Em­pie­za la ba­ta­lla elec­to­ral en Fran­cia

Los can­di­da­tos a las pre­si­den­cia­les ga­las sa­cu­den la cam­pa­ña con pro­me­sas po­pu­lis­tas. Sar­kozy sube en los son­deos, pe­ro Ho­llan­de ga­na­ría en la se­gun­da vuel­ta.

Tiempo - - SUMARIO - AN­TO­NIO RO­DRÍ­GUEZ

Las pró­xi­mas elec­cio­nes pre­si­den­cia­les en Fran­cia pa­re­cen abo­ca­das a un due­lo fi­nal en­tre dos sa­bue­sos de la po­lí­ti­ca ga­la. A un la­do es­tá Ni­co­las Sar­kozy, que bus­ca la re­lec­ción y al que mu­chos de sus com­pa­trio­tas per­ci­ben aho­ra, con cier­to ai­re des­pec­ti­vo, co­mo le pré­si­dent bling-bling, es de­cir, el ex­po­nen­te de los nue­vos ri­cos que gus­tan de la os­ten­ta­ción, a ser po­si­ble en com­pa­ñía de una be­lla mu­jer -léa­se Car­la Bru­ni-, y que ha­cen ga­la de su eli­tis­ta con­di­ción por­que creen que se lo han ga­na­do con el su­dor de su fren­te.

Co­mo prin­ci­pal con­trin­can­te tie­ne en­fren­te al so­cia­lis­ta Fra­nçois Ho­llan­de, re­pre­sen­tan­te de la gau­che mo­lle, la pre­vi­si­ble, tran­qui­la y mo­ra­li­zan­te iz­quier­da que en­car­nó el ex pri­mer mi­nis­tro Lio­nel Jos­pin en su coha­bi­ta­ción con Jac­ques Chi­rac (1997-2002), y que en las pri­ma­rias del Par­ti­do So­cia­lis­ta (PS) aca­bó con los sue­ños de Mar­ti­ne Aubry, la voz enér­gi­ca y obre­ris­ta del par­ti­do.

Los so­cia­lis­tas no pi­san el Elí­seo des­de que lo aban­do­nó Fra­nçois Mit­te­rrand en 1995. Así que vi­ven una tra­ve­sía del de­sier­to pa­re­ci­da a la que re­co­rrie­ron du­ran­te los veinte pri­me­ros años de la V Re­pú­bli­ca, pri­me­ro ba­jo el do­mi­nio del ge­ne­ral Char­les De Gau­lle y lue­go con Geor­ges Pom­pi­dou y Va­léry Gis­card d’es­taing. Aho­ra creen que ha lle­ga­do su mo­men­to, jus­to cuan­do Fran­cia y la Unión Eu­ro­pea se en­cuen­tran en una en­cru­ci­ja­da de­ci­si­va.

Nue­vo pa­no­ra­ma eu­ro­peo.

En la se­de del PS re­cuer­dan que lo que sa­cu­de a Fran­cia, re­tum­ba en Eu­ro­pa. Ya pa­só con la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa de 1789 o el as­cen­so al po­der de Na­po­león, y tam­bién en tiem­pos más re­cien­tes con la re­vo­lu­ción es­tu­dian­til de 1968. Con las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les a la vuel­ta de la es­qui­na (el 22 de abril se ce­le­bra­rá la pri­me­ra vuel­ta y el 6 de ma­yo, la se­gun­da), ven cer­cano un nue­vo es­ce­na­rio que tras­to­ca­ría el pa­no­ra­ma po­lí­ti- co eu­ro­peo, ya que los go­ber­nan­tes del con­ti­nen­te son aho­ra con­ser­va­do­res o tec­nó­cra­tas en su gran ma­yo­ría.

¿Pue­de la iz­quier­da fran­ce­sa sa­car al país –y por en­de a Eu­ro­pa- de la cri­sis eco­nó­mi­ca? Esa es la gran pregunta que re­co­rre hoy en día Fran­cia. La se­gun­da economía de la Eu­ro­zo­na es­tá a las puer­tas de los gran­des ajus­tes que han te­ni­do que adop­tar paí­ses co­mo España, Ita­lia, Gre­cia o Por­tu­gal. El úl­ti­mo en ha­cer­lo ha si­do Bél­gi­ca es­ta mis­ma se­ma­na. El gas­to pú­bli­co fran­cés con­su­me el 56% del PIB (fren­te al 45% del de Ale­ma­nia), hay un mi­llón más de pa­ra­dos que ha­ce cin­co años y el des­em­pleo juvenil ha su­pe­ra­do el 22%, aun­que es­te por­cen­ta­je

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.