In­to­le­ran­cia a la lac­to­sa y ce­lia­cos

Tiempo - - SOCIEDAD -

tu­ra­les de pro­duc­ción y que es­ta es­té ba­sa­da en una “de­gra­da­ción mí­ni­ma del en­torno en el que co­exis­te y que sea su­fi­cien­te pa­ra re­sul­tar ren­ta­ble”, se­gún un in­for­me de Facua. “To­do lo que de­man­dan los clien­tes tie­ne que ser lo más eco­ló­gi­co y lo­cal po­si­ble, des­de la co­mi­da has­ta el pro­ce­so que si­gue has­ta lle­gar al do­mi­ci­lio”, re­la­ta Cas­te­llano. En su ca­so po­dría de­cir­se que el ne­go­cio de co­mer sano no en­tien­de de cri­sis, ya que su cuo­ta de mer­ca­do au­men­ta en­tre un 10% y un 15% al año.

Se­gún Facua, los efec­tos que pue­den pro­du­cir­se en la sa­lud con la in­ges­ta de trans­gé­ni­cos son di­ver­sos y el ma­yor pro­ble­ma es la “bio­con­cen­tra­ción en nues­tro or­ga­nis­mo”, ya que “el cuer­po hu­mano no es ca­paz de di­ge­rir [cier­tas sus­tan­cias] por sí mis­mo, lo que pro­vo­ca un da­ño per­ma­nen­te”. A pe­sar de ello, “España es el úni­co país de la Unión Eu­ro­pea que cul­ti­va trans­gé­ni­cos a gran es­ca­la, mien­tras que en Fran­cia o Ale­ma­nia los han prohi­bi­do”, cri­ti­ca la Aso­cia­ción de Amigos de la Tie­rra.

Es­cla­vos de la pro­duc­ción.

Des­pués de co­no­cer las con­di­cio­nes en que vi­ven los ani­ma­les que con­su­mi­mos, ha­bría que re­plan­tear­se si es­ta­mos de acuer­do con ellas. Por lo ge­ne­ral, un po­llo se cría de ma­ne­ra muy in­ten­si­va y tie­ne una es­pe­ran­za de vi­da de po­co más de un mes, du­ran­te el que es­tá obli­ga­do a co­mer y be­ber du­ran­te to­do el día. “El ani­mal en­gor­da mu­cho por­que prác­ti­ca­men­te no se pue­de mo­ver, mien­tras que los po­llos eco­ló­gi­cos vi­ven más de tres me­ses y es­tán en ma­yor li­ber­tad”, ex­pli­ca Cas­te­llano. Por eso un po­llo eco­ló­gi­co pue­de lle­gar a cos­tar el do­ble que uno tra­di­cio­nal (unos 22 eu­ros el ki­lo). Por otro la­do, las ga­lli­nas es­tán obli­ga­das a per­ma­ne­cer en jau­las con­jun­tas y “se les qui­tan los pi­cos pa­ra evi­tar que se agre­dan unas a otras”, mien­tras que las eco­ló­gi­cas vi­ven al ai­re li­bre y tie­nen sus pro­pios ni­dos pa­ra po­ner los hue­vos.

En el ca­so de las car­nes, el sis­te­ma tra­di­cio­nal tra­ta de criar “las es­pe­cies que me­jor se adap­tan al me­dio y que más car­ne pro­por­cio­nan, ig­no­ran­do las ra­zas au­tóc­to­nas que se han cria­do en el cam­po”, di­ce Cas­te­llano. Con­chi Gu­tié­rrez cría ter­ne­ras en Can­ta­bria res­pe­tan­do el ci­clo de vi­da del ani­mal: “Los ani­ma­les ma­man de su ma­dre du­ran­te unos cua­tro me­ses y des­pués vi­ven adap­ta­dos al me­dio y sin es­trés, ali­men­tán­do­se bá­si­ca­men­te de hier­ba”. Gu­tié­rrez ven­de a 5,40 eu­ros el ki­lo de car­ne eco­ló­gi­ca. En opi­nión de Ma­riano Bueno es ne­ce­sa­rio “evi­tar” las car­nes de ani­ma­les cria­dos en cau­ti­vi­dad, que lle­gan a nues­tros pla­tos en for­ma de bis­tecs y pe­chu­gas “a buen pre­cio”, ya que pa­ra ren­ta­bi­li­zar la pro­duc­ción “se Ma­riano Bueno afir­ma que exis­ten “cla­ras evi­den­cias cien­tí­fi­cas” de que los pro­ce­sos de pro­duc­ción in­dus­tria­li­za­da de la le­che UHT tie­nen mu­cho que ver con la in­to­le­ran­cia a la lac­to­sa. Por otra par­te, el au­men­to de los ca­sos de ce­lia­cos es­tá re­la­cio­na­do con las nue­vas va­rie­da­des de tri­go cul­ti­va­das con agro­quí­mi­cos y se­lec­cio­na­das por tener un glu­ten más pa­ni­fi­ca­ble que el de los tri­gos du­ros. es­tán de­fo­res­tan­do sel­vas y cul­ti­van­do mi­llo­nes de hec­tá­reas de so­ja y maíz trans­gé­ni­cos”. Hay que re­cor­dar que co­mien­do bio por un la­do pre­ve­ni­mos “po­si­bles tras­tor­nos re­la­cio­na­dos con la acu­mu­la­ción de sus­tan­cias tó­xi­cas en nues­tro or­ga­nis­mo”; y por otro to­ma­mos ali­men­tos con más nu­trien­tes, don­de “las sus­tan­cias an­ti­oxi­dan­tes y re­ge­ne­ra­do­ras ce­lu­la­res son su­pe­rio­res”, es­pe­ci­fi­ca Bueno.

Aho­ra la elec­ción es de ca­da uno: co­mer sano por más di­ne­ro o se­guir con la die­ta co­ti­dia­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.