Bueno pa­ra la sa­lud, ma­lo pa­ra el bol­si­llo

Co­mi­da con­ven­cio­nal con aña­di­dos ar­ti­fi­cia­les y al­te­ra­da ge­né­ti­ca­men­te, pe­ro más ba­ra­ta; o co­mi­da eco­ló­gi­ca, más ca­ra pe­ro más sa­lu­da­ble y sa­bro­sa. Ese es el di­le­ma.

Tiempo - - SOCIEDAD - CA­RO­LI­NA VALDEHÍTA

La co­mi­da bio es una mo­da en au­ge. Y no es pa­ra me­nos. Si nos pa­rá­se­mos a pen­sar en los adi­ti­vos que lle­van los pla­tos que con­su­mi­mos a dia­rio y có­mo pue­den es­tos afec­tar a nues­tro or­ga­nis­mo di­ría­mos au re­voir a mu­chos ali­men­tos. Pe­ro exis­ten otras op­cio­nes, aun­que, ca­si siem­pre, re­sul­tan más ca­ras. La co­mi­da eco­ló­gi­ca es mu­cho más sa­lu­da­ble pa­ra el or­ga­nis­mo, ya que no ha si­do tra­ta­da con pro­duc­tos quí­mi­cos ni mo­di­fi­ca­da ge­né­ti­ca­men­te. Ade­más, du­ran­te su pro­ce­so de cul­ti­vo (o crian­za en el ca­so de los ani­ma­les) cui­da el me­dio am­bien­te, pro­mo­vien­do la sos­te­ni­bi­li­dad y el res­pe­to por la na­tu­ra­le­za, a la vez que pro­cu­ra a los ani­ma­les una vi­da y una muer­te más dig­nas.

Es cier­to que co­mer bio es más sa­lu­da­ble y sa­bro­so. Pe­ro tam­bién es cier­to que esa ca­li­dad se pa­ga más ca­ra. Tiem­po ha pa­sea­do por el su­per­mer­ca­do y ha na­ve­ga­do por In­ter­net con el fin de ha­cer una com­pa­ra­ti­va en­tre los pre­cios de los pro­duc­tos eco­ló­gi­cos y los con­ven­cio­na­les. Las di­fe­ren­cias no son tan ele­va­das en los ca­sos de los pro­duc­tos hor­to­fru­tí­co­las (des­de al­gu­nos cén­ti­mos a al­go más de un euro), pe­ro sí lo son en el ca­so de la car­ne, que pue­de lle­gar a do­blar su pre­cio, jus­ti­fi­ca­do por la me­jo­ra de las con­di­cio­nes de vi­da de los ani­ma­les, que po­ten­cia­rán la ca­li­dad fi­nal del pro­duc­to. Al fi­nal de la com­pra, si echa­mos un ojo a am­bas fac­tu­ras, po­de­mos ver có­mo la de la ces­ta de pro­duc­tos eco­ló- gi­cos as­cien­de a más del do­ble que la de la ces­ta con­ven­cio­nal. Pe­ro to­do tie­ne un por­qué.

Trans­gé­ni­cos y de­más.

Ca­da vez más gen­te es­tá to­man­do una eco­con­cien­cia, tan­to en su vi­da co­mo en su ali­men­ta­ción, aun­que es­ta si­ga sien­do una asig­na­tu­ra pen­dien­te. Íñi­go de Juan, di­rec­tor de már­que­tin de En­ter­bio, em­pre­sa de dis­tri­bu­ción de ali­men­tos eco­ló­gi­cos, cuenta que en España el con­su­mo de es­te ti­po de pro­duc­tos “ape­nas re­pre­sen­ta el 1%, mien­tras que en Fran­cia, Ale­ma­nia o Reino Uni­do es de un 10%”. Aun­que re­sal­ta que la gen­te “es­tá vien­do lo im­por­tan­te que es cui­dar la ali­men­ta­ción y sa­ber real­men­te qué co­me”. En­tre 2006 y 2009 la pro­duc­ción eco­ló­gi­ca cre­ció un 15% al año, aun­que des­de 2010 es del 5%, sien­do An­da­lu­cía la co­mu­ni­dad con más su­per­fi­cie de hec­tá­reas de­di­ca­das a es­te ti­po de cul­ti­vo (el 60% del to­tal del país).

Aun­que re­sul­te di­fí­cil de creer, son pre­ci­sa­men­te las fru­tas y ver­du­ras los ali­men­tos que más con­ta­mi­na­dos es­tán. “Una man­za­na con­ven­cio­nal sue­le re­ci­bir una me­dia de en­tre 20 y 30 tra­ta­mien­tos de pla­gui­ci­das, ba­ños de fun­gi­ci­das y ga­sea­dos pa­ra ha­cer que ma­du­re antes”, cuenta el ex­per­to Ma­riano Bueno. Una le­chu­ga nor­mal tar­da­ría dos me­ses en cul­ti­var­se, fren­te a una tra­ta­da con “hor­mo­nas de cre­ci­mien­to” que lo ha­ce en so­lo un mes. El ma­yor atrac­ti­vo de las fru­tas y ver­du­ras eco­ló­gi­cas es que tie­nen un as­pec­to mu­cho más ape­ti­to­so y son más sa­bro­sas. ¿Por qué? Por­que no se uti­li­za nin­gún pro­duc­to quí­mi­co, ni fer­ti­li­zan­tes, ni pla­gui­ci­das. El úni­co con­di­cio­nan­te es que so­lo se pue­den to­mar du­ran­te su tem­po­ra­da de co­se­cha. Ade­más, se ha cons­ta­ta­do que los ali­men­tos fres­cos de­ben ser con­su­mi­dos en la mis­ma re­gión, o al me­nos en el mis­mo país don­de se han pro­du­ci­do y no a mi­les de ki­ló­me­tros de su ori­gen.

Pa­ra Manuel Luis Cas­te­llano, que dis­tri­bu­ye co­mi­da eco­ló­gi­ca en Ma­drid y To­le­do, es­tos ali­men­tos pre­sen­tan dos ti­pos de be­ne­fi­cios: “Los que se ven y los que no se ven. Tie­nen más vi­ta­mi­nas y me­nos agua, por lo que ade­más de sa­ber me­jor tie­nen me­jor ca­li­dad”. Una ca­li­dad que se­rá ca­ta­lo­ga­da de eco so­lo si “al me­nos el 95% de sus in­gre­dien­tes agrí­co­las han si­do pro­du­ci­dos de ma­ne­ra eco­ló­gi­ca”. Es de­cir, que el pro­duc­to ha­ya res­pe­ta­do los ci­clos na-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.