Pre­su­pues­tos en­tre la arit­mé­ti­ca y la es­qui­zo­fre­nia

El Go­bierno tie­ne que re­du­cir 15.000 mi­llo­nes de eu­ros sin to­car las par­ti­das más ca­ras del pre­su­pues­to, al tiem­po que Bru­se­las vi­gi­la pa­ra que no re­cor­te en otras que mi­nen la com­pe­ti­ti­vi­dad de la economía y con el com­pro­mi­so pú­bli­co de no su­bir im­pues­to

Tiempo - - ESPAÑA - CLA­RA PI­NAR

El pre­si­den­te del Go­bierno, Ma­riano Ra­joy, y sus mi­nis­tros ul­ti­man los Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les del Es­ta­do (PGE) más di­fí­ci­les de cua­drar, no so­lo por la di­men­sión del re­cor­te ne­ce­sa­rio, sino tam­bién por los com­pro­mi­sos pú­bli­cos del Eje­cu­ti­vo, que ha afir­ma­do que man­ten­drá one­ro­sos com­pro­mi­sos de gas­to al mis­mo tiem­po que no se plan­tea su­bir im­pues­tos, y me­nos aún crear otros nue­vos co­mo han he­cho otros paí­ses de la UE pa­ra in­ten­tar cua­drar un su­do­ku que se pre­sen­ta en ni­vel de di­fi­cul­tad al­ta.

España de­be ce­rrar 2012 con un dé­fi­cit pú­bli­co del 5,3% de su PIB, par­tien­do del 8,5%. En ci­fras, se tra­ta de re­du­cir 35.000 mi­llo­nes de eu­ros, de los que unos 15.000 ya se re­cor­ta­ron en di­ciem­bre con, en­tre otras me­di­das, la subida del im­pues­to so­bre la ren­ta (IRPF), el man­te­ni­mien­to de la con­ge­la­ción del suel­do de los fun­cio­na­rios y re­cor­tes de ayu­das so­cia­les, co­mo en de­pen­den­cia o vi­vien­da pa­ra jó­ve­nes. Otra re­duc­ción, de 15.000-16.000 mi­llo­nes, ven­drá de las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas, que ba­ra­jan subidas de im­pues­tos y re­cor­tes en ca­si to­das las par­ti­das pa­ra re­du­cir sus pre­su­pues­tos en un 10% y de­jar su dé­fi­cit es­te año al 1,5%, muy por de­ba­jo de la des­via­ción glo­bal de 2,9% con que ce­rra­ron 2011. Los 5.000 mi­llo­nes de eu­ros que que­dan es la di­fe­ren­cia que exis­te en­tre el ob­je­ti­vo de dé­fi­cit del 5,8% que anun­ció Ra­joy y la co­rrec­ción que se­ma­nas des­pués hi­zo el Eu­ro­gru­po pa­ra re­ba­jar­lo a 5,3%. Tal y co­mo anun­ció el mi­nis­tro de Ha­cien­da, Cris­tó­bal Mon­to­ro, es­te aho­rro re­cae­rá en los pre­su­pues­tos de la Ad­mi­nis­tra­ción cen­tral, y se su­ma­rán a la bús­que­da de otros 10.000 mi­llo­nes, en los que se cal­cu­la es­te año la caí­da de in­gre­sos de­bi­do a la ma­la si­tua­ción de la economía.

An­te es­ta si­tua­ción, todos los ex­per­tos con­sul­ta­dos por es­te se­ma­na­rio con­clu­yen que la subida de im­pues­tos -o de otros com­po­nen­tes del sis­te­ma fis­cal- es inevi­ta­ble pa­ra cua­drar las cuen­tas. Mi­guel Ma­rín, res­pon­sa­ble del área de Economía de la Fundación de Aná­li­sis y Es­tu­dios So­cia­les (FAES), li­ga­da al PP y de re­co­no­ci­da ten­den­cia li­be­ral, se mues­tra con­tra­rio a ello, pe­ro ad­mi­te que en la ac­tual “si­tua­ción crí­ti­ca”, el Go­bierno ha po­di­do en­trar en una si­tua­ción pa­re­ci­da a la que se le plan­tea a un mé­di­co que lle­va a “un en­fer­mo a la UCI, don­de se sal­ta todos los pro­to­co­los que hay es­ta­ble­ci­dos pa­ra con­se­guir es­ta­bi­li­zar­lo”. Tam­bién lo cree así Je­sús Fer­nán­de­zVi­lla­ver­de, profesor de Ha­cien­da en la Uni­ver­si­dad de Pen­sil­va­nia y au­tor de un in­for­me edi­ta­do el año pa­sa­do por FAES don­de, tras des­me­nu­zar el Pre­su­pues­to, con­cluía que la subida de im­pues­tos era inevi­ta­ble pa­ra cum­plir con los ob­je­ti­vos de dé­fi­cit. “Me ima­gino que ve­re­mos re­cor­tes en todos los mi­nis­te­rios y me­di­das de in­gre­so que in­ten­ta­rán no lla­mar im­pues­tos. No des­car­to un re­cor­te del suel­do a los fun­cio­na­rios”, se­ña­la.

