Es­te año en lu­gar de lle­var los Pre­su­pues­tos en un USB al Con­gre­so ha­brían de ha­cer­lo en un ci­li­cio

Tiempo - - OPINIÓN -

fa­mi­lia, ni la ra­zón es uní­vo­ca, ni la bue­na vo­lun­tad evi­ta la de­ba­cle. Gas­tar me­nos pue­de ser ne­ce­sa­rio pe­ro si tras­pa­pe­la­mos lo su­per­fluo y lo ne­ce­sa­rio, si nos es fá­cil ma­tar los con­cep­tos de fu­tu­ro -esa cien­cia, esa coope­ra­ción-, si no so­mos ca­pa­ces de acu­dir a bus­car in­gre­sos don­de exis­ten, en­ton­ces en el pe­ca­do ten­dre­mos la pe­ni­ten­cia. Otra vez, el con­cep­to. Es­te año en lu­gar de lle­var­los en un USB al Con­gre­so ha­brían de ha­cer­lo en un ci­li­cio.

Ha­brá re­pa­gos y em­peo­ra­mien­to de la Educación y se­gui­rán ma­cha­cán­do­nos pa­ra que tra­gue­mos que es im­pres­cin­di­ble pa­gar un euro por re­ce­ta pe­ro que gra­bar las transac­cio­nes fi­nan­cie­ras es un dis­la­te, que nues­tros sa­cri­fi­cios son ineludibles pe­ro que los ri­cos son in­to­ca­bles. Así se­rán los Pre­su­pues­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.