Vier­nes de Do­lo­res

Tiempo - - OPINIÓN -

no me gus­ta cuan­do ca­llan, es­tán muy pre­sen­tes. No es si­len­cio, son frag­men­tos de des­gra­cia des­gra­na­dos a dia­rio so­bre unas y otras cabezas. “To­do el mun­do pi­de con­trol pe­ro a na­die le gus­ta que el con­trol afec­te a su sec­tor”. Se­rá pues en Vier­nes de Do­lo­res, fes­ti­vi­dad ma­ria­na de pa­sión, día de ayuno y abs­ti­nen­cia.

“Se­rán unos pre­su­pues­tos as­cé­ti­cos”. Y pre­sen­tan co­mo irre­mi­si­ble el pa­go de los pe­ca­dos que es jus­to y ne­ce­sa­rio, que es nues­tro de­ber y sal­va­ción, dar­les gra­cias siem­pre y en to­do lu­gar por­que ve­lan por nues­tra sal­va­ción sin des­ve­lar sus in­tere­ses. Amén.

“Se­rán jus­tos, ra­zo­na­bles, equi­ta­ti­vos”. Ra­joy in­ves­ti­do de ese sen­ti­do común, esa di­li­gen­cia del pa­dre de fa­mi­lia hon­ra­do, tan có­di­go-ci­vi­lis­ta y que él pien­sa so­lo pue­de tener un ca­mino. Es ahí don­de ye­rra. Lle­ga­da la tri­bu­la­ción no es fá­cil go­ber­nar la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.