20% es la ci­fra de re­duc­ción de plan­ti­llas ma­ne­ja­da

Tiempo - - ECONOMÍA -

que el ajus­te rea­li­za­do por la fu­sión de sie­te ca­jas, en­ca­be­za­das por Ca­ja Ma­drid y Ban­ca­ja, pa­ra crear es­ta nue­va en­ti­dad ban­ca­ria, ha su­pues­to en­tre el 20% y el 25% del es­fuer­zo con­jun­to de to­do el sec­tor. La ci­fra, aun­que Ra­to no lo di­ce abier­ta­men­te cuan­do se le pregunta, su­po­ne de he­cho que to­da­vía que­da mu­cho por ha­cer en el re­cor­te de ser­vi­cios cen­tra­les y es­truc­tu­ra co­mer­cial de la ban­ca es­pa­ño­la.

Coar­ta­da pa­ra adel­ga­zar.

El de­cre­to-ley apro­ba­do por el Go­bierno pa­ra en­cua­drar la re­for­ma fi­nan­cie­ra fa­vo­re­ce le­gal­men­te las fu­sio­nes en­tre en­ti­da­des, por­que aque­llas que se unan tendrán dos años en lu­gar de uno pa­ra cum­plir con los nue­vos re­qui­si­tos de sol­ven­cia y sa­nea­mien­to de car­te­ra in­mo­bi­lia­ria. Pe­ro esa ven­ta­ja le­gal es so­lo una de ellas. Al­gún di­rec­ti­vo ban­ca­rio ha de­ja­do caer en las úl­ti­mas se­ma­nas, en con­ver­sa­cio­nes de pa­si­llo, que una de las vir­tu­des de las fu­sio­nes es que pro­por­cio­nan a las gran­des en­ti­da­des una coar­ta­da perfecta pa­ra re­cor­tar su red con el ar­gu­men­to de que el ban­co o ca­ja com­pra­do tie­ne ofi­ci­nas que se so­la­pan con las su­yas en de­ter­mi­na­das zo­nas geo­grá­fi­cas.

Esa mis­ma coar­ta­da ser­vi­rá tam­bién pa­ra que los ban­cos y ca­jas fu­sio­na­dos aco­me­tan tam­bién ajus­tes en sus ser­vi­cios cen­tra­les, esos que no ven los clien­tes cuan­do van a las su­cur­sa­les, pe­ro que aglu­ti­nan prác­ti­ca­men­te el 30% del empleo del sec­tor fi­nan­cie­ro. En es­te pun­to, el go­ber­na­dor del Ban­co de España, Mi­guel Án­gel Fer­nán­dez Or­dó­ñez, siem­pre ha de­fen­di­do que una unión de dos ban­cos no sir­ve de mu­cho, des­de el pun­to de la efi­cien­cia, si la nue­va en­ti­dad ori­gi­na­da por la fu­sión no es ca­paz de re­du­cir drás­ti­ca­men­te los ser­vi­cios cen­tra­les, ya que en lu­gar de dos ban­cos so­lo hay uno pa­ra ges­tio­nar.

Con to­das es­tas pre­mi­sas pre­vias, y con el re­co­no­ci­mien­to ya de al­gu­nas en­ti­da­des de que les va a ser muy di­fí­cil cum­plir en so­li­ta­rio los nue­vos cri­te­rios de sol­ven­cia im­pues­tos por el Go­bierno, las qui­nie­las so­bre fu­sio­nes si­guen su cur­so es­tos días, a la es­pe­ra de que los protagonistas en­tre­guen sus pla­nes, pri­me­ro en el Ban­co de España y des­pués en el Mi­nis­te­rio de Economía. ¿Quié­nes son ma­ni­fies­ta­men­te com­pra­bles? Pues apar­te del Ban­co de Va­len­cia, aho­ra in­ter­ve­ni­do y que de­be­rá sa­lir a subas­ta, na­die en el sec­tor cree en que Ban­ca Cí­vi­ca y Ca­ta­lun­ya­cai­xa pue­dan se­guir so­las en el fu­tu­ro. ¿ Quién se las que­da­rá? Ahí es don­de comienza el bai­le de apues­tas.

BBVA ha si­do du­ran­te los úl­ti­mos me­ses el eterno can­di­da­to a ha­cer­se con Ca­ta­lun­ya­cai­xa de­bi­do al nun­ca es­con­di­do in­te­rés de cre­cer en Cataluña. Pe­ro la ad­ju­di­ca­ción de Un­nim por par­te del FROB ha con­ver­ti­do ya al ban­co pre­si­di­do por Fran­cis­co Gon­zá­lez en la ter­ce­ra en­ti­dad por vo­lu­men de ne­go­cio en la co­mu­ni­dad au­tó­no­ma ca­ta­la­na, lo que en cier­to mo­do en­fría las po­si­bi­li­da­des de una ope­ra­ción de ma­yor en­ver­ga­du­ra en esa zo­na geo­grá­fi­ca.

Una so­lu­ción de la que ha­blan al­gu­nos ana­lis­tas pa­sa­ría por la ab­sor­ción de Ca­ta­lun­ya­cai­xa por par­te de Cai­xabank (fi­lial de La Cai­xa), pe­ro eso con­tri­bui­ría a ca­ta­la­ni­zar más a La Cai­xa, co­sa que

43

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.