La Pe­pa es­tá es­tu­pen­da

Tiempo - - ZOOM -

La con­me­mo­ra­ción del du­cen­té­si­mo aniver­sa­rio de la Cons­ti­tu­ción de Cá­diz, la pri­me­ra de la his­to­ria de España, fue me­mo­ra­ble. En la ca­pi­tal ga­di­ta­na se reunie­ron los re­yes de España, el Go­bierno en pleno (sal­vo el mi­nis­tro Ca­ñe­te, que es­ta­ba de via­je por tra­ba­jo), el Tri­bu­nal Constitucional, re­pre­sen­tan­tes de la opo­si­ción, los pre­si­den­tes del Con­gre­so y del Se­na­do y otros re­pre­sen­tan­tes de ins­ti­tu­cio­nes de la na­ción. Im­pre­sio­nó ver a don Juan Car­los pro­pi­nar­le un inocul­ta­ble, de­mo­crá­ti­co y constitucional ti­rón de ore­jas a su tras­ta­ta­ra­bue­lo, o cuar­to abue­lo, Fer­nan­do VII, el rey fe­lón que hi­zo cuan­to pu­do pa­ra car­gar­se no so­lo a la Pe­pa, sino a los dipu­tados que la ha­bían re­dac­ta­do. Y lla­mó la aten­ción que lo mis­mo el Rey que el pre­si­den­te del Go­bierno se lan­za­ran a las ana­lo­gías en­tre aque­lla crí­ti­ca si­tua­ción y la cri­sis que aho­ra pa­de­ce­mos. Men­sa­je cla­ro: co­mo ellos sa­lie­ron, no­so­tros tam­bién va­mos a sa­lir de es­ta. Don Juan Car­los re­ci­bió, emo­cio­na­do, un aplau­so de mi­nu­to y me­dio en la cé­le­bre igle­sia de San Fe­li­pe Ne­ri, lo cual le ali­via de pe­sa­res fa­mi­lia­res. El Rey re­cu­rrió, co­mo siem­pre ha­ce, a la uni­dad de todos, y de­jó ver que tan­to la ins­ti­tu­ción que re­pre­sen­ta co­mo la Pe­pa go­zan de es­plén­di­do pres­ti­gio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.