LOS AYUN­TA­MIEN­TOS, LOS MÁS APU­RA­DOS

Tiempo - - ESPAÑA -

Aun­que su res­pon­sa­bi­li­dad so­bre el to­tal del dé­fi­cit pú­bli­co es me­nor, los ayun­ta­mien­tos vi­ven se­gu­ra­men­te la peor si­tua­ción fi­nan­cie­ra de las tres ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas. En ellos se han pro­du­ci­do los pri­me­ros des­pi­dos en­tre los em­plea­dos pú­bli­cos en la cri­sis eco­nó­mi­ca y fue­ron los pri­me­ros en los que los im­pa­gos a los pro­vee­do­res se tra­du­je­ron en gra­ves pro­ble­mas en la pres­ta­ción de ser­vi­cios pú­bli­cos. La úl­ti­ma no­ve­dad ha si­do el plan del Go­bierno cen­tral pa­ra pa­gar las deu­das que ten­gan con sus pro­vee­do­res. Es­te plan exi­ge a los ayun­ta­mien­tos que re­mi­tan al Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da, a cu­yo fren­te se en- cuen­tra Cris­tó­bal Mon­to­ro, un plan de ajus­te que pue­de in­cluir en­tre sus me­di­das la re­duc­ción de cos­tes de per­so­nal, en suel­dos o en efec­ti­vos, el aho­rro de­bi­do a las me­no­res in­dem­ni­za­cio­nes que con­tem­pla la re­for­ma la­bo­ral o la re­duc­ción del per­so­nal de con­fian­za. Tam­bién de­ben ex­pli­car los ayun­ta­mien­tos otras me­di­das pa­ra me­jo­rar sus cuen­tas por la vía de los in­gre­sos, co­mo subidas de im­pues­tos o su­pre­sión de exen­cio­nes. Los ayun­ta­mien­tos han pre­sen­ta­do an­te Ha­cien­da ca­si dos mi­llo­nes de fac­tu­ras pen­dien­tes por va­lor de 9.584 mi­llo­nes de eu­ros. El plan del Go­bierno cen­tral con­sis­te en una lí­nea de cré­di­to se­gún aca­ban de des­cu­brir los nue­vos re­gi­do­res ele­gi­dos en las úl­ti­mas elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les. Aho­ra, gra­cias a los be­ne­fi­cios de aco­ger­se a la ta­ri­fa pla­na, se aho­rran 350.000. Ade­más, han can­ce­la­do 33 lí­neas que con­si­de­ran inú­ti­les, al­gu­nas de ellas in­clu­so sin co­ne­xión.

El Go­bierno cen­tral pi­de a las co­mu­ni­da­des y ayun­ta­mien­tos que se ajus­ten el cin­tu­rón, pe­ro tam­bién ha si­do blan­co de las crí­ti­cas por al­guno de es­tos gas­tos. El PSOE no ve bien que se gas­ten sie­te mi­llo­nes de eu­ros, se­gún sus cálcu­los, en las car­tas a los ju­bi­la­dos so­bre la ac­tua­li­za­ción de las pen­sio­nes. El Go­bierno di­ce que, se­gún los su­yos, el cos­te ha si­do de 1,6 mi­llo­nes de eu­ros.

En el Ayun­ta­mien­to de Va­len­cia, los so­cia­lis­tas creen que son com­ple­ta­men­te pres­cin­di­bles los 25.000 eu­ros que se gas­tan en el al­qui­ler de pla­zas de ga­ra­je. Co­mo en otras oca­sio­nes, es­tos gas­tos se con­fron­tan con los re­cor­tes pro­vo­ca­dos por la cri­sis. Se pue­de com­pa­rar con los gran­des re­cor­tes, o con los pe­que­ños. El con­ce­jal so­cia­lis­ta que de­nun­cia el gas­to en ga­ra­jes lo com­pa­ra con los 2.000 eu­ros que se han eli­mi­na­do en la apor­ta­ción del ayun­ta­mien­to a un con­cur­so de jó­ve­nes es­cri­to­res.

