Seis días cru­cia­les de pri­ma­ve­ra

To­do con­clu­ye, aho­ra, el 30 de mar­zo, Vier­nes de Do­lo­res, el vier­nes an­te­rior al Do­min­go de Ra­mos. Has­ta en­ton­ces, cin­co días in­ten­sos con elec­cio­nes, huel­ga y Pre­su­pues­tos. Lue­go, lo des­co­no­ci­do.

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - JE­SÚS RI­VA­SÉS di­rec­tor. tiem­po@gru­po­ze­ta.es

vér­ti­go. con­de­na de­mo­le­do­ra pa­ra Jau­me Matas en vís­pe­ras de unas elec­cio­nes que, por fin, es­pe­ra ganar el PP en An­da­lu­cía, el úl­ti­mo re­duc­to de po­der so­cia­lis­ta. El Tri­bu­nal de la Au­dien­cia de Pal­ma de Ma­llor­ca (Mar­ga­ri­ta Bel­trán, Juan Ji­mé­nez y Ro­cío Mar­tín) ha co­lo­ca­do el lis­tón muy al­to. Inau­gu­ra, qui­zá, una épo­ca nue­va de exi­gen­cia y ejem­pla­ri­dad. No tie­ne na­da que ver, pe­ro es inevi­ta­ble. La fi­gu­ra de Iña­ki Ur­dan­ga­rin so­bre­vue­la los 170 fo­lios de la sen­ten­cia de Matas, aun­que so­lo sea por­que él tam­bién se ve con la Jus­ti­cia en la ca­pi­tal ba­lear. En An­da­lu­cía, en Se­vi­lla, la juez Ala­ya, con la mis­ma con­tun­den­cia, em­pie­za a en­viar a la cár­cel a los im­pli­ca­dos en el tur­bio asun­to de los fa­mo­sos ERE. Pri­me­ro Ja­vier Gue­rre­ro, ex di­rec­tor ge­ne­ral de Tra­ba­jo de la Jun­ta de An­da­lu­cía. Des­pués, Juan Fran­cis­co Tru­ji­llo Blan­co, su chó­fer, tras con­fe­sar que lle­gó a gas­tar has­ta 25.000 eu­ros al mes en co­caí­na pa­ra él y pa­ra su je­fe y que el di­ne­ro pro­ce­día del fon­do de rep­ti­les. To­do tam­bién en vís­pe­ras de esas elec­cio­nes an­da­lu­zas que, por pri­me­ra vez en 32 años, pue­den des­alo­jar del po­der a unos so­cia­lis­tas des­con­cer­ta­dos y li­de­ra­dos por un Juan An­to­nio Gri­ñán que se ha aga­rra­do has­ta el fi­nal a cual­quier cla­vo ar­dien­te, sin que al mis­mo tiem­po se le qui­ta­ra la ca­ra de Boab­dil. Vér­ti­go, por­que mien­tras se cie­rran las ur­nas, los sin­di­ca­lis­tas Mén­dez y To­xo ul­ti­man la huel­ga del 29-M, que no tie­nen ga­na­da, ni mu­cho me­nos, y Cris­tó­bal Mon­to­ro ajus­ta otra vez los Pre­su­pues­tos que apro­ba­rá el Go­bierno de Ra­joy el vier­nes 30 de mar­zo. Sí, en seis días de­ci­si­vos de pri­ma­ve­ra, de al­gu­na ma­ne­ra, se jue­ga el fu­tu­ro in­me­dia­to de España. Vér­ti­go y vís­pe­ras “de to­do y na­da”, al es­ti­lo del escritor y poeta Ma­ce­do­nio Fer­nán­dez (Bue­nos Ai­res, 1874-1951), ín­ti­mo ami­go del pa­dre de Bor­ges, en quien no so­lo in­flu­yó, sino que fi­gu­ra en­tre sus pre­cur­so­res.

To­do comienza el do­min­go 25 de mar­zo en An­da­lu­cía con unas elec­cio­nes y con­clu­ye, por aho­ra, el vier­nes 30, en La Mon­cloa, con los Pre­su­pues­tos más es­pe­ra­dos, ne­ce­sa­rios y te­mi­dos des­de ha­ce lus­tros, a las puer­tas de la Se­ma­na San­ta. Y jus­to en me­dio, el jue­ves 29, esa huel­ga ge­ne­ral, por aho­ra de se­gui­mien­to más que in­cier­to, que de­ter­mi­na­rá el fu­tu­ro de los dos gran­des sin­di­ca­tos es­pa­ño­les y de sus lí­de­res. Ocu­rra lo que ocu­rra, el sin­di­ca­lis­mo y los sin­di­ca­lis­tas es­pa­ño­les so­bre­vi­vi­rán. Me­nos cla­ro es­tá có­mo se­rá ese sin­di­ca­lis­mo y, a me­dio pla­zo, sal­vo un éxi­to arro­lla­dor im­pro­ba­ble, quié­nes se­rán sus lí­de­res. La jor­na­da de huel­ga del 29-M, im­pul­sa­da por­que se cre­ye­ron obli­ga­dos por Mén­dez y To­xo, es una sín­te­sis bas­tan­te lo­gra­da de ano­ma­lías. La pro­tes­ta, en reali­dad, la con­vo­có el pre­si­den­te del Go­bierno, Ma­riano Ra­joy, aquel día que di­jo -y fue ca­za­do por los mi­cró­fo­nos- en una reunión con los lí­de­res eu­ro­peos, que pre­pa­ra­ba una re­for­ma la­bo­ral que le iba a cos­tar “una huel­ga ge­ne­ral”. Los sin­di­ca­tos, cla­ro, re­co­gie­ron el guan­te y se lan­za­ron a pre­pa­rar una huel­ga que mu­chos no que­rían y ca­si todos te­men, jus­to cuan­do ape­nas se cum­plen los pri­me­ros cien días del que qui­zá sea has­ta aho­ra el Go­bierno más ve­loz de la de­mo­cra­cia, pre­si­di­do por un per­so­na­je que no lle­ga­ba con fa­ma de di­li­gen­te. La es­tra­te­gia de los sin­di­ca­lis­tas, cons­cien­tes de que es ca­si im­po­si­ble

