pun­to de ex­plo­tar. Pe­ro lo cier­to es que en­tre un 25% y un 30% de los es­pa­ño­les (uno de ca­da tres) afir­ma sen­tir­se emo­cio­nal­men­te mal. Es­ta­mos en la me­dia de los paí­ses in­dus­tria­li­za­dos, aun­que se­gún los da­tos de la en­cues­ta mun­dial Ga­llup, otro son­deo su­pues­ta­men­te más fia­ble, España ocu­pa el pues­to 25 (de 158) en sa­tis­fac­ción vi­tal y el 26 en fe­li­ci­dad. A pe­sar de que los re­sul­ta­dos de las en­cues­tas tie­nen un am­plio mar­gen de in­ter­pre­ta­ción, pa­re­ce con­tra­dic­to­rio que nos sin­ta­mos sa­tis­fe­chos en me­dio de tan­to ma­les­tar so­cial. El nú­me­ro de des­em­plea­dos su­pera los cin­co mi­llo­nes, la ta­sa de po­bre­za se ha ele­va­do a un 27 % en los dos úl­ti­mos años, los que es­tán al bor­de de la ex­clu­sión se­ve­ra su­pe­ran el 18% y, qui­zá lo más dra­má­ti­co, el pa­ro juvenil al­can­za ya al 49,9%. Es sor­pren­den­te que, con se­me­jan­tes ci­fras, aún se man­ten­ga la paz so­cial.

Si se cum­plen las som­brías pre­vi­sio­nes del Go­bierno y el pa­ro si­gue au­men­tan­do, su­fri­re­mos una pan­de­mia de an­sie­dad y de­pre- sión, se­gún ad­vir­tió la pre­si­den­ta del Ins­ti­tu­to Es­pa­ñol de Re­si­lien­cia, la neu­ro­psi­quia­tra Ra­fae­la San­tos, en un re­cien­te con­gre­so en la fundación Ramón Are­ces, don­de mé­di­cos y em­pre­sa­rios de­ba­tie­ron so­bre las con­se­cuen­cias psi­co­ló­gi­cas de la cri­sis. Las de­pre­sio­nes, en­tre el ab­sen­tis­mo la­bo­ral que pro­du­cen y la te­ra­pia que ne­ce­si­tan, cues­tan mi­llo­nes de eu­ros al Es­ta­do. Pa­ra pre­ve­nir­las pro­po­nen im­par­tir cur­sos de re­si­lien­cia en or­ga­ni­za­cio­nes em­pre­sa­ria­les, cen­tros edu­ca­ti­vos e in­clu­so hos­pi­ta­les, con el fin de que la gen­te apren­da a so­bre­po­ner­se a lo que se le vie­ne en­ci­ma. La re­si­lien­cia, que no la re­sis­ten­cia, es la ca­pa­ci­dad hu­ma­na de afron­tar si­tua­cio­nes ad­ver­sas, so­bre­po­ner­se a ellas y sa­lir me­jo­ra­do de la ex­pe­rien­cia. Es un tér­mino pro­ce­den­te de la fí­si­ca que im­pli­ca la ca­pa­ci­dad de un ma­te­rial de ab­sor­ber un im­pac­to sin lle­gar a de­for­mar­se.

Vol­vien­do al te­ma que nos ocu­pa, se ne­ce­si­ta mu­cha for­ta­le­za in­te­rior, con­trol emo­cio­nal y se­gu­ri­dad en uno mis­mo pa­ra asu­mir el pa­no­ra­ma que se ave­ci­na. Nos he­mos he­cho a la idea de tra­ba­jar más, aun­que nos pa­guen me­nos. Aho­ra bien, por mu­cho que nos la­ven el ce­re­bro, no nos pue­den pe­dir que lo acep­te­mos to­do sin re­chis­tar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.