Vuel­ven las tra­di­cio­nes

Pa­re­ce que en la era de la glo­ba­li­za­ción y la in­for­ma­ti­za­ción se im­po­ne una vuel­ta ha­cia atrás.

Tiempo - - SOCIEDAD - POR LU­CÍA MAR­TÍN

en te­té, ca­fé, cos­tu­ra, un cén­tri­co lo­cal ma­dri­le­ño, un gru­po de per­so­nas se afa­na so­bre sus má­qui­nas de co­ser: uno, un chi­co fran­cés, ha traí­do las cor­ti­nas de su ca­sa; otra, unos pan­ta­lo­nes pa­ra ha­cer el ba­jo; otra chi­ca es­tá apren­dien­do a co­ser... Al fon­do del lo­cal hay reunión de gan­chi­lle­ras que que­dan el úl­ti­mo jue­ves de ca­da mes: lo lla­man ke­da­da gan­chi­lle­ra. ¿Me­dia de edad? Unos 30 años, apro­xi­ma­da­men­te, aun­que hay de to­do y con las pro­fe­sio­nes más va­rio­pin­tas. “Mis pa­dres son de un pe­que­ño pue­blo, yo cre­cí vién­do­les ha­cer co­sas con las ma­nos, so­mos cua­tro her­ma­nas y mi ma­dre nos hi­zo los tra­jes de la co­mu­nión a todos”, co­men­ta Cla­ra Mon­ta­gut, di­se­ña­do­ra grá­fi­ca y adicta al gan­chi­llo. “Lo ha­go cuan­do me sien­to es­tre­sa­da pe­ro tam­bién por­que con tan­to or­de­na­dor vol­ve­mos a sen­tir la ne­ce­si­dad de ha­cer al­go con las ma­nos. Ade­más, hu­bo to­da una ge­ne­ra­ción que re­ne­gó de es­tas ta­reas y aho­ra quie­re vol­ver a re­cu­pe­rar­las”, re­fle­xio­na.

Si las cla­ses de cor­te y con­fec­ción que antes se im­par­tían co­mo ac­ti­vi­dad ex­tra­es­co­lar en los co­le­gios te­nían cier­to tu­fo a “for­ma­ción pa­ra que las chi­cas se con­vier­tan en mu­je­res que se­pan cui­dar de su ca­sas”, es­te tin­te ar­cai­co se ha per­di­do por com­ple­to y aho­ra se im­po­ne la vuel­ta del ho­me ma­de, del ház­te­lo tú mis­mo, co­mo un mo­vi­mien­to de re­cu­pe­ra­ción de los orí­ge­nes, de las raíces... Eso ex­pli­ca que va­yan sur­gien­do lo­ca­les don­de te en­se­ñen a co­ser, co­mo Te­té, cu­ya due­ña, Te­re­sa Ba­rre­ra, fue es­ti­lis­ta en la televisión: “Lo abrí ha­ce un año. La idea me la dio una ami­ga que en Ber­lín ha­bía vis­to un lo­cal muy pa­re­ci­do, aun­que yo co­no­cía el mun­do de la cos­tu­ra por mi pro­fe­sión y por­que mi ma­dre es mo­dis­ta”, co­men­ta. Te­re­sa lle­gó a un acuer­do con la fir­ma Al­fa, que le pro­por­cio­nó ocho má­qui­nas de co­ser. En el lo­cal ofre­cen dis­tin­tos ta­lle­res (de ini­cia­ción a la cos­tu­ra a má­qui­na, pa­ra prin­ci­pian­tes, de pa­tro­na­je, de cos­tu­ra pa­ra ni­ños...) e in­clu­so se pue­de al­qui­lar la má­qui­na por ho­ras o me­dian­te bo­nos. En Ma­drid hay otros si­tios que ofre­cen ta­lle­res de cos­tu­ra, co­mo Blac­ko­ve­ja, una tien­da de la­nas y te­las bas­tan­te par­ti­cu­lar. La mon­tó Mer­ce­des, una ar­qui­tec­ta que en 2009, con el es­ta­lli­do de la bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria, se que­dó en pa­ro: “Yo no sa­bía co­ser pe­ro siem­pre me gus­ta­ba, así que cuan­do me en­con­tré en pa­ro ofre­cí dar cla­ses de Pho­tos­hop a cam­bio de re­ci­bir cla­ses de te­jer. Em­pe­cé a ha­cer pro­duc­cio­nes y a ven­der­las por los mer­ca­dos y lue­go vino es­te lo­cal”, co­men­ta. En Blac­ko­ve­ja se im­par­ten ta­lle­res se­ma­na­les de pun­to, te­ji­dos, patch­work y tam­bién hay monográficos de fin de se­ma­na.

Pan ar­te­sano.

La mar­ca Pe­se­ta, co­no­ci­da por sus crea­cio­nes de te­la y por ha­ber co­la­bo­ra­do por ejem­plo, con Marc Ja­cobs, tam­bién cuenta con ta­lle­res de es­te ti­po. Ni si­quie­ra pue­de de­cir­se que sea la cri­sis la que ha­ya pro­vo­ca­do que sur­jan ini­cia­ti­vas co­mo es­tas ya que lo de la cos­tu­ra no es es­pe­cial­men­te ba­ra­to: la la­na, por ejem­plo, no sa­le eco­nó­mi­ca y los ta­lle­res os­ci­lan en­tre los 30 y los 120 eu­ros, de­pen­dien­do de la te­má­ti­ca y de la du­ra­ción. “To­do es­to tie­ne que ver tam­bién con que­rer di­fe­ren­ciar­te de los de­más, la gen­te se har­ta de que todos va­ya­mos ves­ti­dos igual”, aña­de Mon­ta­gut.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.