Que a na­die se le ocu­rra ano­tar­se en ex­clu­si­va el mé­ri­to de la ex­tin­ción de es­tos pa­ja­rra­cos

Tiempo - - OPINIÓN -

ETA es irre­ver­si­ble. Qui­zá ese con­ven­ci­mien­to ha­ya lle­va­do al Mi­nis­te­rio del In­te­rior a re­du­cir el 55% de los es­col­tas pri­va­dos que tie­ne con­tra­ta­dos en Eus­ka­di y Na­va­rra pa­ra pro­te­ger a ame­na­za­dos por ETA. Si un con­ce­jal pa­sa de tener dos guar­daes­pal­das a uno, la lec­tu­ra de pro­por­cio­na­li­dad arit­mé­ti­ca es que el ries­go se ha re­du­ci­do a la mi­tad. Y el signo de que ETA ha des­apa­re­ci­do apa­re­ce­rá en los cie­los el día en que ese es­col­ta sea des­pe­di­do. Son jue­gos de ges­tos que nos con­du­cen a per­ci­bir la in­mi­nen­cia de una cier­ta nor­ma­li­dad, aun­que sea fal­sa y ha­ya que co­men­zar de ce­ro la aven­tu­ra.

Y pues­to que el fu­tu­ro no es­tá es­cri­to, con­vie­ne que el Go­bierno y la opo­si­ción man­ten­gan su pac­to de uni­dad fren­te a ETA. Y que a na­die se le ocu­rra ano­tar­se en ex­clu­si­va, y de es­pal­das a los fa­mi­lia­res de las víc­ti­mas, el mé­ri­to de la ex­tin­ción de es­tos pa­ja­rra­cos, si es que des­apa­re­cen y no re­gre­san.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.