EL QUE VIE­NE

Tiempo - - OPINIÓN -

La ins­tau­ra­ción del co­pa­go far­ma­céu­ti­co en Cataluña, con un euro por re­ce­ta, no se­rá la úni­ca me­di­da pa­ra re­cor­tar el gas­to far­ma­céu­ti­co que ve­rán las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas en los pró­xi­mos me­ses. La in­ten­ción del Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad es re­cor­tar es­te con­cep­to, que al­can­za el 22% del gas­to sa­ni­ta­rio, al 15% de la me­dia de la UE. El Consejo In­ter­te­rri­to­rial de Sa­lud de abril abri­rá la ve­da pa­ra que las co­mu­ni­da­des pro­pon­gan fór­mu­las pa­ra re­du­cir el gas­to far­ma­céu­ti­co. Ade­más del co­pa­go, se dan por su­pues­to otras dos. La pri­me­ra es el me­di­ca­men­ta­zo, es de­cir, la ex­clu­sión de la lis­ta de fár­ma­cos sub­ven­cio­na­dos de al­gu­nos cu­yo pre­cio de­be­rá pa­gar el con­su­mi­dor ín­te­gra­men­te. En se­gun­do lu­gar, Sa­ni­dad da por se­gu­ro un cam­bio de ba­re­mo en­tre la can­ti­dad sub­ven­cio­na­da -el 60% del pre­cio- y la que pa­ga el pa­cien­te -el 40%-, de al­gu­na for­ma su­je­ta a la ren­ta, de ma­ne­ra que, se­gún los ca­sos, au­men­ta­rá la can­ti­dad que se de­be­rá pa­gar en la far­ma­cia. par­ti­da­rio de es­te ti­po de “co­pa­gos”, no so­lo en el gas­to far­ma­céu­ti­co, tam­bién en el de la asis­ten­cia, la educación o la Jus­ti­cia. Suá­rez Pan­die­llo, por su par­te, apun­ta que las ta­sas cu­bren el 10% de los gas­tos a mu­chos alum­nos que antes han es­tu­dia­do en co­le­gios pri­va­dos. En com­bi­na­ción con un buen sis­te­ma de be­cas, opo­ner­se a su­bir es­tas ta­sas “es di­fí­cil de sos­te­ner des­de un plan­tea­mien­to pro­gre­sis­ta”, afir­ma.

Jun­to al au­men­to de los in­gre­sos -que en 2011 fue­ron de 119.390 mi­llo­nes de eu­ros-, el su­do­ku pre­su­pues­ta­rio de­be­rá ce­rrar­se con una re­duc­ción del gas­to. El Go­bierno tie­ne que en­con­trar 15.000 mi­llo­nes en unas cuen­tas en las que las par­ti­das más one­ro­sas son pre­ci­sa­men­te las que no se pue­den to­car: la Se­gu­ri­dad So­cial, el pa­go de la deu­da y de sus in­tere­ses, las pen­sio­nes y las pres­ta­cio­nes por des­em­pleo. Otras gran­des par­ti­das de gas­to, co­mo la sa­ni­dad y la educación son com­pe­ten­cias au­to­nó­mi­cas cu­yo re­cor­te co­rres­pon­de a las co­mu­ni­da­des, pe­ro la agen­cia de ca­li­fi­ca­ción Moody’s ha se­ña­la­do re­cien­te­men­te que el Go­bierno de­be­ría in­cluir en sus PGE unas di­rec­tri­ces de có­mo se de­be­rían ha­cer es­tos re­cor­tes au­to­nó­mi­cos. Jun­to a par­ti­das in­to­ca­bles, hay otros com­pro­mi­sos de gas­to, co­mo los 30.000 mi­llo­nes en el Mi­nis­te­rio de De­fen­sa que se­gún Ra­joy no “se pue­den to­car”. El mi­nis­tro de De­fen­sa, Pe­dro Mo­re­nés, ha ase­gu­ra­do que re­du­ci­rá todos los gas­tos me­nos los ne­ce­sa­rios pa­ra ga­ran­ti­zar la “ope­ra­ti­vi­dad” de las Fuer­zas Ar­ma­das. Se­ría un aho­rro con­si­de­ra­ble si no fue­ra por­que en 2011 el gas­to asig­na­do a De­fen­sa fue de po­co más de 8.500 mi­llo­nes, un 2,1% del to­tal. Lo mis­mo ocu­rre con otros mi­nis­te­rios. El de Empleo y Se­gu­ri­dad So­cial no pue­de re­cor­tar par­ti­das que en tiem­pos de cri­sis son tan esen­cia­les co­mo las pres­ta­cio­nes por des­em­pleo y ayu­das so­cia­les y, si aca­so, apun­tan fuen­tes del de­par­ta­men­to, so­lo que­da­ría mar­gen en el pre­su­pues­to de in­mi­gra­ción, que en 2011 re­pre­sen­tó un gas­to de 150 mi­llo­nes fren­te a los más de 62.000 del mi­nis­te­rio más ca­ro, que re­pre­sen­tó el 15,8% del gas­to to­tal. La re­duc­ción de be­cas pa­ra es­tu­diar en el ex­tran­je­ro por va­lor de 24,5 mi­llo­nes, el re­cor­te que su­fri­rá el gas­to en Cul­tu­ra o la drás­ti­ca re­duc­ción en los fon­dos des­ti­na­dos a coope­ra­ción in­ter­na­cio­nal son otros ejem­plos de ajus­tes po­co re­pre­sen­ta­ti­vos com­pa­ra­dos con los 15.000 mi­llo­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.