Al­gu­nos ex­per­tos de la pa­tro­nal ad­mi­ten que la re­for­ma la­bo­ral sig­ni­fi­ca un re­cor­te de de­re­chos

que lo­gren pa­ra­li­zar el país, con­sis­te en lle­nar las ca­lles de las prin­ci­pa­les ciu­da­des de ma­ni­fes­tan­tes y lo­grar un efec­to más pú­bli­co que real. Los da­tos es­ta­rán en­ci­ma de la me­sa en­se­gui­da y exis­ten fór­mu­las, bas­tan­te ob­je­ti­vas, de me­dir el se­gui­mien­to de la pro­tes­ta. El in­di­ca­dor más fia­ble es el del con­su­mo eléc­tri­co. La pa­tro­nal del sec­tor, Une­sa, que pre­si­de Eduardo Mon­tes, dis­pon­drá al ins­tan­te de los da­tos, que se­rán una es­pe­cie de ac­ta no­ta­rial de lo ocu­rri­do en las pri­me­ras ho­ras del 29-M, que son las im­por­tan­tes. El Go­bierno y los sin­di­ca­tos, co­mo siem­pre, los uti­li­za­rán se­gún su con­ve­nien­cia, pe­ro la prue­ba del al­go­dón es­ta­rá en la elec­tri­ci­dad y es una prue­ba que no es ma­ni­pu­la­ble.

La huel­ga del 29-M es tan ex­tra­ña que has­ta al­gu­nos ex­per­tos en re­la­cio­nes la­bo­ra­les de la pa­tro­nal en­tien­den que los sin­di­ca­tos no te­nían más re­me­dio que con­vo­car­la. Tam­bién ad­mi­ten -es ob­vio- que la re­for­ma la­bo­ral sig­ni­fi­ca un re­cor­te de de­re­chos. Al mis­mo tiem­po, em­pre­sa­rios de com­pa­ñías en cri­sis no son par­ti­da­rios de la huel­ga, cla­ro, pe­ro tam­po­co ha­cen as­cos a no tener que pa­gar un día de sa­la­rio -si no pier­den pro­duc­ción, que es lo que ocu­rre en al­gu­nos ca­sos- a sus tra­ba­ja­do­res. Por el con­tra­rio, hay tra­ba­ja­do­res que no quie­ren par­ti­ci­par en la huel­ga, aun­que la ven con sim­pa­tía, pa­ra no per­der ese día de sa­la­rio y las par­tes pro­por-

cio­na­les, aun­que mí­ni­mas, de pa­gas ex­tras y más com­ple­men­tos. Exis­te una cier­ta con­vic­ción de que el 29-M, sal­vo sor­pre­sa des­co­mu­nal, no ha­rá que el Go­bierno de Ra­joy mo­di­fi­que la esen­cia de la re­for­ma, aun­que acep­te cam­bios mí­ni­mos tam­bién pa­ra jus­ti­fi­car que dia­lo­ga. Los sin­di­ca­tos, por su par­te, arras­tran la ré­mo­ra de sus lar­gos años de si­len­cio en la eta­pa Za­pa­te­ro, ape­nas ro­tos y sin con­vic­ción al fi­nal. Ade­más, du­ran­te años acu­mu­lan fra­ca­so tras fra­ca­so y ya hay quie­nes, des­de den­tro de sus pro­pias or­ga­ni­za­cio­nes, re­pro­chan a los lí­de­res que si hu­bie­ran ne­go­cia­do a tiem­po y con más ha­bi­li­dad ni es­ta ni las re­for­mas an­te­rio­res hu­bie­ran si­do tan du­ras. Es una teo­ría que ape­la a la his­to­ria re­cien­te, que com­bi­na el re­cha­zo sin­di­cal a cual­quier cam­bio nor­ma­ti­vo con los re­cor­tes apli­ca­dos por todos los go­bier­nos -po­pu­la­res y so­cia­lis­tas- des­de ha­ce un cuar­to de si­glo con el ar­gu­men­to, bas­tan­te in­ape­la­ble, de que hay que cam­biar al­go pa­ra re­du­cir el pa­ro. Sí, el fu­tu­ro de España se ven­ti­la en seis días de pri­ma­ve­ra, con elec­cio­nes, huel­ga y pre­su­pues­tos. Vís­pe­ras, vér­ti­go y qui­zá sen­ten­cias ejem­pla­ri­zan­tes. Otra épo­ca.

Pro­tes­ta. La jor­na­da

de huel­ga del 29-M, im­pul­sa­da

por Mén­dez y To­xo por­que se cre­ye­ron obli­ga­dos,

es una sín­te­sis bas­tan­te lo­gra­da de

ano­ma­lías.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.