El res­pe­to lin­güís­ti­co

Nues­tra len­gua común es la ri­que­za de todos, pe­ro es­pe­cial­men­te la de quie­nes no tie­nen otra, lo que en los tiem­pos crí­ti­ca­men­te di­fí­ci­les que vi­vi­mos no es po­co de­cir.

Tiempo - - TURNO DE PALABRA -

a lo lar­go de mu­chos años, des­de mis 17, en pleno fran­quis­mo, me he vis­to en­re­da­do más o me­nos vo­lun­ta­ria­men­te en nu­me­ro­sas ini­cia­ti­vas po­lí­ti­cas. La ma­yo­ría de ellas no de­ma­sia­do efi­ca­ces, to­do hay que de­cir­lo, y po­co glo­rio­sas. No me arrepiento sin em­bar­go de nin­gu­na, por­que si no au­men­ta­ron las li­ber­ta­des pú­bli­cas, al me­nos sir­vie­ron pa­ra con­fir­mar go­zo­sa­men­te la mía. Si tu­vie­ra que de­cir cuál pre­fie­ro de to­das, me que­da­ría con mi par­ti­ci­pa­ción en el ma­ni­fies­to en de­fen­sa de la len­gua común, un em­pe­ño qui­jo­tes­co, o sea me­nos­pre­cia­do por cí­ni­cos y opor­tu­nis­tas, mo­ral­men­te digno pe­ro irre­me­dia­ble­men­te fra­ca­sa­do.

Lo re­cuer­do aho­ra, al en­te­rar­me de que el Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia de Cataluña ano­na­da con su dic­ta­men a fa­vor de la in­mer­sión lin­güís­ti­ca en ca­ta­lán otro del Tri­bu­nal Constitucional que de­fen­día el de­re­cho pa­ra­le­lo a ele­gir el cas­te­llano co­mo len­gua vehi­cu­lar de en­se­ñan­za. Se con­fir­ma que las co­sas se­gui­rán co­mo has­ta aho­ra, es de­cir, que quie­nes deseen que sus hi­jos sean edu­ca­dos en cas­te­llano –len­gua ma­ter­na aún ma­yo­ri­ta­ria de los ciu­da­da­nos ca­ta­la­nes- de­be­rán se­guir un pro­ce­so de ro­ga­ti­vas bu­ro­crá­ti­cas hu­mi­llan­te y di­sua­so­rio. Por lo vis­to España es­tá con­de­na­da a ser el úni­co país de la Unión Eu­ro­pea en al­gu­nas de cu­yas re­gio­nes –no so­lo en Ca­ta­lu­ña­re­sul­te im­po­si­ble o al me­nos re­tor­ci­da­men­te di­fí­cil re­ci­bir educación en la len­gua común, la úni­ca cu­yo co­no­ci­mien­to ge­ne­ral se es­ta­ble­ce cons­ti­tu­cio­nal­men­te.

Los pro­pa­gan­dis­tas de lo po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to, ve­ne­ra­do­res de la san­ti­dad de los na­cio­na­lis­mos pe­ri­fé­ri­cos, nos ase­gu­ran que se tra­ta de un pro­ble­ma me­nor, pues­to que en las au­to­no­mías las len­guas co­exis­ten sin ma­yo­res pro­ble­mas en­tre los ciu­da­da­nos. Sin du­da es así, pe­ro en­ton­ces la po­si­bi­li­dad de bi­lin­güis­mo de­be­ría ser tam­bién ad­mi­ti­da con igual na­tu­ra­li­dad en las au­las y en las re­la­cio­nes ins­ti­tu­cio­na­les con el pú­bli­co. So­bre to­do por­que tener una len­gua común, que ade­más es una de las más ha­bla­das del mun­do, es un pri­vi­le­gio po­lí­ti­co de im­por­tan­cia, con con­se­cuen­cias so­cia­les y la­bo­ra­les de es­pe­cial re­le­van­cia. So­bre to­do es una fuen­te de pros­pe­ri­dad pa­ra el país y de opor­tu­ni­da­des pa­ra los ciu­da­da­nos, es­pe­cial­men­te im­por­tan­te pa­ra los me­nos be­ne­fi­cia­dos por la for­tu­na. Nues­tra len­gua común es la ri­que­za de todos, pe­ro es­pe­cial­men­te la de quie­nes no tie­nen otra, lo que en los tiem­pos crí­ti­ca­men­te di­fí­ci­les que vi­vi­mos no es po­co de­cir.

Es una tris­te pa­ra­do­ja que en re­gio­nes de España que pa­de­cie­ron las ex­clu­sio­nes lin­güís­ti­cas im­pues­tas por el au­to­ri­ta­ris­mo fran­quis­ta se ar­gu­men­te aho­ra a fa­vor de otras si­mi­la­res, aun­que de signo opues­to. O que se pre­fie­ra po­ten­ciar el bi­lin­güis­mo en in­glés, por ejem­plo, antes que ad­mi­tir al me­nos el bi­lin­güis­mo en cas­te­llano. Quie­nes di­cen que, a fin de cuen­tas, todos los alum­nos aca­ban sa­bien­do es­ta len­gua aun­que no la prac­ti­quen en el au­la ob­vian que se tra­ta de la con­cul­ca­ción del de­re­cho de elec­ción y de una fal­ta de res­pe­to a lo que tan­tos quie­ren y ne­ce­si­tan, pe­ro se en­cuen­tran coac­cio­na­dos a no pe­dir pa­ra no su­frir ex­clu­sión. Nin­gu­na des­leal­tad sec­ta­ria a lo que es de todos y a todos be­ne­fi­cia –co­mo so­bra­da­men­te de­mues­tra la re­fle­xión his­tó­ri­ca­pue­de con­si­de­rar­se un re­fuer­zo le­gí­ti­mo del plu­ra­lis­mo cul­tu­ral que na­die dis­cu­te. Las len­guas han te­ni­do siem­pre dos enemi­gos: los in­qui­si­do­res que las prohí­ben y los que las im­po­nen. Es tris­te cons­ta­tar que hoy en Cataluña tan­to el ca­ta­lán co­mo el cas­te­llano es­tán en ma­nos enemi­gas...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.