Los ca­ní­ba­les de Ar­kan

“No acep­to que me lla­men do­pa­do. Tra­ba­jo mi­les de ho­ras ca­da pu­to día”

Tiempo - - ZOOM -

Se sa­be des­de ha­ce tiem­po que son pa­cí­fi­cos y pia­do­sos co­mo mon­jas te­re­sia­nas. Los ti­gres de Ar­kan, de ori­gen ser­bio, una de las más pe­li­gro­sas y san­gui­na­rias ban­das ma­fio­sas de Eu­ro­pa, es­ta­ban apa­ren­te­men­te con­tro­la­dos, pe­ro hoy se sa­be lo que hi­cie­ron en Ma­drid con uno de ellos que des­obe­de­ció a sus je­fes: lo ase­si­na­ron a mar­ti­lla­zos, lo des­cuar­ti­za­ron y des­pués se lo co­mie­ron, se­gún pu­sie­ron ellos mis­mos en un es­cri­to. Es­to no ha ocu­rri­do en las sel­vas cen­troa­fri­ca­nas sino a dos pa­sos de no­so­tros. En el río Man­za­na­res se han en­con­tra­do los hue­sos del po­bre des­gra­cia­do.

Ra­fa Na­dal, de na­tu­ra­le­za bon­da­do­sa, es­tá bas­tan­te harto ya de las bro­mas de los gui­ño­les fran­ce­ses so­bre la cau­sa de sus triun­fos. Unos triun­fos que ellos no con­si­guen... ni do­pán­do­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.