PRO­BLE­MAS CON LA NUE­VA NA­RIZ

Tiempo - - DEPORTE - (DPA)

Fa­mo­sos y ri­cos que bus­can ver y ser vis­tos en la Fór­mu­la 1, el es­pec­tácu­lo que me­jor com­bi­na lo de­por­ti­vo con lo so­cial, se mez­cla­rán en 2012 con unos co­ches que por cul­pa del nue­vo re­gla­men­to han per­di­do be­lle­za. Es­té­ti­ca, ve­lo­ci­dad y ren­di­mien­to con­fluían en la má­xi­ma ca­te­go­ría del mo­tor. Has­ta aho­ra, por­que pa­ra 2012 la na­riz dis­con­ti­nua se im­pu­so a las lí­neas uni­for­mes, ha­cien­do sal­tar por los ai­res el equi­li­brio.

“Es un po­co feí­to”, ad­mi­tió el je­fe del equi­po Fe­rra­ri, Ste­fano Do­me­ni­ca­li, el día de la pre­sen­ta­ción del F2012 pa­ra la nue­va tem­po­ra­da. El res­pon­sa­ble del di­se­ño, el grie­go Ni­ko­las Tom­ba­zis, le res­tó tras­cen­den­cia y asu­mió que ha te­ni­do un gran im­pac­to por la “sen­sa­ción es­té­ti­ca”. Pe­ro esa sen­sa­ción no es me­nor en un país co­mo Ita­lia ni en un deporte co­mo la Fór­mu­la 1. “To­do afec­ta: ha­cer un co­che bo­ni­to es im­por­tan­te. Nin­guno lo di­se­ña pen­san­do en la es­té­ti­ca, sino en el ren­di­mien­to, pe­ro sí es verdad que un re­gla­men­to que pen­sa­ra un po­co en la es­té­ti­ca se­ría bueno pa­ra los afi­cio­na­dos”, afir­ma el pi­lo­to es­pa­ñol del equi­po HRT, Pe­dro de la Rosa.

La nue­va re­gla­men­ta­ción pa­ra 2012 es­ta­ble­ce que el mo­rro de­be ser re­ba­ja­do pa­ra evi­tar que en una co­li­sión im­pac­te di­rec­ta­men­te con­tra el ha­bi­tácu­lo de otro au­to y da­ñe al pi­lo­to. Pe­ro cuan­to más al­to es­tá el cha­sis, más apo­yo ae­ro­di­ná­mi­co se lo­gra. ¿Có­mo sol­ven­tar en­ton­ces esa di­fe­ren­cia de al­tu­ra? La ma­yo­ría de los equi­pos, co­mo Fe­rra­ri y Red Bull, se ha de­can­ta­do por el es­ca­lón, mien­tras que Mcla­ren ha da­do con la so­lu­ción más equi­li­bra­da: no hay dis­con­ti­nui­dad por­que su cha­sis no es tan al­to. Las na­ri­ces feas po­drían in­clu­so tener im­pli­ca­cio­nes en el már­que­tin si los pa­tro­ci­na­do­res en­cuen­tran pro­ble­mas pa­ra ven­der sus pro­duc­tos a tra­vés de unos co­ches que son mal vis­tos. Así lo cree Paul Hem­bery, di­rec­tor de­por­ti­vo de Pi­re­lli, pro­vee­dor úni­co de neu­má­ti­cos. “Son con­de­na­da­men­te feas”, di­jo so­bre las na­ri­ces de los au­tos. Adrian Ne­wey, el gu­rú del di­se­ño y ce­re­bro de los Red Bull, ha ase­gu­ra­do: “Es una pe­na tener que lle­gar a una so­lu­ción que no es atrac­ti­va. Pe­ro al fi­nal el re­sul­ta­do es­tá antes que la es­té­ti­ca”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.