Su­bir im­pues­tos apa­re­ce co­mo inevi­ta­ble por va­rios mo­ti­vos: por­que el Go­bierno no tie­ne de­ma­sia­do mar­gen pa­ra re­du­cir sus gas­tos y por el pre­ce­den­te de la subida del IRPF, fren­te a las pro­me­sas en sen­ti­do con­tra­rio, que se jus­ti­fi­có por una si­tua­ción que es­tá pre­vis­to que em­peo­re. “No hay có­mo cua­drar los nú­me­ros”, di­ce Joan Rangel, por­ta­voz de Pre­su­pues­tos del PSOE, que tam­bién es­pe­ra una re­duc­ción de “250.000 em­pleos pú- bli­cos”, de­bi­do a que, di­ce, Mon­to­ro no “des­pe­jó” las du­das que plan­teó en el Con­gre­so de los Dipu­tados so­bre có­mo se va a su­plir la caí­da de 10.000 mi­llo­nes de in­gre­sos y aten­der a los 650.000 pa­ra­dos más con los que ce­rra­rá 2012, se­gún pre­vi­sio­nes de Mon­cloa.

La muer­te y los im­pues­tos.

En su lu­gar, el mi­nis­tro de­ci­dió res­pon­der a la pregunta de si ha­brá más subidas de im­pues­tos con aque­lla fra­se de Ben­ja­min Fran­klin de que “na­da hay más se­gu­ro en la vi­da que la muer­te y los im­pues­tos”, des­pués de ha­ber se­ña­la­do que el Go­bierno no su­birá im­pues­tos, pe­ro sí “ins­tru­men­tos fis­ca­les más jus­tos y pon­de­ra­dos”. El Go­bierno in­sis­te en que la subida del IVA “no es­tá so­bre la me­sa” y lo más pro­ba­ble de mo­men­to es una re­duc­ción de las de­duc­cio­nes del pa­go del im­pues­to de so­cie­da­des, gra­va­do en un 30% y que en mu­chos ca­sos se re­du­ce a 15% gra­cias a las bo­ni­fi­ca­cio­nes, se­gún se­ña­la el catedrático de Ha­cien­da Pú­bli­ca de la Uni­ver­si­dad de Ovie­do Ja­vier Suá­rez Pan­die­llo, pa­ra quien la subida del IVA es so­lo cues­tión de tiem­po. “Mi apues­ta es que más pron­to que tar­de, a lo me­jor a la vuel­ta del ve­rano, el IVA su­birá” no so­lo por­que es el im­pues­to que más re­cau­da sino por­que, al es­tar li­ga­do a los pre­cios, pa­sa “más des­aper­ci­bi­do” que una re­ba­ja en la nó­mi­na, co­mo ha ocu­rri­do con el IRPF.

Leo­pol­do Gon­za­lo, catedrático de Ha­cien­da Pú­bli­ca de la UNED, apun­ta al jue­go dia­léc­ti­co que es­ta­ría ha­cien­do el Go­bierno, que nie­ga subida de “im­pues­tos”, pe­ro no ha­bla de otros ins­tru­men­tos re­cau­da­to­rios co­mo ta­sas y pre­cios pú­bli­cos. Aquí es­ta­rían las ta­sas uni­ver­si­ta­rias, de com­pe­ten­cia au­to­nó­mi­ca, cu­yo au­men­to de­fen­dió ha­ce me­ses la pre­si­den­ta de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid, Es­pe­ran­za Agui­rre. Gon­za­lo es

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.