El fu­tu­ro no es­tá es­cri­to

Tiempo - - OPINIÓN -

con más de me­dio si­glo de his­to­rial san­gui­na­rio y ca­si mil ase­si­na­dos en sus si­nies­tras cuen­tas, en mu­chas oca­sio­nes se ha di­cho que ETA es­ta­ba en las úl­ti­mas, en un ca­lle­jón sin sa­li­da. Sin em­bar­go, la ban­da re­apa­re­cía, y ca­da vez que un eta­rra era de­te­ni­do se pro­du­cía la in­cor­po­ra­ción de al­gún ca­cho­rro que ya ha­bía si­do adies­tra­do. Es­te in­ce­san­te te­jer ilu­sio­nes y des­te­jer evi­den­cias pro­du­ce efec­tos ago­ta­do­res, aun­que la ne­ce­si­dad de que ETA des­apa­rez­ca tie­ne más pe­so que la de­ci­sión de la ban­da de ex­tin­guir­se. Ocu­rre que en ca­sos si­mi­la­res que es­gri­mían ar­gu­men­tos de pa­sión in­de­pen­den­tis­ta o fa­la­cias de per­se­cu­cio­nes his­tó­ri­cas, en cuan­to se les ca­yó el som­bra­jo de pre­tex­tos po­lí­ti­cos de­vi­nie­ron en ma­fias de­di­ca­das a la ex­tor­sión.

El len­da­ka­ri Pat­xi Ló­pez, op­ti­mis­ta an­tro­po­ló­gi­co, anun­ció ha­ce se­ma­nas, des­pués de una reunión con Ma­riano Ra­joy, que la si­tua­ción de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.