En ple­na po­lé­mi­ca so­bre si son ne­ce­sa­rios tan­tos ae­ro­puer­tos en España o se de­ben man­te­ner ins­ta­la­cio­nes con po­co trá­fi­co, en La Co­ru­ña, su ayun­ta­mien­to pa­ra pa­gar las fac­tu­ras pen­dien­tes al que el Mi­nis­te­rio de Economía apor­ta­rá 6.000 mi­llo­nes de eu­ros. En­tre los mu­ni­ci­pios que han con­fe­sa­do las deu­das con sus pro­vee­do­res des­ta­ca en pri­mer lu­gar Ma­drid, que tie­ne pen­dien­te de pa­go más de 1.000 mi­llo­nes de eu­ros. Otros, co­mo Bar­ce­lo­na, Málaga, Va­lla­do­lid, Se­go­via o Ge­ro­na, no van a re­cu­rrir a es­tos cré­di­tos por­que no lo ne­ce­si­tan. Des­ta­ca que Ceu­ta ten­ga una deu­da de 80 mi­llo­nes de eu­ros, pe­ro si se mi­de por ha­bi­tan­te tri­pli­ca la de Ma­drid. El mi­nis­tro Cris­tó­bal Mon­to­ro sos­tie­ne que con es­te plan se crea­rán en­tre 75.000 y 100.00 em­pleos. se ha gas­ta­do 10.000 eu­ros en pro­mo­cio­nar el ae­ro­puer­to de Al­ve­dro, del que tam­bién se dis­cu­te su via­bi­li­dad.

¿Pa­ra qué ne­ce­si­ta Málaga un mu­seo de las ge­mas? La reha­bi­li­ta­ción del edi­fi­cio ha cos­ta­do 20 mi­llo­nes de eu­ros y el Ayun­ta­mien­to ha pa­ga­do 5,1 mi­llo­nes a la em­pre­sa que de­bía ges­tio­nar­lo. Pe­ro es que ha abier­to sin nin­gu­na co­lec­ción de ge­mas, de­bi­do a pro­ble­mas le­ga­les en­tre la em­pre­sa con­ce­sio­na­ria y el con­sis­to­rio, por lo que en­se­gui­da han sur­gi­do las com­pa­ra­cio­nes con el fa­mo­so ae­ro­puer­to sin avio­nes de Cas­te­llón.

Al­qui­le­res, co­ches y ase­so­res.

La vi­ce­pre­si­den­ta del Go­bierno, So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría, ha anun­cia­do que iba a po­ner en mar­cha un plan pa­ra ra­cio­na­li­zar el uso de los in­mue­bles pú­bli­cos de su com­pe­ten­cia, pa­ra no gas­tar en al­qui­le­res cuan­do tie­ne edi­fi­cios va­cíos. Pe­ro en otras ad­mi­nis­tra­cio­nes es­tos gas­tos son cri­ti­ca­dos por las res­pec­ti­vas opo­si­cio­nes. En Huel­va, por ejem­plo, los so­cia­lis­tas cri­ti­can que el ayun­ta­mien­to se gas­te un mi­llón de eu­ros en al­qui­le­res, cuan­do es­tá rea­li­zan­do re­cor­tes en ser­vi­cios pú­bli­cos co­mo el de lim­pie­za. El de Cas­te­llón se gas­ta tam­bién un mi­llón en al­qui­le­res, mien­tras tie­ne cua­tro edi­fi­cios va­cíos.

En los cam­bios de Go­bierno ha si­do mo­ti­vo de gres­ca po­lí­ti­ca el gas­to en los co­ches ofi­cia­les. En el Ayun­ta­mien­to de Ma­drid, el gas­to en los co­ches, tan­to del Go­bierno co­mo de la opo­si­ción, al­can­za los cin­co mi­llo­nes de eu­ros anua­les. Otra par­ti­da que tam­bién sue­le ser ob­je­to de las crí­ti­cas es la nó­mi­na de los car­gos de con­fian­za. En el Ayun­ta­mien­to de Mar­be­lla, se­gún la opo­si­ción so­cia­lis­ta, la su­ma de es­tos suel­dos es de 3,2 mi­llo­nes de eu­ros anua­les. Dos de es­tos car­gos co­bran más que el pre­si­den­te del Go­bierno o el de la Jun­ta de An­da­lu­cía. En el Go­bierno re­gio­nal de Ma­drid, los so­cia­lis­tas sos­tie­nen que los al­tos car­gos se han in­cre­men­ta­do un 37% des­de 2003. Los so­cia­lis­tas tam­bién rea­li­za­ron un se­gui­mien­to du­ran­te unos ocho me­ses del cos­te de los ac­tos de inau­gu­ra­ción a los que asis­tía la pre­si­den­ta re­gio­nal, que su­ma­ron en to­tal un gas­to de 433.000 eu­ros. En es­ta co­mu­ni­dad, el PSOE tam­bién cri­ti­ca el cos­te que su­po­nen las de­duc­cio­nes fis­ca­les por com­pra de uni­for­mes es­co­la­res, o que se des­ti­ne di­ne­ro pa­ra sal­var a las em­pre­sas con­ce­sio­na­rias de las

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.